Archivo | mayo, 2015

Recuerdos de otro viaje a El Salvador (I): Hablemos de cooperación.

1 May

IMG_9971

En ocasiones anteriores he viajado a El Salvador y hablado de ello en este blog. Algunos intereses tengo allá, en colaboración con el Movimiento Salvadoreño de Mujeres (MSM), de los cuales nuestra “joya de la corona” es el Centro de Educación Infantil “El Jacalito”.

En esta ocasión, además de continuar y fortalecer esta relación, el viaje tenía también otro objetivo singular, el de asistir a la toma de posesión de Isabel  López, socia fundadora y anterior Directora Ejecutiva del MSM,  como  Concejal del Ayuntamiento de Santa Isabel de Ishuatán , su localidad de nacimiento. Estábamos convencidos de que en las pasadas elecciones Isabel acabaría siendo elegida Alcaldesa, pero no fue así. Sin embargo, como digo, si fue elegida Concejal.

De cualquier forma, con este motivo tenemos la ocasión de asistir a un “pequeño paso” que entiendo de gran repercusión democrática en la historia de la politica de este pequeño y muy vivo país. Por primera vez se constituyen Consejos plurales. Hasta ahora el partido ganador de las elecciones municipales se hacía con todos los sillones del Consejo (Corporación, en España) Municipal. Desde ahora, y por primera vez, los partidos que no obtienen la mayoría estarán también representados de una forma más o menos proporcional, los que sin duda constituye un mayor respeto a las decisiones democráticas de la ciudadanía, al tiempo que facilita un importante paso en el ámbito de la dinámica política y de la transparencia.

Fuimos acogidos, como siempre, con un gran calor humano e integrados plenamente en la dinámica del MSM, pudiendo participar de sus reuniones y actividades de trabajo, lo que nos permite ratificar la solidez de su implantación social, el rigor de su trabajo organizativo, que es en donde sin duda radica su éxito, así como la alta cualificacion de las personas que lo constituyen.

En cuanto al acto, antes aludido, de toma de posesión de la nueva Corporación fue absolutamente popular, en la plaza pública y totalmente abierto a toda la ciudadanía y a todo aquel que quisiera estar presente y, como no podía ser de otra manera, en consonancia con los usos culturales de este pueblo, con presencia de las fuerzas vivas del municipio (casa de la cultura, centro de salud, fuerzas de orden público y cura párroco de la iglesia católica).

Las intervenciones, si bien protocolarias, fueron cuidadosamente amables, con respeto al contrincante por parte de los representantes de los dos partidos mayoritarios, algo muy de agradecer siempre y sobre todo en una sociedad radicalemente dividida, y con la expresión del deseo de despojarse (ese fue el término exacto empleado por Isabel López, de alguna manera lideresa de la oposición) de actitudes partidarias y centrarse en el esfuerzo y el trabajo por el bien común. Qué duda cabe que de seguro tiempos vendrán para el enfrentamiento, esperemos que solo dialéctico, y las diferencias, pero bien está que las cosas comiencen con buen ambiente, que siempre facilitará la tarea.

Creemos que este doble plano de funcionamiento de las mujeres, y algún hombre, que constituyen la fuerza activa del MSM, por una parte de asociación popular y organización no gubernamental, y por otra parte participando en la vida política, como proceso de cambio de las reglas de la vida social, y por lo tanto de las desigualdades que la constituyen, es el camino más real, más eficaz y más justo para conseguir una nueva sociedad y un nuevo país. Por supuesto, eso exige un mucho mayor esfuerzo a sus protagonistas, y por tanto es doblemente meritorio y de agradecer.

Creo que esto debe hacernos meditar a todas las personas e instituciones que, en mayor o menor medida y con más o menos fuerza, participamos en actividades de cooperación internacional.

Es muy frecuente hacerlo a través de la cesión de recursos económicos y materiales, en ocasiones de gran magnitud. Pero si esto no sirve para modificar las condiciones subyacentes que están haciendo necesaria tal cooperación, estaremos dando vueltas a la noria, echando agua a un cesto, de modo ineficaz, y tristemente en ocasiones hasta contribuyendo a que tales condiciones se perpetúen.

Solo cuando la cooperación apuesta por alternativas que trabajen por cambiar las situaciones de injusticia y desigualdad causantes de tales necesidades, ciertamente cooperará de modo eficaz.

Eso es lo que hace el Movimiento Salvadoreño de Mujereres (MSM) con su difícil apuesta, y por eso siempre contarán con mi respeto, mi admiración y mi minúscula disponibilidad.