Archivo | marzo, 2013

Movimiento Salvadoreño de Mujeres (MSM)

27 Mar

la foto (1)

Tras recargar las pilas de la esperanza de que un mundo mejor es posible en las conmemoraciones del martirio y victoria de Monseñor Romero, la segunda etapa de la estadía en El Salvador comenzó con una fraternal y entrañable acogida en la sede del Movimiento Salvadoreño de Mujeres (MSM).

En este contexto de injusticia y grupos sociales desfavorecidos, que condujo al país a la tragedia de una cruentísima guerra civil, con más de 75.000 vidas perdidas, la mujer lo era doblemente, por pobre y por mujer. Con el ánimo y el coraje de contribuir a la estructuración social, un grupo de fuertes y entusiastas mujeres, muchas de ellas provenientes de la guerrilla y la clandestinidad, y otras, compañeras de guerrilleros, deciden formar ahora hace 25 años, y en plena guerra, y después de un largo proceso de análisis y discusión, lo que hoy constituye el MSM.

Firmados los Acuerdos de Paz en 1992 que ponían el final a esa guerra, la sociedad salvadoreña había quedado dramaticamente quebrada y desestructurada, con reformas políticas y militares, pero sin profundizar en el aspecto social, que continuaba dominado por la oligarquía financiera, respaldada por la larga sombra de los gringos. En este contexto la presencia y la labor del MSM se hacía más necesaria que nunca.

la foto (2)

El MSM es una organización con planteamiento independiente y conducción propia, que lucha por la igualdad de géneros, la equidad y la justicia social, trabajando por la construcción de una nueva sociedad.

La fuerza del MSM radica en el compromiso y la coherencia de sus miembros, así como en su fuerte trabajo de organización, formación y capacitación de sus bases, que después harán de vanguardia en sus comunidades. Lideresas es un término que les es muy grato.

En este contexto, mientras escribimos estas líneas asistimos como invitados a una Escuela de Debate Feminista en el que se abordan los temas de la Soberanía Alimentaria, y de Economías Solidarias.

la foto (3)

Los discursos teóricos y los procesos de acción del MSM constituyen muy sólidos modelos, de los que los orgullosamente ciegos nortecéntricos tendríamos mucho que aprender si queremos encontrar salidas a nuestra actual caótica vida social.

Les invito a que sigan al MSM en http://www.mujeresmsm.org

la foto (4)

Todos somos Monseñor Romero

25 Mar

Una vez más algo, que unos llamarán casualidad y yo llamo el Espíritu, me trae un 24 de marzo a El Salvador y a poder participar en la Eucaristía del “El Hospitalito” en memoria del asesinato y victoria de Monseoor Oscar Arnulfo Romero, Arzobispo de San Salvador y actualmente aclamado como San Romero de América.

En estos tiempos de tribulación, en El Salvador, tras el final de su cruenta guerra civil, se sustanció en una época de grandísima opresión e injusticia, con una inmensa mayoría del pueblo sumido en una tremenda pobreza por una oligarquía finaciera y militar que no dudaban en recurrir a los métodos más crueles e inhumanos (prisión, desapariciones, torturas, asesinatos,…) para mantener por la fuerza su estatus.

En este escenario, el Arzobispo de San Salvador, como después lo harían Ignacio Ellacuría y sus hermanos jesuitas de la UCA, no dudó, tras la conmoción que le supuso el asesinato de su amigo el Padre Rutilio Grande a manos de fuerzas paramilitares, en tomar la opción por los más pobres y desfavorecidos, representando así la referencia para su búsqueda de la esperanza.

Desde entonces en sus homilías semanales desde la Catedral Basílica de San Salvador, que eran retransmitidas por radio a todo el país y a otros muchos paises, denunció los atropellos contra los derechos de los campesinos, de los obreros, de sus sacerdotes, y de todas las personas que acudian a él, así como de la represión militar, recurriendo a los textos de la Conferencia de Medellín y pidiendo una mayor justicia para la sociedad.

Estas denuncias valientes y sin tapujos de toda la violencia estructural lo convirtieron en objetivo directo de los escuadrones de la muerte y militares de ultraderecha.

Por otra parte, su actitud personal de compromiso con los pobres y su coherencia de vida le llevó a abandonar el Palacio Arzobispal y querer vivir como vivían los más pobres, estableciendo su vivienda en una modesta dependencia del Hospital de La Divina Providencia (“El Hospitalito”), en la Colonia Miramonte de San Salvador. Este hospital nace en 1966 por idea de la religiosa Carmelita Misionera de Santa Teresa, Hermana  Luz Isabel Cuevas, con objeto de ofrecen un lugar donde albergar a los pacientes del Instituto del Cáncer que venían de otros lugares y que por escasez de recursos tenían que dormir en la calle durante todo el periodo que duraba su tratamiento.

Es en este humilde lugar para los más humildes donde quiso vivir el Arzobispor Romero, y fue en su capilla donde una tarde de Jueves Santo, tras haber consagrado el vino, que en ese momento para los creyentes se constituía en la sangre de Cristo, una bala de un francotirador de los escuadrones de la muerte impactó directamente en el corazón de Romero, haciendo que la sangre de Cristo y su sangre se fundieran en una sola sobre el altar.

Romero, que  como Cristo había aceptado su destino de cruz y muerte, proféticamente había dicho: No creo en la muerte sin resurreción. Si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño”.

Y resucitó. La figura de Romero se extendió por todo el mundo, y sus actos en El Salvador congregan múltitudes, convirtiéndose en un clamor de la búsqueda del amor y de la paz basada en la justicia, y de un Reino de Dios que también pasa por esta tierra, con una iglesia que como dice la canción…es solidaria, dice la verdad, y cree que Cristo está en el hermano y no en el más haya… Y esos actos actos siempre acaban con un grito: “Romero vive”.

Mientras la jerarquía romana de la Iglesia Católica se muestra remisa a dejar avanzar los trámites de canonización de Romero, el pueblo lo considera un profeta y la Iglesia Anglicana lo incluye en la Galería de Mártires del siglo XX de la Abadía de Westminster, como muestra la fotografía superior, y la ONU instituyó el 24 de marzo como Día Internacional del Derecho a la Verdad en su homenaje.

Este año, el oficiante principal de la Eucaristía de “El Hospitalito”, venido de Honduras, donde también saben de persecución, martirio y sufrimiento, nos invitó a meditar y mantener la figura y las enseñanzas de vida del mártir, de modo que Romero seamos todos consiguiendo así su victoria sobre la muerte.

P.D.: Perdonen l@s pacientes lector@s que en esta ocasión no acompañe, por razones técnicas, fotografías. Las prometo en un próximo post.

El Pulgarcito de América

22 Mar

el-salvador-map (1)

La República Centroamericana de El Salvador recibe este entrañable nombre por su reducido tamaño, máxime si se consideran las grandes magnitudes de todo lo referente al continente americano, y en tono cariñoso por el carácter afectivo de sus gentes.

Con 21.000 kilómetros cuadrados y unos algo más de 6.000.000 de habitantes es el país más pequeño pero más densamente poblado de la América continental. Adquirió su independencia en 1821, y su primera Constitución es de 1824. Actualmente está constituida en una república presidencialista de la que es su cabeza visible Mauricio Funes.

Historicamente, las primeras evidencias culturales se remontan a 8.000 años antes de Cristo, pero es 1.500 años a. C. cuando se asientan en su territorio las primeras culturas mayas. Su desarrollo se vio interrumpido por la erupción del volcán de Ilopango en el año 260 a. C.

imageIlopango

Posteriormente, diversas culturas indígenas se desarrollan, y si pegamos un salto de siglos, nos plantamos en su Periodo Postclásico, en el que destacan los izalcos y su Señorío de Cuscatlán, considerado un modelo de desarrollo local. Y después vendrían la colonización española, la Independencia y la República Federal, la República Cafetalera, el autoritarismo militar y su trágica Guerra Civil, y su actual fase de recuperación.

Pero no pretendo analizar aquí su historia, quizás en alguna otra ocasión, que se puede consultar en múltiples textos o, como en mi caso para los párrafos precedentes, en Santa Wikipedia.  El objetivo de esta primera pincelada de mi viaje a ese maravilloso y entrañable país es señalar que es sede, desgraciadamente como otros muchos lugares en nuestro mundo, de una gran desigualdad económica en la distribución de las ganancias personales, y por tanto de una gran injusticia.

220px-MANUEL_JOSE_ARCE_PICTURE

Como datos, señalar que una quinta parte de la población, la más rica se lleva cerca del 50 % de todas las ganancias del país, quedando para la otra mitad a repartir por las restantes 4/5 partes, o que cerca del 20 % de su PIB proviene de las remesas enviadas por los salvadoreños emigrantes, la mayoría de las veces en condiciones trágicas, a USA.

En todo caso, sus gentes, su pueblo llano, al que conocemos y queremos, son personas entusiastas, alegres, cordiales, acogedoras y que creen firmemente en la esperanza. Allí vamos para compartirlo. Seguiremos informando.

800px-ElSalvadorfairtradecoffee

Reflexiones (IIIb): Mujer y Salud, segunda parte.

17 Mar

la foto (4)

En un post anterior, del que este es continuación, me adentraba en un tema que me parece del máximo interés humano, social y sanitario, cual es la implicacion del género en la salud.

Para abordar este asunto debemos tener en cuenta, al menos brevemente, dos conceptos: factores de riesgo y determinantes de la salud.

Según la OMS, un factor de riesgo es cualquier rasgo, característica o exposición de un individuo que aumente su probabilidad de sufrir una enfermedad o lesión. Hay algunos factores de riesgo que no son modificables como puede ser la edad o el sexo, pero hay otros que sí son modificables y entre los que en la enfermedad cardiovascular destacan el tabaquismo, la hipertensión arterial, el colesterol elevado, el nivel de azúcar elevado, el sobrepeso, el sedentarismo y el estrés.

la foto (5)

El otro concepto a considerar es el de determinante de la salud. Entendemos por tal a los factores que influyen en la salud individual, y que interactuando en diferentes niveles de organización, determinan el estado de salud de la población.

En un estudio ya clásico, es de 1974, y referencia fundamental en la actual salud pública, denominado Informe Lalonde en honor del ministro canadiense de salud y bienestar que lo patrocinó, se concluyo que los determinantes fundamentales de la salud son la herencia genética, el sistema sanitario, los estilos de vida y el entorno, siendo estos dos últimos los que gozan de un mayor peso específico (practicamente las 3/4 partes del total).

Es menester que acordemos que cuando hablamos de salud lo hacemos desde la visión integral e integradora de la ya archiconocida definición de la OMS: No solo la ausencia de la enfermedad, sino la búsqueda del mayor grado posible de bienestar físico, psicológico y social. No es menos cierto que posteriormente hubo otras visiones que vinieron a matizar tal definición, pero no es este el momento ni el lugar para detenerse en ellas, máxime si además tenemos en cuenta que todas acaban compartiendo ese intento integrador y social de la definición referida.

la foto (6)

Por otra parte, también es menester aclarar que los citados determinantes sociales los contemplamos también desde esa misma triple visión integral, y así cuando hablamos del entorno no solo nos referimos al físico o químico, sino que cobra especial importancia el psico-social y el cultural, y al hablar de estilos de vida no solo nos referimos a los hábitos sino también a todo el proceso implicado en la toma de decisiones al respecto.

En este contexto es también clásico el siguiente gráfico, tomado en este caso del blog “pobreza y desarrollo cognitivo”:

DS1

Esta imagen nos muestra como nuestros estilos de vida, y por tanto nuestra salud, van a esta condicionados por circunstancias socio-económica y culturales, entre las que no son ajenas la educación,  las condiciones de vida y de trabajo, actualmente incluyendo al desgraciado desempleo, la vivienda o el acceso a la alimentación.

En definitiva, si vamos a la siguiente imagen, esta incluye la cita bibliográfica y está tomada de una presentación de Rafa Cofiño, autor a quien aconsejo que ustedes sigan a través del Observatorio Asturiano de la Salud,

Nueva imagen

observaremos que yendo río arriba, a la enfermedad cardiovascular le corresponden unos factores de riesgo que acaban siendo determinados por el entorno socioeconómico (educación, clase social, ingresos, género, redes sociales…).

Esta es la famosa causa de las causas. 

¿Y qué podemos esperar de un entorno que desgraciadamente en estos momentos cambia valor por precio, o mejor por ganancia dineraria, a costa de lo que sea, despreciando la persona y creando desequilibrio entre los grupos que componemos la sociedad?.

la foto (7)

Para profundizar aún más en como este desequilibrio social crea desequilibrio personal y enfermedad, y como esto incide en determinados grupos socialmente desfavorecidos, la mujer en el caso que nos ocupa, implantando el sesgo de género, les recomiendo lean con detalle el muy esclarecedor trabajo de Mariam Uria Urraza, titulado ¿Por qué mujeres y hombres tienen distintos problemas de salud?. Una mirado desde la perspectiva de género, y que con datos de la Encuesta de Salud de Asturias de 2008, se publica en un muy reciente número del Boletín del antes citado Observatorio Asturiano de la Salud. Está muy facilmente asequible a través de internet.

En este marco Mariam Uría afirma que el género (tareas, responsabilidades y oportunidades que se asignan al hecho biológico de ser hombre o mujer, y a las relacionae socioculturales entre unos y otras) atraviesa todos los determinantes de la salud.

El proceso de socialización asigna roles distintos, afirmación que sustenta con datos como los niveles formativos, que posteriormente no se corresponden con los niveles salariales o de paro, o los ámbitos de intervención, en los que en el privado la carga sigue recayendo de forma mayoritaria sobre la mujer.

la foto (8)

También pone de manifiesto Mariam como esa asignación de roles aprendidos hace que los estilos de vida sean distintos, por supuesto en un sentido desfavorable para la mujer.

Por todo ello deduce, apoyándose en evidencias estadísticas, que la mujer vive más años que los hombre pero con peor calidad de vida. Y para concluir, se pregunta, y nosotros con ella, si será posible alcanzar la equidad de género en salud, para lo que serían necesarios cambios significativos en la organización económica y social, en la causa de las causas, que en definitiva son los determinantes de los determinantes de salud.

Imagen1

El modelo económico y social, como hemos visto, no es indiferente para la salud, y el actual en el que nos vemos inmersos es evidente que es patógeno. ¿Tendremos el coraje necesario para cambiarlo?. El intento depende de nosotros. Los resultados, como siempre, son inciertos. Pero eso es la vida: incertidumbre.

Imagen2

Reflexiones (III): Mujer y Salud

12 Mar

onewoman125-es

Con motivo de celebrarse el pasado 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, mi amable amiga y excelente profesional de la Salud Pública, Marta de la Fuente, me hace el honor de invitarme a participar en los actos que para celebrar dicha efeméride organiza el Ayuntamiento de Tineo.

Con dicho motivo dí en reflexionar sobre la influencia del género en la salud, y se me ocurrió hacerme las siguientes preguntas: ¿Enfermamos las mujeres y los hombres por los mismos motivos, o existen enfermedades específicamente femeninas?. ¿En las patologías comunes, enfermamos del mismo modo?. ¿Si eso no es así, que ya les adelanto que no lo es, por qué?.

5580

Si examinamos las causas de mortalidad, tanto utilizando como fuente las estadísticas internacionales de la OMS como las españolas del INE, podemos comprobar que la respuesta a la primera pregunta es que sí, que tanto mujeres como hombres enfermamos, o al menos fallecemos, por las mismas patologías, básicamente por enfermedades cardio-vasculares y por enfermedades tumorales.

Pero si nos adentramos en la siguiente pregunta, ¿enfermamos del mismo modo?, veremos que aquí comienzan las diferencias. Mientras que en los hombres la primera causa de enfermedad y muerte son los tumores, sin embargo en las mujeres lo son las enfermedades cardiovasculares, y con algunos importantes matices que conviene considerar, y sobre los que más adelante tendremos que preguntarnos el por qué, lo que algunos muy acertadamente denominan las causas de las causas.

Así, es de considerar que la cardiopatía isquémica (infarto, angina, muerte súbita, etc.) ha aumentado en la mujer un 30 % en los últimos diez años, mientras que la tendencia en el varón es a la disminución. Además, una vez producida la enfermedad, esta tiene un peor pronóstico en la mujer que en el varón.

¿Qué papel juega en todo esto el control de los factores de riesgo (hipertensión, colesterol, sedentarismo y sobre todo el tabaco), estando demostrado en múltiples estudios que tal control es peor en mujeres que en hombres?. Es decir, ¿qué papel juegan en todo esto los estilos vida y los factores que los determinan?.

coraz_mujer

Otra circunstancia llamativa es el hecho de que en los estudios que se realizan sobre estas causas, las mujeres están mucho peor representadas, por lo que se van a beneficiar menos de los conocimientos sobre la enfermedad, y por tanto de los posibles avances en su abordaje, y además que se les realizan menos pruebas diagnósticas que a los varones, entorpeciendo así la posibilidad del adecuado tratamiento y desconsiderando una posible atipicidad característica en la sintomatología.

Algo similar sucede si abordamos otra grave patología de origen cardio-vascular, el ictus, que entre sus desgraciados deméritos tiene el de ser la primera causa de invalidez permanente entre personas adultas.

En esta patología en la que el mejor tratamiento del que disponemos es una adecuada prevención a través del control de los factores de riesgo, el hecho antes señalado de una situación claramente desfavorable para las mujeres en este sentido nos lleva a la evidencia de que tal patología tiene en las mujeres una mayor mortalidad y un mayor grado de incapacidad.

Otra de las patologías más frecuentes y causantes de gran sufrimiento son los síndromes demenciales, y en concreto la enfermedad de Alzheimer. Aquí también la desventaja es para la mujer, por cuando que representan los dos tercios de la totalidad de los afectados.

Además en este ámbito todos conocemos las enormes repercusiones que tiene cuidar de un paciente con esta enfermedad, tanto en la esfera física como emocional e incluso económica, y también sabemos que son las mujeres sobre las que habitualmente recae tal carga.

Copia de Mujeres y Tabaco

Respecto de las antes citadas enfermedades tumorales, segunda causa de mortalidad en la mujer, cabe considerar que se estima que en una fecha tan cercana como el 2015, la mortalidad del cáncer de pulmón superará al de mama, y ello también por un sesgo de género en los estilos de vida, como es el incremento del hábito tabáquico, impulsado por una perversa actitud de las compañías tabaqueras que al ver disminuidas sus ventas en el varón, desvían sus esfuerzos publicitarios a otros nichos de clientes, principalmente las mujeres y las clases socialmente más desfavorecidas.

Así pues, la respuesta a la segunda pregunta es que hay evidencidas de que mujeres y hombres enfermamos de modo distinto, tenemos sintomatologías distintas, no somos tratados del mismo modo y no respondemos de igual modo a los tratamientos.

Y todo esto, ¿por qué?. Quizás esta sea la clave de la cuestión. Quizás llegados a este punto es donde debemos preguntarnos lo que antes citábamos sobre la causa de las causas.

Pero para no alargar demasiado este post, si es que al llegar a este punto usted, paciente lector, aún no ha abandonado, a esta pregunta trataré de contestar en una segunda parte del tema.

20130312-211923.jpg