Archivo | pandemia RSS feed for this section

Parada discrecional: Santiago de Compostela

4 Jun

Versión 2 – Versión 3

Poco o, por mejor decir, nada puede añadir este anciano plumilla a los océanos de tinta que se escribieron sobre los aspectos históricos, culturales, artísticos, monumentales, literarios, devocionales e incluso políticos de Santiago de Compostela o de los infinitos caminos que llevan a él desde el siglo IX hasta nuestros días.

En esta ocasión un nuevo factor se presenta en el panorama, la pandemia. Más como no hay nada nuevo bajo el sol, o al menos muy poco, tampoco esta le es ajena a la historia de Santiago y su Camino. Recuérdese el importante papel que en el mismo tuvieron los hospitales.

Como estaba Santiago, ciudad turística por excelencia, en esta incierta fase de la evolución, con ansias de recuperación?.

Me sorprendió muy gratamente observar una cierta normalidad, tanto en calles como en establecimientos. Más, las preguntas surgen: es esta la nueva normalidad?. Vamos a presenciar aún mayor mejoría?. Y sobre todo, habremos aprendido lecciones importantes para el futuro?.

La pandemia representa una gran tragedia para la humanidad, los millones de muertos lo atestiguan de modo incontrovertible, lo mismo que los que quedaron con graves secuelas o las víctimas no menos importantes de la ruina económica.

En medio de la escasez de evidencias científicas, lo que impide un abordaje eficiente de la misma, es un hecho que el principal factor facilitador de la terrible expansión del virus es la socialización, o al menos el actual modo de socialización. Y lo grave es que esta es la característica básica del ser humano y de nuestro modo de vida. Se le atribuye a Aristóteles nuestra definición como animales sociales.

Así pues, acostumbrémonos a admitir y adoptar estilos de vida que sin anular estas características las modere y adecúe a un mundo más seguro y saludable. Y no olvidemos que esto ha de pasar inexcusablemente por que también sea más igualitario y solidario. De esta o salimos todos juntos o no salimos.

El Pórtico de la Gloría está ahí desde hace muchos siglos, venciendo muy diversas calamidades. Fue muy reconfortante volver a comprobarlo, y también comprobar la cívica normalidad que se respira en la calles de Santiago. Que dure!.

IMG_1905