Plá(s)ticas (III): La recta y la curva.

1 Jun

La búsqueda de la belleza, lo mismo que de la verdad y  de la felicidad, siempre ha sido un desiderátum del ser humano desde que es humano, es decir, desde que tiene cognición. En los tiempos recientes la escuela pitagórico, Sócrates, Platón o Aristóteles, por citar los más tópicos, comenzaron a filosofar sobre ello.

Y siguiendo ese hilo podríamos llegar hasta nuestros días, viendo como los teóricos discuten hasta la saciedad, como las teorías se complementan o se contraponen, y como en muchísimas circunstancias, si no siempre, están condicionadas por el contexto histórico y social en que se desarrollan.

Pero no es nuestro objetivo entrar en esas disquisiciones, sino simplemente reivindicar que la experiencia sensorial perceptiva que nos produce  placer o un sentimiento de satisfacción la podemos obtener desde muy diferentes fuentes, algunas de ellas, aparentemente contrapuestas. Aquí, haciendo hincapié en el aspecto visual, quisiera en este caso considerar la forma desde las líneas rectas y desde las curvas.

Paseando hace 3 años por Feriarte Oviedo , en el stand de la siempre interesante Galería Amagaencontré la obra que os muestro a continuación.

 

ENCARNACION

Encarnación Domingo.- Composición (técnica mixta)

 

No conocía a su autor o autora, luego supe que era autora y se llamaba Encarnación DomingoLa obra llamó mi atención por su fuerza y su sinceridad.

Encarnación Domingo es una artista asturiana con un amplio curriculum, muy tenaz en su trabajo, al tiempo que con la valentía suficiente para aventurarse a quemar naves y experimentar nuevos territorios. Su amplio curriculum formativo pone de manifiesto  el horizonte de intereses (dibuja, pintura, grabado, composición, escultura, cerámica, fotografía,  así como conceptualización teórica). Esta tenacidad la ha llevado a participar en 41 exposiciones individuales y 139 colectivas en los últimos 20 años, así como estar presente en 8 ferias de arte. Todo ello, unido a la calidad de sus trabajos, la hizo merecedora de 95 premios, menciones o selecciones, y que su obra se encuentre en 41 colecciones institucionales, y múltiples privadas, entre las que afortunadamente me encuentro.

Artista multidisciplinar, en la actualidad trabaja con paisajes de aluminio, inspirados en los horizontes de su cercano entorno costero, y que se mueven entre lo figurativo y lo abstracto, entre el minimalismo y la geometría, siempre buscando la luz y la emoción de la contemplación de ese horizonte, incluso con ese material tan inerte y frío como puede ser el aluminio, tratado con ácidos y abrasivos y toques mínimos de pintura. Aunque este material está unido actualmente a su lenguaje personal, a nivel plástico también le gustan otros muchos tipos de técnicas, desde el óleo, el acrílico, el collage, la escultura o el grabado.

En su reciente obra sobre aluminio muestra tanto paisajes desoladores y nostálgicos, en tonalidades oscuras (blancos, negros, grises), reducidos a franjas geométricas de color que evocan perfectamente esa esencia pura del paisaje, parecen representar el silencio, con una llamativa ausencia total de la figura humana, como algunas piezas pictóricas, dónde se aprecia una gama cromática más clara y una cierta figuración.

 

línea-del-horizonte-mixta-s-aluminio-122-x-80-cm.

Encarnación Domingo.- Línea del horizonte. (Técnica mixta sobre aluminio)

 

A parte de esa búsqueda de sensaciones a través de la  luz que  consigue con las posibilidades que le da el aluminios, otra linea de sus intereses es, en sus propias palabras, “…todo lo que se relaciona con las desigualdades sociales (el sufrimiento de todas esas personas que simplemente por haber vivido por debajo del paralelo 36, no tienen los mismos derechos que los que vivimos en el mal entendido bienestar) y el medio ambiente, (que cada día se destruye sin tener en cuenta que el mundo es un lugar que se nos ha prestado y que sería obligado dejarlo como se nos había entregado)…”. (manifestaciones a Ana Vidal Mesonero).

Muy brevemente dos muestras obtenidas en esta pequeña búsqueda informática, y que pone de manifiesto la ya mencionada amplitud de intereses de Encarnación Domingo. La primera la escultura. En este caso mostrando una tendencia neodadá, que nos retrotrae a los años 60-70 del siglo pasado y que tanta influencia ejercieron en la autora, y donde también recurre a su material favorito.

 

escultura-engobe-negro-aluminio-y-pintura-industrial-de-diferenes-alturas

Escultura, (Engobe, aluminio y pintura industrial).

 

La segunda, la fotografía. de sus muchos ejemplos, conjugando este interés con el mencionado interés social, participa en un interesante proyecto titulado La ciudad desde mi ventana, comenzado a raíz del reciente confinamiento por el Covid-19. En este caso, dentro del dramatismo que tal acontecimiento encierra, la autora nos lo muestra desde una óptica esperanzadora, que ella explicita en la propia explicación de la fotografía: “Desde mi ventana en este confinamiento, lo que me regala la Naturaleza son flores, y, a través de los cristales, puedo percibir el  olor de la primavera”

 

Encarnación-Domingo-scaled

 

Volviendo a la obra que nos ocupa, pertenece a la serie Composición (desconozco su número) serie que gozó de amplia aceptación en sus múltiples exposiciones.

En esta obra destaca su serenidad, mostrando una abstracción geométrica de gran   armonía, y con un  cromatismo parco en cuanto a su  gama colórica. Lo mismo ocurre con las texturas de las superficies, muy planas, sin dibujo, que soluciona excelentemente con el juego de los volúmenes, que le proporciona un cierto assemblage . Esta sobriedad en los recursos técnicos encuentra su poético contrapunto en la centralidad, enmarcada por unos atrayentes blancos, que le otorga a su querido material, el aluminio, que aporta ese juego espacial de variabilidad con la luz y el punto de vista, y sus no menos queridas franjas estrechas y apaisadas, en rojo y blanco, sugiriendo esos horizontes que nos impulsan al más allá.

Para su maridaje musical, que autor nos puede ofrecer fuerza sin renunciar a delicadeza?. Armonía sin renunciar a búsqueda?. Por supuesto Beethoven. Con el gran genio es muy difícil escoger una sola obra entre todo su catálogo. Nos decantamos por su Sonata para piano nº 29, op. 106, en versión de  Grigori Sokolov.

Otro paseo sin rumbo (cuán importantes son las casualidades en la vida!) me lleva a pasar por delante de la Galería Arancha Osoro, y disfrutar una exposición de Nuria Formentí, artista a la que tampoco conocía (ah!, mi enciclopédica ignorancia), y con cuya obra también toparía en la misma Feriarte arriba mencionada en la que conocí a Encarnación Domingo (otra vez las casualidades).

A continuación os muestro la obra  de Nuria Formentí adquirida durante ese segundo paseo.

 

NURIA

Nuria Formentí (2017).- “Atrapada en tus dreams”

 

Nuria Formentí , también nacida en Asturias (concretamente en Gijón), aunque su corazón es caribeño, y más concretamente colombiano, es también una artista muy polifacética, e igual que Encarnación Domingo, con la valentía suficiente para quemar naves, en pos de la experimentación y la búsqueda sincera.

De siempre relacionada con toda forma de arte y de búsqueda de la belleza, por más que destaque como artista plástica, pero sin olvidar ni dejar nunca su relación con la escritura, fundamentalmente la poesía, que desarrolla en todo tipo de formatos, desde los video-proyectos hasta los más cortos comentarios en Twitter o Instagram, en la que se define como “Painter | Drawer | Reader | Based in Spain”, y siempre el papel, físico o virtual.

Tal vez su pasión artística de tan ancho horizonte formal le venga de una sabia conjunción del ambiente cultural vivido en su infancia y del cosmopolitismo de sus edades juvenil y adulta.

Su obra está presente en colecciones institucionales de importancia tanto nacionales como extranjeras: Museo de Arte Moderno de Cartagena de Indias (Colombia), en el CAC – Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (España), en la Fundación La Cueva de Barranquilla (Colombia), en la Embajada de Colombia en Madrid (España), en el Cabildo Insular de Fuerteventura (España), en la Fundación de Arte Benetton (Italia), en la colección de arte del Festival de Cine de Cartagena de Indias (Colombia), en el Ayuntamiento de Colunga (España), en la ONU – Organización de Naciones Unidas de Ginebra (Suiza), en la OMC – Organización Mundial del Comercio de Ginebra (Suiza). En el ámbito literario fue finalista de la Beca ACVF de Literatura en 2014.

La que conozco por aquella exposición citada, que llevaba por título “Lo que no me pertenece”, y de la que formaba parte la obra arriba mostrada que ahora nos ocupa, toda ella rezuma sensualidad, donde las lineas curvas de diversos anchos se enredan con corpúsculos de muy variados tamaños y formas, en un baile que arropan tenues gasas y poéticos pensamientos de la propia autora, todo ello remedando acuosos fondos marinos, donde nace la vida, y con un colorido de exuberancia tropical. Todo sobre el soporte de su querido papel de diversas texturas, y acuarela. Hasta los títulos son también micropoemas. Como dice la autora en alguna entrevista, su obra es un mundo complejo, porque abarca un todo (MG/World, 2018).

 

uniendo-mis-pecas-resolveras-mi-carta-austral

Nuria Formentí (2017).- “Uniendo mis pecas, resolverás mi carta austral”.

 

Anteriormente otras temáticas y otros soportes expresivos fueron utilizadas por esta inquieta artista, conformando más caras de su poliédrica intimidad. Así, las mujeres y el feminismo, “Las mujeres que leen son peligrosas”, sus raíces, “Mundo Caribeño”, o su  trascendental relación con Gabriel García Márquez y su memoria, “Crónica de una obra anunciada”, hasta complementar con su obra la presentación de su biografía autorizada.

 

La espera

La espera.- Nuria Formentí

 

Para el maridaje musical había de buscar otra mujer colombiana (aunque también no nacida allá), joven, valiente y rompedora de fronteras. Y encontré a Jacqueline Nova, pionera de la música electroacústica en Colombia, y probablemente en toda América Latina. Les dejo una muestra en Cantos de la creación de la Tierra (1972), quizás su obra más paradigmática en ese campo. Y para quienes teman un poco estas fronteras y busquen algo más de acuerdo con el mundo de la tonalidad, Fantasía para piano.

En definitiva, serenidad geométrica y/o vitalidad exuberante en  búsqueda conjunta de ese desiderátum que citábamos al principio, desde una de las paredes de mi salón. Estoy seguro que disfrutarán de muchas y muy armoniosas plá(s)ticas.

 

IMG_1303

 

 

 

5 comentarios para “Plá(s)ticas (III): La recta y la curva.”

  1. Antonio Blanco junio 2, 2020 a 9:55 am #

    Hermosas reflexiones y buenos cócteles de arte & música. Por cierto, la obra de Encarnación Domingo (Composición) es excelente, la observo y pienso cómo el equilibro puede romperse en cualquier momento. Como las relajantes composiciones de abstracción geométrica pueden, en cualquier momento -y como los elementos de la vida- desequilibrarse y cambiar el orden de sus partes.

    • libreoyente junio 2, 2020 a 10:04 am #

      Gracias por tus amables palabras. Efectivamente Encarnación Domingo

    • libreoyente junio 2, 2020 a 10:05 am #

      Quería decir que es un gran descubrimiento. Tiene mucha obra en internet.

  2. Enrique Fernandez Ortiz junio 5, 2020 a 9:12 am #

    Excelente presentación, parece que te conoce bien, amiga Girasol…..

    • libreoyente junio 5, 2020 a 8:37 pm #

      Sorprendentemente Encarnación y un servidor no nos conocemos en persona. Gracias por su comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: