Archivo | octubre, 2013

Alegro y andante (V): Un lujazo, el Cuarteto Bretón

24 Oct

spacer b5sdpz

De las muchas actividades culturales que para hoy se anunciaban en Oviedo no era la menor el concierto de abono de nuestra Sociedad Filarmónica, y que hacía el número 1.895 en su ya más que centenaria historia. Los protagonistas, el Cuarteto Bretón.

Aunque actuaban por primera vez en nuestra Sociedad, los que los conocíamos, aunque fuera únicamente a través de la radio, llevabamos tiempo esperando esta oportunidad. Y a fe que no nos defraudaron.

Con un programa compuesto por el Cuarteto nº 2 en La menor, de Jesús Guridi, y el Cuarteto Op. 59, nº 2 en Mi menor, del dios Beethoven, el denominado Rasumovsky, cerraron su actuación con una versión sobrecogedora de La oración del torero, de Joaquín Turina.

images (1)

De esta última me impactó la transmisión de su dramatismo, la expresión de los sentimientos íntimos, y su jondura.

Pero es que para llegar aquí habíamos quedado impresionados por la delicadeza y ternura derrochada en el Cuarteto de Guridi, y muy especialmente en sue tercer tiempo, Prestissimo. Y posteriormente nos transportaron al sobrecogimiento con el Rasumovsky, interpretado con auténtica devoción, como orfebres que ponen su alma en cada nota, y que son capaces de trasladar al espectador a cotas de exaltación interior.

CF000853

Como me decía a la salida mi querido amigo y maestro Pablo Siana, su maravillosa conjunción los hace convertirse en la auténtica expresión del cuarteto, pero es que además es tal su actitud creativa en la interpretación que convierten la sala de conciertos en un templo de excelencia.

Solo puedo resumir que salí del concierto conmocionado, y agradecido una vez más a la vida de haber podido experimentar este extraordinario lujazo.

Gracias al Cuarteto Bretón y gracias a la Sociedad Filarmónica.

P.D.: Tras esta torpe tormenta de sentimientos, para mejor conocimiento técnico de la sucedido, la explicación del referido maestro Pablo Siana

FD160B00-C13F-4E92-92B5-F9403802A2BB

 

Reseña breve (X): En el Palacio de Congresos con Muñoz Molina

23 Oct

Munoz_Molina_Antonio_Koeln_160911

Algunos artistas dicen que el principal reconocimiento es el aplauso de su público. Y a fe que lo tiene Muñoz Molina al contemplar la presencia de más de mil lectores de todos los clubes de las bibliotecas públicas de la Comunidad Autónoma de Asturias y de Cantabria, que se congregaron en el Palacio de Exposiciones y Congresos “Ciudad de Oviedo” para rendirle tributo de admiración y cariño.

Insensato sería por mi parte descubrir a estas alturas la valía literaria de Muñoz Molina. Con un amplio bagaje de publicaciones (novelas, relatos, ensayos, artículos), se hizo acreedor de numerosos premios, algunos tan importantes como el Premio de la Crítica o el Nacional de Narrativa, y otros de tanta popularidad como el Planeta. Por estos y otros méritos es Doctor Honoris Causa de tres universidades y Académico de la Lengua. Y ahora el Príncipe de Asturias, motivo por el cual tenía lugar el acto reseñado.

Definido por algunos analistas como “intelectual comprometido con su tiempo, defensor de la tolerancia y muy crítico con la corrupción política”, en los momentos presentes ve incrementada su popularidad por la publicación el año pasado de su ensayo Todo lo que era sólido, que más que una radiografía es una resonancia magnética de la situación de crisis cívica y descomposición social en la que vivimos, dado el innumerable número de cortes y la precisión de los mismos con que retrata dicha situación.

descarga

Les recomiendo muy encarecidamente la lectura de dicha obra. En ella encontrarán, desarrolladas en un lenguaje exacto, limpio, brillante y con un ritmo ameno, muchas claves y motivos de reflexión. No es menos cierto que como una única solución mágica no la tiene nadie (quizás entre todos, tengamos pequeñas partes que pueden formar un todo), el autor tampoco, y quien esperase esto pudiera quedar al final con una cierta perplejidad, lo cual también puede ser otro motivo de reflexión.

En el encuentro al que nos referimos, con un estilo pausado, elegante, reflexivo, sereno y afable, Muñoz Molina, a preguntas de los representantes de los clubes de lectura presentes, previamente seleccionadas por los organizadores, pasó revista a los procesos creativos, tanto en su génesis como en su desarrollo, con detalles anecdóticos muy pedagógicos, a las reflexiones que para el propio autor el mismo genera, a su inmersión en una cultura distinta, como es la norteamericana, y a algunos conceptos de trascendencia cívica como pueden ser lo erróneo de la excesiva simplificación en el análisis histórico, o la trascendencia de la educación pública o el respeto por la ley como pilares de una auténtica convivencia democrática.

Como no podía ser de otra manera, al final el autor recogió el cariño que todos los presentes habían ido a dispensarle.

Muñoz Molina, como otros muchísimos clásicos, para ser un gran literato no precisa de premios, ni tan siquiera del Príncipe de Asturias.

descarga (1)

Otra buena idea (II): Darío de Regoyos en el RIDEA

22 Oct

images

Recientemente comentaba un paseo matutino dominguero que me llevaba hasta Feriarte 2013, y calificaba como buena idea poner el arte a pié de calle y al alcance de la ciudadanía.

Creo que en la tesitura en la que estamos necesitamos pequeños instantes de esperanza que nos compensen de los muchos sinsabores de cada día, y que una buena vía para ello es el arte y la cultura. Por ello estoy dispuesto a disfrutar y divulgar todos los actos que nos conduzcan por estos caminos. Eso sí, sin renunciar a todo el análisis críticos que sea menester. Sin caer en el nihilismo ni el conformismo. Sin renunciar a toda transformación que sea menester.

Bien, en este sentido hace exactamente nueve meses ponía de manifiesto la necesidad de reivindicar la figura de Darío de Regoyos en el año en que cumplimos el centenario de su desaparición.

images (1)

Nacido en Asturias, representa una de las máximas cotas de la pintura española de la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, injustamente olvidado.

Es por ello que considero un acierto el curso que el RIDEA dedica a su memoria, y que hoy comenzó con la estupenda conferencia de D. Juan San Nicolás Santamaría, quizás la máxima autoridad en tal materia, y que se continuará con un buen número de otras más que interesantes actividades.

Ajunto el programa, y animo a mis pacientes lectores a disfrutar del mismo, y a aproximarse al conocimiento de tan interesante personaje.

images (2)

Con mi hija en el Campoamor (VI): La Traviata

20 Oct

descarga

Otro regalo de la vida nos permite nuevamente conmemorar un aniversario de otro de los grandísimos de la ópera: Doscientos años desde el nacimiento de Guiseppe Verdi.

Persona que en vida conoce sinsabores, tragedias personales y tribulaciones históricas, sin embargo los artistas trascienden por sus obras.

Autor de producción abundante, en la que con frecuencia recurre a las referencias históricas o literarias, puede que sea en su trilogía romántica donde alcanza su mayor popularidad y, al decir de algunos entendidos, da paso a su madurez. Y es en esa trilogía donde nos encontramos con La Traviata, obra que si bien al principio sufrió los avatares de la incomprensión, pronto se colocaría en la cúspide de la popularidad.

descarga (1)

Drama psicológico, de carácter intimista, profundiza y disecciona los sentimientos más profundos y eternos (amor, generosidad, sinceridad, afrontamiento de la muerte), con un análisis de los personajes con solidez y hondura, y sin barroquismos. Todo ello, además, con una construcción teatral que hace que alcance un ritmo muy atractivo y ayuda tanto al deleite como a la reflexión, cosa siempre muy de agradecer.

Pues bien, en la versión que nos ocupa, la que nos brinda nuestra Ópera de Oviedo en su LXVI temporada, nos viene perfectamente empaquetada por Susana Gómez, con su habitual eficiencia en el manejo de los recursos, dotándolos además de una elegante estética, solo salpicada en algún momento de los movimientos del coro, a mi modo de ver, innecesario. Eso sí, sin que tales brochazos gordos restaran un ápice al habitual nivel canoro de nuestro Coro.

Respecto de tecnicismos musicales, reiteraré siempre que no soy un entendido, y que para ello remito a la superior apreciación de mi habitual referencia, el maestro Pablo Siana. A mi modo de ver, la partitura de La Traviata es de esas que hacen aficionados a la ópera ya desde la obertura, y en la misma me gustaron tanto la orquesta, nuestra Oviedo Filarmonía, como su director en este caso, Carlo Montanaro. Respecto de las voces, me parecieron especialmente atractivas las de Aquiles Machado y Gabriele Viviani en sus Alfredo y Germont padre respectivos, y por supuesto Ailyn Pérez, en Violeta, sobre manera a medida que los actos iban pasando y el personaje iba creciendo en hondura y delicadeza, aspecto que transmitió esplendidamente.

En fin, una vez más la vida me regala poder disfrutar del arte, y lo que para mí es más importante, en compañía de mi hija. Gracias por ello.

images (1)