Archivo | julio, 2021

Cenicienta

23 Jul

 

371E3A13-4BAD-4677-8955-EB1B09793345

 

I

La vida de Cenicienta era triste y monótona, pero eso mismo que podría parecer muy negativo a ella le proporcionaba si no autoestima, sí seguridad. Por otra parte, a pesar de lo anterior, Cenicienta tenía un carácter dulce y un gran sentido de la empatía, que trasmitía con facilidad.

Desde que sus padres le habían sido arrebatados en aquel odioso accidente en que un camión cuyo conductor estaba bajo los efectos de estupefacientes arrolló su automóvil, cada día los añoraba más. De hecho no pasaban muchos días sin que fuera a visitar su sepultura, y allí, al pie de aquel fresno que le daba sombra, abría su alma y vertía sus confidencias con la seguridad de que su madre la escuchaba, esperando encontrar sus consejos en el fondo de su corazón. Mucho añoraba su ternura, y la rectitud y el cariño de su padre.

Tras su orfandad, todavía niña fue acogida por una tía paterna, viuda y con dos hijas. Su tía no se parecía en nada a su padre. De carácter hosco, era muy envidiosa, siempre estaba amargada y enfadada contra el mundo, y procuraba encargarle las tareas más ingratas de la casa. Sus primas, orgullosas y engreídas parecían creerse sendas reencarnaciones de la reina de Saba, y la ignoraban totalmente, sin hacer el más mínimo esfuerzo por integrarla en su mundo infantil, lo que de alguna manera hubiera suavizado su dolor.

Así que Cenicienta se encerraba en si misma y sus estudios. Sin amigas verdaderas, y tratándose solo muy superficialmente con alguna compañera de estudios, no tenía ninguna vida social. Eso unido a su inteligencia natural facilitaba que avanzase en sus estudios con brillantez y excelentes calificaciones, lo que alimentaba aún más la sorda inquina de su tía y sus primas.

Cuando alcanzó la mayoría de edad y pudo tomar sus propias decisiones, gracias a su tierno carácter y su excelente curriculum académico no le fue difícil encontrar un trabajo de becaria en una importante, si no la más, editorial de la capital. Además, como no tenía ningún tipo de vida social y los estudios los llevaba con mucha facilidad, lo que le significaba tener mucho tiempo libre, se buscó para los fines de semana y festivos un trabajo de camarera en una conocida cadena de comida rápida.

Todo ello le permitió adquirir una mínima autosuficiencia económica, y poder abandonar el aquelarre en el que estuvo aprisionada durante estos últimos años. Alquiló un minúsculo estudio en las afueras de la ciudad y pudo acceder a una vida que además de libertad le proporcionaba tranquilidad. ¡Casi nada!. Por si fuera poco, los habituales y largos desplazamientos en el transporte público, añadido a los conocimientos colaterales que iba adquiriendo en su trabajo en la editorial, le permitían ir adentrándose en el maravilloso mundo de la literatura.

El trabajo era rutinario, pero a ella le parecía apasionante por el ambiente y los personajes entre los que se movía. Había ingresado como becaria y asignada al departamento de distribución, quizá el menos artístico de la casa. Su trabajo consistía en controlar que los distintos pedidos eran enviados en la fecha contratada y después que eran recibidos adecuadamente y de todo ello llevar unos rutinarios registros. Más por otra parte dado su carácter empático y servicial sus compañeros le pedían constantes favores que ella satisfacía con alegría y presteza, e incluso la utilizaban para tapar o justificar pequeños errores del día a día, lo que le iba granjeando la simpatía de todos.

Cenicienta estaba contenta. Al haberse librado del ambiente opresor en que había vivido era como si le hubiesen quitado una enorme losa de encima de su ánimo, y se tornaba cada día más alegre. Continuaba yendo a visitar la sepultura de sus padres y contándoles sus sentimientos con la seguridad de que ellos la escuchaban y ahora se alegraban de su nueva disposición de ánimo.

Todo ello hacía que su carácter y el trato con sus compañeros fuese cada vez más abierto, especialmente con Paloma, la secretaria de dirección de libros artísticos, el departamento de élite y más admirado de la casa.

Paloma era todo lo contrario a Cenicienta. Proveniente de una familia acomodada y con muy buenas relaciones había estudiado lo justo para obtener, eso sí, una brillante licenciatura en artes, y posteriormente, gracias a las influencias de la familia, su actual puesto de trabajo, envidia de toda la plantilla de la editorial.

De carácter extrovertido y jovial, era de natural agraciada y elegante, además de ser muy cuidadosa con su aspecto físico. Conocía a todo el mundo y sus historias, y mantenía una dilatada y muy activa agenda social.

Inteligente y de fondo bondadoso había sabido adivinar las virtudes de Cenicienta, y enternecida por su innata tristeza se había acercado a ella intentando animarla y ayudarla en su vida laboral. Así que pronto trabaron una sincera amistad que les llevaba a compartir sentimientos y confidencias y en la que Paloma trataba de alegrar a Cenicienta convencerla para que se incorporase a una vida social más activa, algo que la timidez de Cenicienta rechazaba. Estaba, eso sí, muy contenta de compartir a menudo con Paloma la hora de las comidas del mediodía, en las que tenían alegres charlas y con las que ambas intimaban cada vez más, pero cuando Paloma le proponía algún plan para después del trabajo Cenicienta educadamente lo rechazaba, y todo más aceptaba compartir un café de media tarde antes de volver a su pequeño apartamento y a sus estudios.

 

04EEE8BE-BC82-49E2-8F05-32B90F7FE3E8

 

II

Llegó el verano y con él se aproximaba un acontecimiento especialmente esperado por el personal de la editorial. Todos los años D. Juan, su dueño  y del amplio conglomerado de empresas que giraban alrededor de ella, gustaba de celebrar su onomástica organizando una gran fiesta en el amplio castillo medieval de su propiedad, sito en una villa próxima a la ciudad.

El lugar era de ensueño. El castillo, que databa del siglo XV,  había sido restaurado hasta en sus más mínimos detalles conservando todo su esplendor original, y al propio tiempo dotándolo de todas las medidas de confort actuales, sin tener nada que envidiar al más lujoso establecimiento hotelero.

A su vez estaba rodeado por una generosísima extensión de terreno donde abundaban paseos bajo frondosas arboledas, amplios jardines con abundante dotación floral y hasta de un riachuelo que se remansaba formando un lago que proporcionaba un espacio pleno de serenidad y paz. Diversas especies de pájaro, sin que faltasen las cigüeñas, tenían allí sus nidos y amenizaban el ambiente con las música de sus trinos. Liebres y hasta algún ciervo sorprendían al visitante con sus cercanas carreras. Todo ello ponía de manifiesto la buena conservación natural del entorno.

El castillo, además, en todos los eventos que las empresas de D. Juan en él celebraban, estaba atendido por una de ellas, a la sazón la más prestigiosa en restauración gastronómica de la ciudad.

A la fiesta eran invitados no solo todos los componentes de la empresa con sus parejas, sino también los autores que componían la nómina de las publicaciones de la editorial, así como otros muchos a los que se quería agasajar y captar, junto con gentes del mundo de la crítica y el periodismo. Todo el que era alguien en el ámbito de las letras recibía su invitación. También en ocasiones acudían figuras de otras artes, como las plásticas, la música o la danza. Todos tenían cabida en las muy numerosas estancias del castillo y los diversos establecimientos adyacentes que componían la propiedad. El festejo duraba hasta el día siguiente, y en ocasiones se prolongaba hasta un tercer día si los invitados se animaban a continuar.

En definitiva, era el evento social de la temporada, y con el que no solo se rendía homenaje de respeto y agradecimiento a D. Juan, sino que se inauguraba la estación del verano, con lo que de vacación y descanso conlleva. Además en esta ocasión se añadía una circunstancia más, de gran significado para D. Juan y la empresa. Ciro, hijo único de este y por tanto destinado a ser el heredero universal del gran imperio editorial, regresaba de Estados Unidos tras tres años de intensa formación en importantes universidades en el ámbito de la literatura y los negocios editoriales. Se incorporaría a la empresa en la temporada siguiente. Y aunque su padre quería que lo hiciese sin privilegios, desde puestos inferiores y a poder ser pasando de incógnito, era evidente que más temprano que tarde llegaría a los más altos puestos de dirección.

Siempre que llegaban estas fechas Paloma estaba cada día más emocionada pues sabía que era una jornada muy divertida de la que podría disfrutar no solo con sus compañeros de trabajo sino con muchos y muy interesantes personajes, bastantes de ellos ya conocidos por sus relaciones familiares. En esta ocasión, además, quería transmitirle toda su emoción a su amiga Cenicienta, y conseguir que al fin venciese su timidez y se introdujese en el mundo de las relaciones sociales.

Sin embargo Cenicienta, aunque le agradecía a su amiga el interés que ponía en ella y no quería desairarla, no estaba muy segura, e incluso pensaba en buscar una excusa educada para no acudir, segura además que dada su insignificancia nadie se percataría de su ausencia ni la echaría de menos. No sabía como desenvolverse en ambientes como el que allí se formaría, y además tampoco tenía ni el vestuario ni los complementos apropiados a la ocasión.

-Ni lo sueñes -exclamó Paloma, fingiendo indignación -para eso estoy yo aquí. Seré tu personal shopper y este fin de semana dejamos zanjado el tema del vestuario, los complementos, el maquillaje y la peluquería. Y esto no es negociable. Pues faltaría más!

 

 

IMG_4625

 

 

III

 

Y llegó el gran día de la fiesta.

El castillo y todos sus alrededores estaban envueltos en un atardecer transparente en el que los colores de la puesta del sol parecían ir armonizándose con la iluminación de los jardines hasta componer una sinfonía de  tonalidades suaves y sugerentes que invitaban al disfrute de la relajación y la comunicación entre los invitados. Al fondo una orquesta de cuerda contribuía a completar el ambiente con una música suave y tan acariciadora como la brisa que, sin molestar, aliviaba los rigores de la temperatura ya veraniega.

Mientras los invitados iban llegando una legión de camareros distribuían exquisitas creaciones gastronómicas y estimulantes bebidas.

En un determinado momento, ni demasiado pronto ni demasiado tarde para no llamar la atención pero tampoco  desairar la etiqueta, llegaron Paloma y Cenicienta a bordo del deportivo automóvil de la primera. Ambas eran personas discretas y además eran conscientes que entre los asistentes figuraban personajes de la vida social de mayor repercusión mediática. Pero no lo consiguieron. Estaban bellísimas. Esbeltas, irradiaban juventud y elegancia, con sendos trajes de noche de exquisito diseño, sin ser ni extravagantes ni provocativos.

Pronto comenzaron a formarse corrillos de conversación entre los que Paloma, conocedora prácticamente de todos los invitados, se movía como pez en el agua e iba haciendo las presentaciones de Cenicienta. Las damas asistentes, siempre muy observadoras para estos menesteres, fueron pródigas en alabarles la elegancia de sus atuendos, destacando no solo los vestidos sino la perfecta conjunción con los complementos, y muy especialmente los zapatos.

A medida que transcurría la noche Cenicienta empezaba a sentirse relajada y contenta, satisfecha por haber cedido a los consejos de su amiga Paloma, que ni un solo momento dejo de estar pendiente de ella. Pero también comenzó a moverse entre los distintos corrillos al ir conociendo a las personas y también porque acudían a ella, demandando su conversación, que se iba volviendo más fluida, impresionando a todos por su discreción, sentido y amplia cultura.

Evidentemente entre los jóvenes se establecía una especial afinidad, por lo que en un momento dado coincidieron en el mismo grupo Cenicienta y Ciro. Este quedó sorprendido con el conocimiento que ella tenía de la sociedad y modo de vida norteamericanos, y mucho más cuando a su requerimiento le confesó que nunca había visitado tal país, pero que uno de sus campos de interés era la geografía social. Y lo mismo sucedía con sus manifestaciones artísticas.

La conexión que se estableció entre ambos no podía pasar desapercibida para una persona muy observadora como D. Juan, máxime cuando este se percató de que, él que se preciaba de conocer prácticamente a toda su plantilla, en este caso no sabía nada de ella. Por ello, como también había observado la especial relación que Paloma mostraba con ella, hizo un aparte discreto, y le preguntó:

-Paloma, dime quien es esa chica con la que tanto habla mi hijo, y que yo no conozco?

-Tiene buen ojo, D.Juan -contestó Paloma, que sabía que podía tener ciertas confianzas con su jefe -es uno de los diamantes de su plantilla. Pero ciertamente es posible que no la conozca porque lleva muy poco tiempo en la empresa. Además es muy discreta y le gusta pasar desapercibida. Es la nueva becaría del departamento de distribución. Pero es persona de grandes capacidades. Y en cuanto a su hijo -continuó Paloma, mientras le guiñaba un ojo humorísticamente -no se preocupe. Cenicienta, que así se llama, es extremadamente recta y honrada.

-Cenicienta, curioso nombre -replicó D. Juan -Paloma, tú que tienes gran tacto podrías presentármela discretamente?

-Por supuesto, D.Juan. Buscaré el momento oportuno, no se preocupe. 

Y dicho y hecho. Paloma se acercó a Cenicienta y, so pretexto de dar un paseo y charlar un rato, maniobró para introducirse en el campo visual de D. Juan a una distancia acorde con las normas de la cortesía.

-Qué tal lo estás pasando, Ceni? -así la llamaba siempre coloquialmente Paloma, a tiempo que le regalaba una sincera sonrisa -estás a gusto?

-Sinceramente sí, Paloma, y te agradezco mucho que me hayas animado a venir -le contestó Cenicienta -es estupendo encontrar y charlas con tan interesantes y cordiales personajes.

-Ves?, te lo decía, estaba segura que ibas a disfrutar.

En ese momento oyeron la voz de D. Juan:

-Paloma, por favor, podéis acercaros?

-Por supuesto, D. Juan. Muy buenas noches y felicidades, por su onomástica, y como siempre por el acierto de esta maravillosa fiesta.

-Muchas gracias, Paloma. Tú siempre tan encantadora y atinada. Y ahora, querrías presentarme a tu amiga, que se está convirtiendo en la estrella de la noche?

-Faltaría más, D. Juan. Cenicienta, Ceni para mí, es, a parte de una de las más eficaces trabajadoras de la empresa, una de mis mejores y más admiradas amigas por su estupendo carácter y por sus amplísimos conocimientos. Becaria en el departamento de distribución y con una doble licenciatura en Bellas Artes y en Sociología. 

Y dirigiéndose a Cenicienta continuó:

-A D. Juan no necesito presentártelo, verdad?. Eso sí, y él sabe que lo digo con toda sinceridad, D. Juan es un gran jefe, y persona en quien siempre podemos confiar.

-Bueno, Paloma, todos sabemos de tu buena educación, y también sabemos de tu sinceridad, por lo que te agradezco tus palabras.

Y continuó:

-Y tú, Cenicienta, y te tuteo si me lo permites, no por establecer rangos, si no por la edad, me permites también que te llame Ceni, por la confianza que ambos tenemos en nuestra común amiga Paloma?

-Por supuesto, D. Juan, y es un honor conocerlo, y sus palabras. Y aprovecho también por felicitarlos por los motivos que expresó Paloma, y agradecerle la invitación a esta magnífica fiesta -expresó Cenicienta.

 

IMG_0707

 

 

IV

 

Al día siguiente Cenicienta despertó temprano. Tras asearse y recoger su equipaje, escribió una nota de despedida para Paloma que le introdujo por debajo de la puerta de su habitación, pues no quería ni despertarla ni incomodar su intimidad.

Bajó al comedor para el desayuno, estaba recién abierto y aún vacío. Se sirvió un abundante plato de fruta variada y una taza de humeante y oloroso café, y se sentó en una de las mesas de la terraza, dispuesta a disfrutar de las vistas del amplio jardín, y del silencio solo roto por los cantos de los pájaros. Con el amanecer aún reciente, el aire limpio transmitía fragancias de las flores. Se regocijó con ambiente y los agradables recuerdos de la fiesta.

Había pasado no muchos minutos ensimismada en este ambiente cuando apareció Ciro:

-Buenos días, Ceni. Parece que somos los únicos que madrugamos. Puedo sentarme en tu mesa?

-Por supuesto -contestó ella -y esa forma de madrugar?. Costumbres americanas o de natural en tí?

-Un poco de todo. Me gusta aprovechar el tiempo, y parece que por las mañanas estira un poco más. Quiero acercarme hasta  la biblioteca de la universidad a recoger bibliografía, a ver si por fin acabo mi trabajo de tesis. Y tú?

-Un poco lo mismo. Me gusta adelantar los temas de estudio los fines de semana, así durante la semana estoy menos estrenada con el trabajo. Además en la cafetería  del trabajo complementario tengo turno de tarde. 

-Vaya, eres admirable. Qué ritmo de vida! -exclamó Ciro.

-Bueno, supongo que parecido al tuyo, verdad? -replicó Cenicienta.

-Pues la verdad es que sí. En fin, son los tiempos que nos toca vivir. Bueno, como yo también me voy, si quieres te acerco, sin prisas, que yo tampoco la tengo.

-Pues te lo agradezco, Ciro. Iba a pedir un taxi pero casi mejor acepto tu invitación. Por mí parte, nos podemos ir cuando tu quieras. Ya tengo mi maleta hecha.

Durante el viaje continuaron una animada conversación, compartiendo opiniones e intereses cada vez más coincidentes. Al llegar al portal de Cenicienta se despidieron amigablemente sabiendo que habían encontrado una sincera y alegre amistad.

 

…y colorín colorado…  

…vuelve el pobre a su pobreza, vuelve el rico a su riqueza, y el señor cura a sus misas….  (Fiesta.- J.M. Serrat, 1969)

 

IMG_0643

Madrid: Vivian Suter.

16 Jul

Madrid ha tenido la suerte de heredar la capitalidad de uno de los mayores imperios que en la historia han sido. Quizá por ello, quizá por otras varias razones el caso es que es una ciudad dinámica y vital desde mucho antes incluso de la aparición de payasadas oficiales. Gran número de visitantes de muchos países acuden atraídos por ese dinamismo. Esto hace que también se refleje en su vida cultural.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_a5aa

En dicho ámbito, y en lo que a la plástica se refiere convendremos que hoy en día es difícil encontrar algo que nos sorprenda o que pueda considerarse original. Pues bien, lo hemos encontrado en Madrid, y más concretamente en la exposición de la obra de Vivían Suter, organizada por el Museo Reina Sofía en su espacio del bello Palacio de Velázquez del Retiro.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_a58a

Vivían Suter es una artista nacida en Buenos Aires en 1949, pero considerada de origen suizo por haber desarrollado su trayectoria en Basilea, para establecer posteriormente su residencia en plena selva guatemalteca, lo que ha tenido una profunda influencia en las características de su obra, al punto que tras pasar una serie de tormentas tropicales que llegaron a trastocar muchos de sus lienzos, llega a considerar a la naturaleza como coautora de su obra.

Y a partir de aquí comienza la originalidad citada del hecho expositivo. Los telas, la mayoría de gran y muy gran formato, conservando cada una su autonomía cuelgan sin bastidor ninguno, conformando una gran selva por la que el visitante puede pasear entre ellas, con una relación con el espacio arquitectónico que hace de continente, pero remitiendo indudablemente al entorno en que fueron creadas.

Las muy variadas formas abstractas y la amplísima gama cromática, casi siempre muy luminosa, conforman un todo armonioso y alegre. En definitiva, bello y en el que se percibe un gran trabajo de experimentación, incluido también el ámbito textural.

En definitiva, una experiencia sensorial que no se debe obviar, y que haciéndolo con mente amplia y sin prejuicios nos regalará un gran goce estético y la satisfacción de la originalidad.

Y si quiere finalizar todo ello con un regalo de la vida, tómese un bocadillo de calamares y una caña muy fría a la sombra de uno de los varios chiringuitos (de los de verdad, no los funestos de los que cada día nos enteramos) al borde del Estanque Grande del Retiro y agradézcaselo al destino.

Después, actúe en consecuencia.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_a599

Parada discrecional: Villanueva de Cañedo

9 Jul

Todas las tierras tienen su historia y sus ciclos, mucho más semejantes entre sí de lo que podría parecernos a primera vista, que dicen que la historia es circular y que después de los griegos pocas cosas quedan que nos sorprendan.

Y por cierto, ahora ya se admite que el Medievo no es la época oscura e inculta que durante años nos mostraron, sino que fueron tiempos llenos de arte y cultura, en los que, además, se decidieron las estructuras de las naciones tal como hoy las conocemos.

En Castilla soplaban vientos de continuas guerras entre moros y cristianos. Las fronteras de los condados y los reinos variaban constantemente como resultado de aquellas. Quizás por ello, para salvar la retaguardia de la reconquista, se construyó, entre otros, el Castillo de Villanueva de Cañedo, allá por el siglo XI, y dada la carencia de orografía defensiva se le dotó del enorme foso que lo rodea.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_a55f

Otras versiones aseguran que su construcción fue autorizada por Juan II , padre de Isabel, denominada la Católica, y vencedor de la batalla de Higueruela, protagonizando el bello poema de Abenámar. Dicha construcción fue llevada a cabo por la Casa de Alba, a la que el rey había concedido el señorío de Alba de Tormes, y posteriormente el condado del mismo nombre, y se realizó sobre los restos del castillo anterior del siglo XI al que hacíamos mención, y del que se conserva todavía el sótano.

En aquellos tiempos convulsos de continuas conspiraciones, traiciones y guerras, muertos Juan II y su hijo, Enrique IV, en 1476  el ya duque de Alba, entrega la localidad de Villanueva de Cañedo con su castillo a los Reyes Católicos, a cambio de la de San Felices de los Gallegos, como un episodio más dentro de las luchas, capitulaciones e intrigas habidas en Castilla durante la conflictiva sucesión de Enrique IV. El castillo llega a albergar a Fernando II de Aragón en su camino hacia la batalla de Toro, durante la guerra contra Juana la Beltraneja. Una cadena labrada en piedra sobre un escudo del Obispo, a la entrada del Castillo revela este acontecimiento.

Castillo-del-Buen-Amor-Salamanca

Posteriormente los Reyes lo ceden  al mariscal de Castilla Alfonso de Valencia y Bracamonte, siniestro personaje que había luchado a favor de Enrique IV y por él defendió Zamora frente a las tropas de Isabel, la denominada la Católica. Aunque poco después rindió pleito homenaje por segunda vez a los reyes Fernando e Isabel y se comprometió a ayudarles en su lucha contra el rey Alfonso V de Portugal, esposo de Juana la Beltraneja. Pero una vez más traicionó dicho compromiso entregando  la ciudad de Zamora, aunque dicha traición acabó siendo perdonado por el infante Fernando II de Aragón.

Al año siguiente, en 1477, Alfonso de Valencia lo vende a  Alonso Ulloa de Fonseca Quijada, obispo de Ávila, que fue capellán de Juan II, y acérrimo defensor de Isabel, la denominada la Católica, al punto de luchar como capitán de sus tropas en la batalla de Toro.

Sabido es que las jerarquías de las iglesias siempre estuvieron muy preocupada por los asuntos terrenales, sobre todo cuando se trataba de estar apegadas al poder y ejercerlo como uno de los mantenedores de la sociedad estamental terciaria , lo que además les instaba a llevar estilos de vida que , cuando menos, podríamos denominar de sorprendentes.

​Y volviendo al castillo, el objetivo del bueno de D. Alonso será convertirlo en su residencia habitual para allí vivir con su amante Doña Teresa de las Cuevas, alejados de las habladurías de las villas cercanas.

​Legitimado su hijo Gutierre por los Reyes Católicos, el primogénito, será el heredero del mayorazgo y el primer Señor de Villanueva de Cañedo.

​A partir de este punto, la leyenda popular denomina al castillo del Buen Amor, en honor a los sentimientos del Obispo hacia Doña Teresa.

Desde entonces el castillo pasó por múltiples avatares y propietarios hasta que en la actualidad acabó convirtiéndose en un más que confortable establecimiento hotelero.

Muy acogedor y cómodo, está instalado en medio de un gran espacio natural con amplísimos jardines, rosaledas, laberintos y hasta un lago donde el sosiego se respira y se palpa. El silencio es un bálsamo solo adornado por el canto de multitud de pájaros que dan testimonio del auténtico ambiente de naturaleza en libertad, lo mismo que las liebres que a cada paso saltan por delante del paseante. Pasear por estos entornos relaja y devuelve la paz. Como comprendemos, y envidiamos, entonces al bueno de D. Alonso!.

Para que nada falte, en los amplios alrededores hay también abundantes viñas, que proporcionan la uva para confeccionar unos sabrosos caldos propios, perfecto complemento para la exquisita gastronomía que nos oferta el amabilísimo personal del establecimiento, y que nos permite descubrir sorprendentes delicatesen como los limones serranos, y por cuya novedad aconsejamos dejarse arrastrar.

En definitiva, experiencia sin duda recomendable para quien quiera huir por un breve espacio de tiempo del mundanal ruido (lástima que inexcusablemente haya que volver), y aprovechar para conocer y meditar sobre nuestra historia.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_a4c4

Caperucita Roja

2 Jul

Las cosas podían haber sucedido de cualquier manera y, sin embargo, sucedieron así…” (Miguel Delibes.- El camino)

Caperucita era una joven muy activa y generosa. De aspecto juvenil, gustaba de vestir ropa confortable y moderna, nunca extravagante, y peinar, eso sí, unas hermosas trenzas pelirrojas de las que estaba muy orgullosa. Incapaz de estarse quieta, además de llevar sus estudios avanzados y con gran aprovechamiento estaba implicada en multitud de causas de voluntariado solidario.

De natural afectuoso volcaba su cariño en la atención y cuidado de su abuela. Los tiempos pasados que tanto dificultaron los contactos personales, y que habían afectado de especial manera a las personas mayores, la tenían disgustada, por eso ahora procuraba esforzarse aún más en esas atenciones visitándola a diario, y estando pendiente de proveerla de todo cuanto le fuera necesario. Además últimamente veía a su abuela algo nerviosa, y eso la tenía preocupada.

DSCF1813

Afortunadamente la ciudad en la que vivían era de pequeño tamaño, no había grandes distancias, lo que le permitía que esas visitas fueran diarias. Además la casa de la abuela estaba en medio de un precioso bosquecillo que hacía más agradable el paseo, sobre todo en días como aquel de cielo azul y sol resplandeciente, y en os que los árboles proporcionaban una agradable brisa que evitaba el calor.

Iba sumida en estos pensamientos cuando escuchó que alguien se dirigía a ella:

-Buenos días, Caperucita. Donde vas tan pensativa?

Era D. Ramón, el director de la oficina bancaria a la que ella y su abuela tenían confiados sus ahorrillos. D. Ramón era un hombre mayor, no debía faltarle mucho para jubilarse, máxime en una actividad, la bancaria, en la que tanto se prodigaban los reajustes de plantilla y las prejubilaciones.

De porte serio y vestimenta convencional en la corbata exhibía los colores de la entidad. Siempre había sido muy correcto con su abuela y con ella. Pero había algo en su mirada que le restaba empatía. Los diálogos siempre eran protocolarios y ceñidos a los temas comerciales, y cuando se salían de ellos su interés parecía desvanecerse. Nunca un comentario personal más allá de lo que marcaba la estricta y más elemental educación.

En definitiva, nada tenía Caperucita en contra de D. Ramón, pero tampoco podría decirse que fuera santo de su devoción. En cualquier caso, como no podía ser de otra manera lo saludó con la máxima cortesía.

-Perdón, D. Ramón, iba ensimismada pensando en las compras que debo hacer para la abuela. Voy a visitarla, y me gusta llevarle todo lo que pueda necesitar. Y el caso es que últimamente le gusta mucho la miel para añadir a la leche. Siempre me la encarga, pero ahora, con la crisis de las abejas, está a veces muy escasa, difícil de conseguir. En eso pensaba, ¿donde la compraría?. Y usted, D. Ramón ¿qué hace por esta zona?.

-Pues casualmente también voy a ver a tu abuela. Hay algunos aspectos de su cuenta corriente que me preocupan un poco, y quisiera, si es posible, como siempre ayudarla. ¿Quieres que te acompañe?. ¿Quieres que vayamos juntos?.

-Gracias, D. Ramón, pero como le digo he de hacer compras por lo que creo que me retrasaré un poco. Pero, dígame, ¿es preocupante lo que me cuenta de mi abuela?. Hasta donde yo sé, y ya sabe que me tiene como asociada en su cuenta, es una mujer muy ahorradora y organizada.

-No, no te preocupes, Caperucita, meros tecnicismos, pero ya sabes que a mi me gusta ayudar en lo que pueda a mis clientes, y a tu abuela, sobremanera -exclamó D. Ramón, haciendo manifiestos esfuerzos para mostrar una voz suave y tranquilizadora.

De cualquier manera a Caperucita le sonó a una respuesta impostada, y le hizo pensar que tenía que ocuparse de ese asunto en su momento. Pero también pensó que cada cosa a su tiempo, y ahora la tarea era la compra, lo que además le permitía excusar la compañía de D. Ramón, que en verdad no le apetecía especialmente. Así pues, cada uno siguió su camino independiente.

IMG_4547

Un rato más tarde, concluidas las compras, Caperucita se dispuso a disfrutar al máximo el paseo a través del bosque. El suelo era mullido y de fácil caminar, multitud de árboles proporcionaban una acogedora sombra, y el sol atravesando sus ramas movidas por la brisa componían un bonito juego de luces que embellecía y hacía brillar aún más los colores de sus hojas. Los sonidos del canto de los diferentes pájaros proporcionaban una muy alegre melodía. Siempre que pensaba en esos pequeños hechos cotidianos de los que muchas veces no llegamos a percatarnos pero que representan tesoros en nuestras vidas, Caperucita rememoraba sus paseos por aquel bosquecillo.

Estos pensamientos llevaba cuando se dio cuenta que se le había pasado el tiempo de forma imperceptible, pues estaba ya llegando a casa de su abuela. Pero en este punto la alegría se tornó en preocupación. De la casa surgían ruidos de discusión. D. Ramón daba grandes gritos en un tono desabrido y la abuela parecía sollozar.

-Qué está pasando aquí ?-exclamó Caperucita tras cruzar el umbral de la vivienda, al tiempo que se dirigía a darle un beso en la mejilla a su abuela.

-Nada, hija, nada. No te preocupes, D. Ramón me explicaba alguna cosa sobre mi cuenta corriente que cree que podría ser ventajosa para mí. Cuanto me alegro por tu visita. Qué cariñosa eres, Caperucita, y cuanto te lo agradezco -decía al tiempo que trataba de disimular la lágrima que se deslizaba desde uno de sus ojos.

La cara de D. Ramón cambió al instante, adoptando una de esas melifluas sonrisas en las que es fácil adivinar la artificialidad, lo mismo que su voz.

-Cierto, Caperucita, nada de que preocuparse, pero como te dije cuando nos encontramos hay algunos aspectos que creo que podrían beneficiar a tu abuela. Su cuenta corriente en estos momentos está correcta, pero con la inflación y la actual deriva de los mercados pudiera ocurrir que en 2 ó 3 años estuviera un poco justa, y ya sabemos que con el paso del tiempo los mayores pueden tener mayor necesidad de atenciones y servicios. Por eso le explicaba que existen algunos productos bancarios ventajosos que podría aportarle fáciles ganancias que cubrirían desahogadamente esas alternativas.

Hizo una pausa y le pasó una serie de folletos a Caperucita.

-Mira, estos serían unos ejemplos. Estúdialos tú también y así los podéis comentar entre la dos -concluyó.

A Caperucita su amiga Circe le había enseñado el arte de adivinar que animal se encierra en cada una de las personas, y no cabía duda de que D. Ramón era un lobo, así que haciendo acopio de toda su serenidad y su calma se puso a revisar los papeles que le tendía.

Cuando hubo acabado comprendió que eran maniobras financieras sumamente complejas y de alta volatilidad, pero además sus resultados solo podrían ser consultados informaticamente y durante periodos de tiempo extraordinariamente breves. Aunque lo más inquietante de todo es que en caso de resultados negativos en las operaciones la responsabilidad de las mismas eximía al banco e iba contra la vivienda de la titular, pudiendo llegarse incluso al desahucio por parte del banco.

Una ola de indignación inundó el interior de Caperucita que quiso contar hasta diez para serenarse y darle a D. Ramón una respuesta adecuada y enérgica, sin irse por las ramas.

-D. Ramón, mi abuela y yo le estamos muy agradecidas por las gestiones realizadas hasta ahora, pero creo que en esta ocasión se ha pasado usted con unas pretensiones que de forma suave calificaríamos de inaceptables. Le agradecería se fuese de esta casa, y considerase haber tenido suerte que no están por aquí los leñadores, pero no tiente la suerte ni estire la cuerda, porque en alguna ocasión podría encontrarse con ellos.

D. Ramón palideció por más que tratase de ocultar su ira, pero percatándose de la determinación de Caperucita comprendió que lo mejor sería irse para nunca más volver.

... y colorín, colorado.

IMG_4623