Archivo | Elecciones RSS feed for this section

CRÓNICAS SOBRE EL SALVADOR (V)

21 Mar

CRÍTICA DE LOS RESULTADOS

 

Mis avispados lectores se habrán percatado rápidamente del cambio de la preposición en el título, que de desde ha variado a sobre, y con su habitual sagacidad fácilmente habrán adivinado que ya no estoy en El Salvador sino nuevamente en España, pero no por ello quiero dejar de relatar algunos otros aspectos de lo allí vivido.

Tengo un querido e inteligente amigo que una vez con su máximo cariño me dijo que yo nunca podría ser un buen crítico, pues soy excesivamente benevolente. Y tiene toda la razón, pero no es solo esa la principal razón para mi incapacidad crítica. La principal es mi incapacidad en sí misma. No soy buen analista, nunca acierto con los resultados, ni siquiera en mi propio país, así que mucho menos lo podré hacer en un país al que no conozco en profundidad. Pero eso no quiere decir que falte al compromiso de dar mi sincera opinión, insisto opinión que no análisis, sobre lo ocurrido en un país al que sí quiero en profundidad.

De las entradas anteriores se puede deducir como resumen que el acto electoral al que asistí me impresionó por su legislación avanzada, su total transparencia y el extremado respeto entre los componentes de las mesas de los diferentes partidos, que siempre acababan dirimiendo sus diferencias por la vía del diálogo y el consenso.

Así las cosas más de un lector me sugirió que tal parecía estar hablando de Dinamarca o Suecia, en vez de una república centroamericana. Despejemos rápidamente algunos hechos y algunos tópicos.

Quiero insistir claramente que en esas entrada hablaba única y exclusivamente de lo referente, y muy en concreto, al acto electora, y solo al acto electoral. No lo haga extensivo a todo lo referente a la campaña electoral y mucho menos a la situación real del país.

Si el acto electoral, el de emitir el voto por los ciudadanos y su posterior recuento, es de total transparencia, eso en absoluto quiere decir que no se compren los votos. Estos vienen comprados de antemano, y por cantidades miserables, como puede ser un simple tamal, un viaje en autobús o 4 láminas de zinc para recubrir techo o paredes de las miserables chabolas, a las que por supuesto no llega la luz ni el agua corriente. Tal es el hambre, la desesperación y la incultura (en estos momentos hay un 11,7 % de analfabetismo) que hace que aquellas pobres gentes vendan su voluntad por tan exiguas cantidades, y tal es el estado de sometimiento que no se plantean la necesidad de intentar cambiar tan injusta situación.

El Salvador es un país de tremendas desigualdades e injusticias sociales, donde la mayoría de sus 7,5 millones de habitantes viven en una situación de extremada pobreza, mientras que una minoría tiene inmensas fortunas. Así la quinta parte más rica  recibe el 50 % de todas las ganancias, mientas que la quinta parte más pobre recibe solo el 8 %. Y donde separados por una calle se vive en colonias confortables, con grandes medidas de seguridad, y al otro lado, en  conjuntos de chabolas hacinadas, en situación extremadamente insalubre.

El Salvador esta considerado como un país de renta media. Sin embargo es uno de los países de América Latina que cuenta con un índice más alto de inequidad en la distribución de la riqueza (la trampa de lo macro que no se refleja en lo micro)  y consecuentemente, con pocas oportunidades de bienestar y desarrollo de la mayoría de los sectores sociales, afectando significativamente a las áreas rurales.

Todo esto hace que gran parte de su población tenga que emigrar de forma ilegal a USA, con todos los problemas de riesgos, desarraigo, etc. que comporta. Aún así,  el dinero (remesas) que envían a su país estas personas  llegan a formar el 20 % del PIB.

En este contexto el país está gobernado por un partido de izquierdas, el FMLN (Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional) en las dos últimas legislaturas. que sin embargo en estas elecciones ha experimentado un muy importante retroceso. Por ejemplo, para la Asamblea Legislativa, mientras que en las anteriores elecciones de 2015 consiguió un 37,23 % de los votos, lo que le supusieron 31 escaños, solo a uno del partido ganador ARENA, en esta ocasión ha perdido más del 45 % de los votos, lo que seguro que se traducirá en una pérdida de 8 escaños. Un fenómeno similar se ha producido en la generalidad de los municipios, además de perder alcaldías de gran significado como la de la propia capital, El Salvador, que fue ganada por ARENA.

Esta sangría de votos se debe, según opinión mayoritaria de los militantes de ese partido con los que pude hablar, a un voto de castigo, en forma de abstención o de cambio de opinión, por la postura excesivamente acomodaticia de la cúpula dirigente del partido, al punto de que en algún periódico se podía leer el calificativo de los nuevos ricos, así como por disidencias internas en la lucha por el poder. No son estas las únicas causas, a las que habría que añadir el escaso, y en ocasiones, equivocado trabajo de campo, y un cierto desdén por el contacto y la escucha de la militancia y de la población.

No hay que olvidar que los líderes del FMLN ya no pueden vivir de las historia de haber sido unos combatientes que arriesgaron su vida por la libertad. Los Acuerdos de Paz, que dieron lugar al fin de la larguísima y cruenta guerra civil, se firmaron en 1992, y que en la actualidad prácticamente el 50 % de la población tiene menos de 25 años, con lo que eso significa respecto a un posible  desconocimiento de la historia, y que en todo caso a la ciudadanía lo que les preocupa son las necesidades y carencias del presente.

La victoria arrolladora correspondió en la ocasión presente al partido ARENA, que aunque también perdió algún voto, aumentó dos diputados, y no solo conserva todas las Alcaldías que ostentaba, salvo Cojutepeque, que pasa al PCN, sino que arrebata al FMLN Alcaldías tan importantes como la de San Salvador capital.

ARENA es un partido de la derecha, yo diría que de la extrema derecha, que fue fundado por el militar salvadoreño  Roberto d’Aubusson, a quien se le considera el cerebro organizador de los asesinatos de Monseñor Romero y de los mártires jesuitas de la U.C.A.

Pero, más sorprendente que esta victoria es el meteórico ascenso de GANA, partido creado de una escisión de ARENA, que consigue una subida del 6 % de los votos en las legislativas, y de un 10 % en las municipales, con la obtención de 11 diputados, antes no tenía ninguno, y 26 alcaldías.

Y aún más sorprendente y meteórico es el ascenso del PCN, partido dado prácticamente por extinto en las anteriores elecciones, y que en la actualidad obtiene el 10, 78 % de los votos, y 8 diputados, lo que representa un incremento del 36 %. El lo que a las municipalidades se refiere obtiene un 10,47 % de los votos, y 25 alcaldías, con un incremento del 27,6 %.

El PCN (Partido de Conciliación Nacional) fue fundado por el coronel Julio Adalberto Rivera, y siempre estuvo considerado el partido de los militares. En estos momentos esta dirigido por el coronel Armendáriz, que por supuesto revalidó su acta de diputado, y que con una estrategia muy efectiva de pisar mucho la calle y crear comités de acción en todos los pueblos, y al propio tiempo facilitando el trabajo a la juventud, empleándolos en el ejército, lo que al propio tiempo en el futuro reforzará su postura, consiguió el citado meteórico ascenso.

 

Así las cosas, este es el dibujo de la composición de la Asamblea Legislativa, con 56 escaños para la derecha (ARENA más GANA más PCN0 y 23 para la izquierda (FMLN), y 5 variopintos, que no tendrán mucha influencia.El mapa municipal es muy similar.

Todo ello condiciona un panorama político preocupante, por cuanto que el próximo año hay elecciones presidenciales, y si los resultados son similares y el ejecutivo pasa a manos de la derecha, dadas las características ya citadas de esa derecha, es muy de temer un grave retroceso en las condiciones sociales del país.

Esperemos, y eso deseamos, que el FMLN sepa hacer una crítica constructiva de la situación y de su actuación, y sea rápido en diseñar una estrategia que sea efectiva para recuperar el apoyo popular, y que a su vez se lo puedan devolver a los esforzados habitantes de ese maravilloso país.

Hasta aquí lo que dio de sí mi presencia en el acto electoral. En próximas entradas comentaré alguna que otra actividad también allí desarrollada.

 

Anuncios

CRÓNICAS DESDE EL SALVADOR (IV)

9 Mar

LA JORNADA ELECTORAL.- EL DESENLACE

 

Acababa la anterior entrada tras el final de la emisión de votos y próxima a comenzar la etapa del recuente. Será está última la que más ponga de manifiesto la complejidad del sistema, su transparencia y el respeto rayano en algunos casos en la cordialidad entre los partidos, y no olvidemos que los componentes de las mesas son militantes de dichos partidos.

La burocracia del sistema de recuento es tremendo. En primer lugar se debe contabilizar el número de papeletas sobrantes a cada presidente de la mesa (en la votación el presidente tenía para distribuir entre los electores 600 papeletas).

Deducidas por una simple resta las papeletas entregadas, su número debe coincidir con el del registro de los votantes identificados al comienzo, y con el del registro de los votantes que firmaron tras la introducción de las papeletas en las urnas.

Si no hay coincidencia entre dichos números, como ocurrió en una de las mesas por mí observadas, deben chequearse nominalmente, y uno por uno de los votantes, ambos registros hasta detectar la anomalía existente. Dicha anomalía debe ser registrada en un cuestionario ad hoc.

Posteriormente, se abre la bolsa donde se introdujeron las esquinas de las papeletas arrancadas al comienzo de la votación, y por supuesto dicho número debe coincidir con el del registro de votantes que firmaron tras introducir las papeletas en las urnas. Si no hay coincidencia, mismo proceder, identificar la anomalía y registrarla en el cuestionario antes citado.

Rellenados los correspondientes formularios, se abre la urna de las papeletas destinadas a Diputados, y en presidente en voz alta va cantando el contenido del voto, al tiempo que lo muestra suficientemente al resto de los componentes de la Mesa y a los vigilantes de los partidos.

Distribuye los votos por montones, a saber, voto por bandera, es decir aquellas papeletas que aceptan a todos los candidatos de un mismo partido; voto preferente, aquellos que aceptan a candidatos de un mismo partido, pero no a todos, y por supuesto en número variable. Las papeletas de estas dos categorías son entregadas a los representantes de los partidos elegidos. Luego están los montones de los votos cruzados, aquellos que aceptan a candidatos de más de un partido, en número variable, pero siempre que no supere al correspondiente a su circunscripción; votos en blanco, y por último votos nulos.

Si hubiera alguna diferencia en cuanto a la calificación por parte de algún partido, ese voto el defendido con ardor, pero con corrección y diálogo. Si no hubiese acuerdo, no se dio el caso en mis mesas, se anota la impugnación en un formulario específico.

Después de todo esto cada representante de partido debe contar con voz clara, alta y lo suficientemente pausada, el número de sus votos, primero los directos o de bandera, y luego los preferentes. Estos resultados son anotados en un gran cuadrante prefabricado y expuesto a la vista de todos.

Posteriormente el presidente cuenta los votos cruzados, asignando cada uno de los diferentes elegidos al partido correspondiente.

Por último, se contabilizan los votos nulos y las abstenciones.

Todo ello se apunta en el cuadrante antes reseñado, y si hubiera alguna papeleta confundida de urna se reintegra en la correspondiente, por lo que aún no se puede hacer la suma de los votos de los Diputados, pues puede aparecer, de hecho siempre aparecen votos a Diputados en la urna de las Municipalidades.

A continuación se abre la urna de las Municipalidades. Aquí, aunque el proceso de conteo del registro de asistentes, de votantes y de esquinas es el mismo, el recuento es más rápido porque la votación es al partido correspondiente, por lo que no hay votos específicos ni cruzados.

La etapa siguiente de distribución del presidente a los partidos, y el conteo en voz alta por los partidos es también el mismo.

Si aparecen votos a Diputados en esta urna se hace la correspondiente corrección en el cuadrante, y después es cuando se suman todos los votos, y sus números deben cuadrar. Si no es así, suele faltar un voto por mesa, vuelta a empezar todo el proceso hasta que acabe apareciendo. Así pues lo que se dice transparente el método lo es al máximo, pero tedioso y largo también.

Firmadas por todos los partidos las correspondientes actas, son recogidas por representantes de la Fiscalía Electoral y enviadas el Tribunal Electoral Central para su definitiva aprobación.

En todas las Mesas de centro electoral se produjo un desenlace similar. Victoria con ligera tendencia al alza del partido Arena, habitual vencedor en la zona, espectacular incremento del partido PCN, hasta ahora prácticamente desaparecido, y ahora a pocos votos del vencedor Arena, y también espectacular disminución  del FMNL El resto de partidos obtuvieron resultados residuales.

Por las noticias que hay, un proceso similar ocurrió en el resto de la República. Un intento de análisis será el objeto de la entrada siguiente.

CRÓNICAS DESDE EL SALVADOR (II)

7 Mar

LA JORNADA ELECTORAL.- EL COMIENZO

 

El día 4 de marzo, domingo y jornada electoral para Diputados de la Asamblea y componentes de la Municipalidades, amaneció en San Salvador con total normalidad. Incluso para que no faltasen ninguno de los “alicientes habituales” de este país, en “leve temblorsito” (nivel 5 de la escala Richter) se dejó sentir en la capital. Afortunadamente mi sueño es profundo y yo no me enteré de nada.

A la hora convenida, mi compañera observadora y yo nos trasladamos a Santa Isabel, capital del municipio de Ishuatán, en el departamento de Sonsonate, en el que debíamos ejercer nuestro papel en sus 3 centros electorales.

Ishuatán es un municipio de los más pobres y con diferencias en la distribución social del país (y ya es decir!), de unos 10.200 habitantes, con un 97 % de zona rural, medios de comunicación más que deficientes, lo que hace que las distancias en tiempo real sean grandes, con cantones (aldeítas) y caseríos sumamente dispersos, en ocasiones difícilmente accesibles, y donde la mayoría de sus pobres habitantes carecen de medio de transporte propio y los medios comunitarios son muy irregulares o inexistentes, con lo que el traslado para ir a votar puede considerarse una auténtica heroicidad, y por otra parte, un aspecto más para la captación clientelar (sic) por parte de los partidos concurrentes.

Con este panorama social alguien podría esperarse encontrar una desastrosa organización del proceso electoral. Pues bien, afortunadamente fue todo lo contrario. Con un sistema electoral, calificado por los observadores internacionales de la ONU también presentes, como el más complicado del mundo, la organización en prácticamente todos sus aspectos podríamos calificarla de ejemplar.

Tres días antes, junto con nuestro material identificador (acreditación y chaleco distintivo) se nos entregó una completa documentación de la Ley Electoral, del Reglamento General que desarrolla la Observación Electoral, así como un Manual de Observación Electoral donde se explicaban detalladamente el Marco Jurídico, las características de estas elecciones, el procedimiento de Observación, con sus derechos y deberes, los objetivos de dicha Observación, los informes a reportar, así como sus modelos y procedimientos.

Algunas de las características que inicialmente nos llamaron la atención son que esta sería la segunda vez que los Concejos municipales sería plurales y no unipartidarios, lo que al menos da la posibilidad a la oposición de hacer sus aportaciones, así como de controlar la actuación de la mayoría que ostenta el poder. Pero sobre todo, para nosotros, españoles, nos sorprende  que las listas para elegir a los diputados son abiertas y desbloqueadas, lo que, efectivamente, daría una complicación al procedimiento electoral, sobre todo a la hora del recuento.

También el método de emisión de voto es complejo, por cuanto las papeletas son entregadas por la propia Mesa Electoral, previos detallados trámites de identificación, y no pueden ser traídas previamente preparadas por el elector, lo que también lentifica dicho proceso.

Una vez sobre el terreno, la primera sorpresa fue la gran asistencia desde primera hora, en pacientes colas, perfectamente ordenadas, y sin el más mínimo signo de intranquilidad, para unas personas que como dijimos antes tenían muy difícil el desplazamiento al centro de votación.

Los Colegios Electorales se abrieron con un “tantito” de retraso (ah!, será la herencia española?), tampoco demasiado, por tardanza en llegada y entrega a los Presidentes de Mesa de todos los materiales y documentaciones. Pero una vez se constituyeron las Mesas, y comenzó la emisión del voto por parte de los pacientes ciudadanos, nos llamó la atención de la ausencia del más mínimo altercado, el total respeto a las normas que suelen imperar en estos procesos, así como también el respeto por los representantes de los diferentes partidos entre sí y en lo relativo a las mencionadas condiciones de no injerencia ni inducción.

En definitiva, un ambiente relajado y agradable que reforzaba la satisfacción democrática, y la admiración por este pueblo.

Del subsiguiente desarrollo de la jornada hablaremos en la próxima entrega.