Archivo | viajes RSS feed for this section

Un mes, un libro (4): El Último Verano de la URSS

30 Abr

URSS

Desgraciadamente los aspectos más trágicos de la actualidad teñida de horror y muerte otorgan una nueva vigencia a este libro.

La autora, Sara Gutierrez,  brillante doctora en medicina aparte de periodista y otros emprendimientos, tras obtener el Premio Extraordinario Fin de Carrera por la Universidad de Oviedo, consigue una beca para cursar la especialidad de Oftalmología en una de las entonces repúblicas de la Unión Soviética, concretamente la de Ucrania, y más exactamente en la ciudad, hoy tristemente célebre, de Jarkov.

Finalizada dicha especialidad, en el verano de 1991 y ante la posibilidad de no volver en un futuro próximo por aquellas tierras, decide realizar un viaje fin de estudios para conocer algunas de sus históricas y bonitas ciudades, siguiendo el eje Mar Báltico – Mar Negro, y acompañada de una compañera uzbeca, Yulduz, que aporta muchos aspectos de ingenua ternura a todo el relato.

Como buena periodista, va tomando ágiles notas durante todo el recorrido, que años más tarde, y por mor del tiempo dilatado que le confirió el confinamiento pandémico, las transformó en un bello libro, tanto por su contenido como por el continente.

Y digo lo del continente porque el libro en si mismo, como objeto, es una joyita. Editado muy cuidadosamente por Reino de Cordeliamuestra una factura muy atractiva a la vista y al tacto en los tonos y texturas de su papel, así como por los delicados detalles que separan capítulos o párrafos, y todo ello culminado con unas muy acertadas ilustraciones de Pedro Arjona que sabe enfatizar la esencia de cada ciudad y etapa del viaje, así como reflejar esa citada ternura de Yulduz que atraviesa todo el texto.

Los buenos libros, y este lo es, son amigos que nos van a acompañar probablemente durante toda nuestra vida, por lo que si además son bellos, y este lo es, van a añadir un plus a su disfrute.

Respecto del contenido, la prosa es elegante y el ritmo ágil, lo que hace muy fácil y atractiva su lectura. Además aporta exactas y completas descripciones tanto del estilo de  vida en aquel tiempo en Jarkov y en la URSS como de las ciudades y por las que transcurre el viaje y su historia, lo que lo transforma en una atractiva guía de viaje, o al menos complementaria de la que queramos usar. Sería una estupenda invitación a reproducir la experiencia, si no fuera por las trágicas y peligrosas circunstancias por las que la región atraviesa, como señalo anteriormente.

Y esa trágica actualidad probablemente sea mejor comprendida a la vista del citado libro, que también nos describe la plural mentalidad de los habitantes de la región, lo que probablemente expliquen algunas de las actitudes vigentes hoy en día. Recordemos al respecto el análisis que a partir de la página 72 realiza un veterano militar, que viajaba exhibiendo orgullosamente sus muchas condecoraciones, en el que critica a  Mijaíl Gorbachov y las consecuencias de su actitud presuntamente débil y complaciente, concluyendo que nuestros logros son, sin duda, muchos más e infinitamente superiores a los suyos…, eso que se ve en la televisión son decorados y películas; la realidad es bien diferente. En Occidente, los niños se mueren de hambre y los hombre vagabundean buscando un trabajo que no hay…

También a este respecto la figura de Yulduz y la descripción de las condiciones su vida una vez que vuelve a su patria, la también antigua república soviética de Uzbekistan, donde nuestra protagonista pasados unos años por fin va a visitarla, nos hace comprender la existencia de otra realidad y otras mentalidades en las que ven los acontecimientos desde prismas muy distintos a los nuestros.

En fin, otra propuesta de lectura que sugiero como signo de amistad, con el deseo que con ella disfrutéis y reflexionéis.  El libro lo merece y es seguro que os lo proporcionará.Unicamente queda ensombrecido por la pena que estará sufriendo la autora al ver las imágenes de su querida Jarkov y sobre todo por el dolor terrible e injusto por el que están pasando sus habitantes. ¡Ojalá no perdamos del todo la  humana compasión y podamos contribuir de alguna manera a evitar los sufrimientos de esta  y desgraciadamente  otras muchas tragedias!

IMG_3302

Parada discrecional: Santiago de Compostela

4 Jun

Versión 2 – Versión 3

Poco o, por mejor decir, nada puede añadir este anciano plumilla a los océanos de tinta que se escribieron sobre los aspectos históricos, culturales, artísticos, monumentales, literarios, devocionales e incluso políticos de Santiago de Compostela o de los infinitos caminos que llevan a él desde el siglo IX hasta nuestros días.

En esta ocasión un nuevo factor se presenta en el panorama, la pandemia. Más como no hay nada nuevo bajo el sol, o al menos muy poco, tampoco esta le es ajena a la historia de Santiago y su Camino. Recuérdese el importante papel que en el mismo tuvieron los hospitales.

Como estaba Santiago, ciudad turística por excelencia, en esta incierta fase de la evolución, con ansias de recuperación?.

Me sorprendió muy gratamente observar una cierta normalidad, tanto en calles como en establecimientos. Más, las preguntas surgen: es esta la nueva normalidad?. Vamos a presenciar aún mayor mejoría?. Y sobre todo, habremos aprendido lecciones importantes para el futuro?.

La pandemia representa una gran tragedia para la humanidad, los millones de muertos lo atestiguan de modo incontrovertible, lo mismo que los que quedaron con graves secuelas o las víctimas no menos importantes de la ruina económica.

En medio de la escasez de evidencias científicas, lo que impide un abordaje eficiente de la misma, es un hecho que el principal factor facilitador de la terrible expansión del virus es la socialización, o al menos el actual modo de socialización. Y lo grave es que esta es la característica básica del ser humano y de nuestro modo de vida. Se le atribuye a Aristóteles nuestra definición como animales sociales.

Así pues, acostumbrémonos a admitir y adoptar estilos de vida que sin anular estas características las modere y adecúe a un mundo más seguro y saludable. Y no olvidemos que esto ha de pasar inexcusablemente por que también sea más igualitario y solidario. De esta o salimos todos juntos o no salimos.

El Pórtico de la Gloría está ahí desde hace muchos siglos, venciendo muy diversas calamidades. Fue muy reconfortante volver a comprobarlo, y también comprobar la cívica normalidad que se respira en la calles de Santiago. Que dure!.

IMG_1905

A Ítaca (III): Gracias a los bilbaínos

27 Ene

0museodebellasartesbilb

La profunda devoción artística que mi bella acompañante y yo profesamos a Darío de Regoyos nos llevó recientemente a Bilbao para poder degustar la magna exposición que el Museo de Bellas Artes de esta ciudad le dedicaba con motivo de cumplirse el centenario de su fallecimiento.

Podría hablar de dicha exposición, de lo completa y bien estructurada que estaba misma, podría hablar del talento artístico  del protagonista, de su capacidad de asimilación a las vanguardias europeas, de ser un anticipado y quizás el más importante y el precursor, sino el único, de los impresionistas de nuestro país, de su grandeza artística al ser capaz de mantener su libertad intelectual por encima de intereses materiales, aún a fuer de convertirse en un incomprendido, rayano en la marginación, durante muchos años, tanto en vida como después.

Podría también hablar de lo interesante del Museo de Bellas Artes de Bilbao, sin duda uno de los mejores de España, con su completa colección permanente y el interés de sus temporales; por ejemplo en estas fechas coincidían los Cubistas de Telefónica.

1239806424461_f

Podría hablar también de la importancia arquitectónica del Teatro Arriaga, de su belleza decorativa, de sus más de cien años de historia, de su importancia en el devenir de la ciudad, de las biografías de sus importantes arquitectos, incluido el de su restauración. O también podría hablar del trasfondo literario de En el estanque dorado, la obra de Ernest Thompson que tuvimos ocasión de disfrutar, o de las soberbias dotes interpretativas  de Lola Herrera o de Hector Alterio, sus principales intérpretes.

También podría hablar  de las soberbios cualidades gastronómicas de esos excelentes y llamativos pintxos que a cada paso encontramos en los atractivos bares, o de los matices y las delicias gustativas de su sugerente txacolí.

images

Efectivamente, de eso y más podría hablar, pero como para mí lo más importante en la vida es el trato con las personas, prefiero hablar de la amabilidad de gentes con que me topé en Bilbao.

La torpeza que me caracteriza, que ya conocen y de la que son víctimas mis pacientes lectores, se extiende más allá de estas líneas. Es característico que cuando planifique un viaje inexorablemente cumpla dos funestas condiciones, con tanto rigor y persistencia que algún desocupado matemático podría elevarlo a fórmula. A saber, siempre olvido algún elemento de la maleta, eso sí, siempre un elemento distinto para darle más emoción al asunto, y siempre me equivoco en alguna fecha de mis reservas, lo que en ocasiones es motivo de comentarios irónicos, eso sí muy correctos, en alguna recepción de hotel.

Pues bien, al llegar a Bilbao el viernes por la tarde mi bella acompañante me realizó el suave y cariñoso apercibimiento de que las reservas de entradas para el Museo estaban hechas para ese viernes por la mañana, y no para la del sábado como hubiera sido mi sana intención.

Significaría aquello que quedábamos sin cumplir el objetivo principal del viaje?. La amable señorita que nos atendió en la recepción del hotel me sugirió que me acercase en aquel momento, aún eran horas, hasta el Museo, con la seguridad de que podría encontrarse una solución al desaguisado.

Así lo hice, y en la recepción del Museo encontré igual amabilidad, tras reconocer que la equivocación era únicamente mía y que nada tendría que reclamar si no había solución. En este caso a la amabilidad se unía la agilidad mental y la eficacia, y tras una breve consulta de procedimiento a su superior responsable, y dado que mis entradas ya constaban como abonadas, en pocos minutos tenía en mis manos dos invitaciones gratuitas para la sesión del día siguiente por la mañana, que era la que en origen había querido contratar.

imagen-290-124Al final, si bien no mi honor como organizador, al menos sí nuestra curiosidad artística quedaba salvada.

Por todo ello, y por muchos detalles más, durante todo el fin de semana, muchas gracias, pues, a esas amables personas que en Bilbao, con todo desinterés, me dieron una muestra de agilidad mental para salvar circunstancias imprevistas, de eficacia, y sobre todo, sobre todo, de acogimiento y amabilidad.

Alguien dirá que es lo normal. Quizás sí, pero les puedo asegurar que no siempre es así. Pero eso ya es otra historia que quizás les cuente otro día.

bilbao

El Camino Primigenio

6 Nov

catedral-santiago

Un reciente y muy gozoso acontecimiento me llevó, en peregrinación de gratitud a la vida, hasta Santiago de Compostela.

En una más que interesante visita guiada a los tejados de la Catedral, la guía de la misma nos comentó que Santiago es una ciudad que vivió toda su historia para y del peregrino. A fe que es muy exacta tal observación a la vista del ambiente alegre y del gentío de todo origen y condición que pude observar que poblaba sus calles. Una ciudad para el Apóstol, la denominaría D. Fernando López Alsina

Curioso fenómeno este del Camino de Santiago, que a lo largo de la historia, ya desde el siglo IX,  ha adoptado diversas formas y enfoques. Itinerario religioso, frontera política o incluso movimiento de intercambio de ideas y comercios.

alfonso-ii-el-casto

Más no debemos olvidar que este fenómeno de peregrinar a Santiago de Compostela comienza en el citado s. IX en Asturias, y concretamente en Oviedo, cuando su rey Alfonso II El Casto, informado de la inventio del sepulcro del Apóstol, decidió peregrinar con toda su corte al mismo, allá por el año 812, y ordenó construir una iglesia en tal lugar.

Desde entonces, millones de personas se han puesto en camino desde lugares tan alejados como Faro, Brindisi, Belgrado, Budapest, Cracovia, , Gdansk, Helsinborg, Groningen, Alkmaar o Dunkerke, por citar solo algunas referencias europeas, formando con sus huellas itinerarios diversos que acababan confluyendo en el denominado Camino Francés, que desde Pamplona pasaba por Logroño, Burgos y León, por citar solo algunas referencias. En la actualidad, en la Plaza del Obradoiro es posible también encontrar peregrinos provenientes de allende los mares, incluida toda América y Oceanía.

Más desde hace un tiempo, como me afirmaba en el citado viaje el amable Conserje del Parador de Villalba (Lugo), estamos asistiendo a un resurgimiento del Camino del Norte, del que forma parte aquel Primigenio que un buen día, hace más de catorce siglos, comenzase en Asturias.

00007500

Creo que es obligación de todos los asturianos unirnos en un objetivo común, y de modo conjunto y remando todos en la misma dirección, reflexionar, estudiar y potenciar nuestro papel en este interesante fenómeno universal. Es por ello por lo que iniciativas como las del la plataforma Where is Asturias deben significar un ejemplo y un estímulo a apoyar, imitar y seguir.

Por el bien de Asturias. Lo demás sería quedarse fuera del espacio y del tiempo.

270px-Oviedo_croix_Victoire