Tag Archives: viajes

Un mes, un libro (4): El Último Verano de la URSS

30 Abr

URSS

Desgraciadamente los aspectos más trágicos de la actualidad teñida de horror y muerte otorgan una nueva vigencia a este libro.

La autora, Sara Gutierrez,  brillante doctora en medicina aparte de periodista y otros emprendimientos, tras obtener el Premio Extraordinario Fin de Carrera por la Universidad de Oviedo, consigue una beca para cursar la especialidad de Oftalmología en una de las entonces repúblicas de la Unión Soviética, concretamente la de Ucrania, y más exactamente en la ciudad, hoy tristemente célebre, de Jarkov.

Finalizada dicha especialidad, en el verano de 1991 y ante la posibilidad de no volver en un futuro próximo por aquellas tierras, decide realizar un viaje fin de estudios para conocer algunas de sus históricas y bonitas ciudades, siguiendo el eje Mar Báltico – Mar Negro, y acompañada de una compañera uzbeca, Yulduz, que aporta muchos aspectos de ingenua ternura a todo el relato.

Como buena periodista, va tomando ágiles notas durante todo el recorrido, que años más tarde, y por mor del tiempo dilatado que le confirió el confinamiento pandémico, las transformó en un bello libro, tanto por su contenido como por el continente.

Y digo lo del continente porque el libro en si mismo, como objeto, es una joyita. Editado muy cuidadosamente por Reino de Cordeliamuestra una factura muy atractiva a la vista y al tacto en los tonos y texturas de su papel, así como por los delicados detalles que separan capítulos o párrafos, y todo ello culminado con unas muy acertadas ilustraciones de Pedro Arjona que sabe enfatizar la esencia de cada ciudad y etapa del viaje, así como reflejar esa citada ternura de Yulduz que atraviesa todo el texto.

Los buenos libros, y este lo es, son amigos que nos van a acompañar probablemente durante toda nuestra vida, por lo que si además son bellos, y este lo es, van a añadir un plus a su disfrute.

Respecto del contenido, la prosa es elegante y el ritmo ágil, lo que hace muy fácil y atractiva su lectura. Además aporta exactas y completas descripciones tanto del estilo de  vida en aquel tiempo en Jarkov y en la URSS como de las ciudades y por las que transcurre el viaje y su historia, lo que lo transforma en una atractiva guía de viaje, o al menos complementaria de la que queramos usar. Sería una estupenda invitación a reproducir la experiencia, si no fuera por las trágicas y peligrosas circunstancias por las que la región atraviesa, como señalo anteriormente.

Y esa trágica actualidad probablemente sea mejor comprendida a la vista del citado libro, que también nos describe la plural mentalidad de los habitantes de la región, lo que probablemente expliquen algunas de las actitudes vigentes hoy en día. Recordemos al respecto el análisis que a partir de la página 72 realiza un veterano militar, que viajaba exhibiendo orgullosamente sus muchas condecoraciones, en el que critica a  Mijaíl Gorbachov y las consecuencias de su actitud presuntamente débil y complaciente, concluyendo que nuestros logros son, sin duda, muchos más e infinitamente superiores a los suyos…, eso que se ve en la televisión son decorados y películas; la realidad es bien diferente. En Occidente, los niños se mueren de hambre y los hombre vagabundean buscando un trabajo que no hay…

También a este respecto la figura de Yulduz y la descripción de las condiciones su vida una vez que vuelve a su patria, la también antigua república soviética de Uzbekistan, donde nuestra protagonista pasados unos años por fin va a visitarla, nos hace comprender la existencia de otra realidad y otras mentalidades en las que ven los acontecimientos desde prismas muy distintos a los nuestros.

En fin, otra propuesta de lectura que sugiero como signo de amistad, con el deseo que con ella disfrutéis y reflexionéis.  El libro lo merece y es seguro que os lo proporcionará.Unicamente queda ensombrecido por la pena que estará sufriendo la autora al ver las imágenes de su querida Jarkov y sobre todo por el dolor terrible e injusto por el que están pasando sus habitantes. ¡Ojalá no perdamos del todo la  humana compasión y podamos contribuir de alguna manera a evitar los sufrimientos de esta  y desgraciadamente  otras muchas tragedias!

IMG_3302

Parada discrecional: Villanueva de Cañedo

9 Jul

Todas las tierras tienen su historia y sus ciclos, mucho más semejantes entre sí de lo que podría parecernos a primera vista, que dicen que la historia es circular y que después de los griegos pocas cosas quedan que nos sorprendan.

Y por cierto, ahora ya se admite que el Medievo no es la época oscura e inculta que durante años nos mostraron, sino que fueron tiempos llenos de arte y cultura, en los que, además, se decidieron las estructuras de las naciones tal como hoy las conocemos.

En Castilla soplaban vientos de continuas guerras entre moros y cristianos. Las fronteras de los condados y los reinos variaban constantemente como resultado de aquellas. Quizás por ello, para salvar la retaguardia de la reconquista, se construyó, entre otros, el Castillo de Villanueva de Cañedo, allá por el siglo XI, y dada la carencia de orografía defensiva se le dotó del enorme foso que lo rodea.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_a55f

Otras versiones aseguran que su construcción fue autorizada por Juan II , padre de Isabel, denominada la Católica, y vencedor de la batalla de Higueruela, protagonizando el bello poema de Abenámar. Dicha construcción fue llevada a cabo por la Casa de Alba, a la que el rey había concedido el señorío de Alba de Tormes, y posteriormente el condado del mismo nombre, y se realizó sobre los restos del castillo anterior del siglo XI al que hacíamos mención, y del que se conserva todavía el sótano.

En aquellos tiempos convulsos de continuas conspiraciones, traiciones y guerras, muertos Juan II y su hijo, Enrique IV, en 1476  el ya duque de Alba, entrega la localidad de Villanueva de Cañedo con su castillo a los Reyes Católicos, a cambio de la de San Felices de los Gallegos, como un episodio más dentro de las luchas, capitulaciones e intrigas habidas en Castilla durante la conflictiva sucesión de Enrique IV. El castillo llega a albergar a Fernando II de Aragón en su camino hacia la batalla de Toro, durante la guerra contra Juana la Beltraneja. Una cadena labrada en piedra sobre un escudo del Obispo, a la entrada del Castillo revela este acontecimiento.

Castillo-del-Buen-Amor-Salamanca

Posteriormente los Reyes lo ceden  al mariscal de Castilla Alfonso de Valencia y Bracamonte, siniestro personaje que había luchado a favor de Enrique IV y por él defendió Zamora frente a las tropas de Isabel, la denominada la Católica. Aunque poco después rindió pleito homenaje por segunda vez a los reyes Fernando e Isabel y se comprometió a ayudarles en su lucha contra el rey Alfonso V de Portugal, esposo de Juana la Beltraneja. Pero una vez más traicionó dicho compromiso entregando  la ciudad de Zamora, aunque dicha traición acabó siendo perdonado por el infante Fernando II de Aragón.

Al año siguiente, en 1477, Alfonso de Valencia lo vende a  Alonso Ulloa de Fonseca Quijada, obispo de Ávila, que fue capellán de Juan II, y acérrimo defensor de Isabel, la denominada la Católica, al punto de luchar como capitán de sus tropas en la batalla de Toro.

Sabido es que las jerarquías de las iglesias siempre estuvieron muy preocupada por los asuntos terrenales, sobre todo cuando se trataba de estar apegadas al poder y ejercerlo como uno de los mantenedores de la sociedad estamental terciaria , lo que además les instaba a llevar estilos de vida que , cuando menos, podríamos denominar de sorprendentes.

​Y volviendo al castillo, el objetivo del bueno de D. Alonso será convertirlo en su residencia habitual para allí vivir con su amante Doña Teresa de las Cuevas, alejados de las habladurías de las villas cercanas.

​Legitimado su hijo Gutierre por los Reyes Católicos, el primogénito, será el heredero del mayorazgo y el primer Señor de Villanueva de Cañedo.

​A partir de este punto, la leyenda popular denomina al castillo del Buen Amor, en honor a los sentimientos del Obispo hacia Doña Teresa.

Desde entonces el castillo pasó por múltiples avatares y propietarios hasta que en la actualidad acabó convirtiéndose en un más que confortable establecimiento hotelero.

Muy acogedor y cómodo, está instalado en medio de un gran espacio natural con amplísimos jardines, rosaledas, laberintos y hasta un lago donde el sosiego se respira y se palpa. El silencio es un bálsamo solo adornado por el canto de multitud de pájaros que dan testimonio del auténtico ambiente de naturaleza en libertad, lo mismo que las liebres que a cada paso saltan por delante del paseante. Pasear por estos entornos relaja y devuelve la paz. Como comprendemos, y envidiamos, entonces al bueno de D. Alonso!.

Para que nada falte, en los amplios alrededores hay también abundantes viñas, que proporcionan la uva para confeccionar unos sabrosos caldos propios, perfecto complemento para la exquisita gastronomía que nos oferta el amabilísimo personal del establecimiento, y que nos permite descubrir sorprendentes delicatesen como los limones serranos, y por cuya novedad aconsejamos dejarse arrastrar.

En definitiva, experiencia sin duda recomendable para quien quiera huir por un breve espacio de tiempo del mundanal ruido (lástima que inexcusablemente haya que volver), y aprovechar para conocer y meditar sobre nuestra historia.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_a4c4

Parada discrecional: Fontiveros

24 Jun

La casualidad, como siempre, me ha llevado a descubrir uno de los intelectuales más brillantes y lúcidos del panorama actual. Me refiero a Rafael Narbona.

Este prolífico autor escribe tan maravillosamente de filosofía de la literatura como nos emociona con sus relatos cortos, comparte sus ideas sobre la trascendencia o realiza atinadas y esclarecedoras críticas sobre libros de materias tan abstrusas como la economía, motivo por el que lo conocí.

Desde entonces Narbona es para mí, y perdóneme la aparentemente noña pedantería, un faro que me guía en el proceloso océano de las lecturas cual eficaz antídoto frente a mi ignorancia. Afortunada consecuencia de tal navegación es el conocimiento de José Jiménez Lozano, y más concretamente de una de sus múltiples obras, la titulada El Mudejarillo, biografía poetizada de Fray Juan De la Cruz, y uno de los textos más bellos que he leído desde hace mucho tiempo.

Así este feliz hilo de Ariadna me llevó hasta Fontiveros, pueblecito de la provincia de Ávila, cercano a Arévalo y Madrigal, tierra llana en la Comarca de La Moraña, suave y reposada, con lejanos horizontes. Aquí nació el Santo, tal día como hoy pero de 1542 . Población de escasos 800 habitantes, de bella aunque, como casi todas, incierta toponimia, de la que se tiene conocimiento ya en el siglo XIII, cuando es una aldea de importancia económica y demográfica, con asentamiento de familias nobles e hidalgos.

Su historia, con rastros celtíberos y romanos, se consolida al tiempo de la conquista de Toledo por los cristianos, y entra en el ámbito de la leyenda con el reto de Blasco Jimeno al Rey Alfonso I de Aragón, de tan triste recuerdo para los castellanos, leyenda que quedó inmortalizada para el recuerdo en la denominada Cruz del Reto.

IMG_2030

Más había de ser el antes referido nacimiento del Santo lo que le ponga en el camino del conocimiento universal.

Como casi todos los pueblos de Castilla (y, por supuesto, también de otras muchas regiones), a pesar de su pequeño tamaño encierra un rico patrimonio cultural, memoria de vida. De ello destacaremos solo algunos ejemplos, que la brevedad de estas paradas no da para ser exhaustivos, y la ignorancia del plumilla mucho menos.

Previamente he de señalar que cuando llegamos al pueblo tales monumentos estaban todos cerrados, así como el Espacio San Juan de la Cruz ‘Llama de amor viva’, que traíamos como referencia de posada, y biblioteca especializada. A punto estuvo de irse al traste toda la ilusión con que abordábamos esta jornada. Afortunadamente una amable señorita funcionaria del Ayuntamiento realizó el trámite de consultar con el Sr. Cura Párroco de la localidad, y este, personalmente, con suma amabilidad y paciencia nos mostró los citados lugares. Vaya para ambos nuestro más profundo agradecimiento por sus, además, desinteresadas atenciones.

img_2008

Iglesia de San Cipriano. Bien de Interés Cultural y Patrimonio histórico de España, comenzada a construir en el siglo XII, de estilo mudejar, inspirado en la Catedral Vieja de Salamanca y en la Colegiata de Toro, con diversos avatares de ampliaciones, destrucciones y reconstrucciones hasta el siglo XVIII, y en los que participaron figuras señaladas como Lucas Giraldo o Rodrígo Gil de Ontañón entre otros.

IMG_1996

En esta iglesia se encuentra la Capilla de la Pila Bautismal donde fue bautizado San Juan de La Cruz, así como también las tumbas de su hermano Luis y su padre Gonzalo, cuya muerte motivó la necesidad familiar de irse de la Villa en busca de una mejor vida.

Destaca también la existencia de un precioso órgano del siglo XVIII, que en la actualidad motiva una importante participación en el Festival de Órgano de Ávila, y con el que se realizaron significativas grabaciones.

IMG_2019

Otros puntos de interés de la iglesia, cuyas descripciones o historias no detallamos en aras a la brevedad, son el Altar Mayor, las capillas de los Pamo, Real de San Juan Bautista, San Antonio, del Cristo de la Piedad, de Santa María de los Mártires o Capilla Museo, o la Sacristía, pero que reiteran la riqueza patrimonial antes citada de nuestros pueblos.

Iglesia/casa natal de San Juan de la Cruz. Convento construido en el lugar donde estaba la casa natal de San Juan de la Cruz e inaugurado en 1723, con altar mayor obra de Gregorio Fernández.

También, al paso, pudimos apreciar la Escultura de San Juan de la Cruz, de bronce sobre pedestal de granito, obra del escultor Ricardo Font. Se erigió en 1928 por suscripción popular a propuesta del Sindicato Católico de la Villa con motivo del II Centenario de la Canonización del Santo (1726-1926). Aparecen el águila de San Juan y el escudo de la Orden del Carmelo.

IMG_2007

En las calles de Fontiveros también aparecen ejemplos de arquitectura popular y casonas blasonadas como la de Diego de Arriaga, la Casa solariega de los Cubas Maldonado, La Torre del que fuera el Palacio de Don Jerónimo Gómez de Sandoval , Marqués de Fontiveros, la Torre del palacio de la familia del Obispo de Jaén Alfonso Suárez, la Ermita de Santa Ana o “de la Bandera”, la fachada de la Casa Parroquial , la Ermita de Nuestra Señora de los Mártires, El Torreón en la Plaza de las “Cuatro Calles” , que por la brevedad de la parada no visitamos.

Afortunadas circunstancias las narradas que proporcionaron al viajero esta feliz estancia en Fontiveros, fue adobada con un exquisito menú y un buen caldo de la tierra en la cercana localidad de Medina del Campo, que en otra ocasión ha de se también motivo de comentario.

Como dice el maestro Serrat …de vez en cuando la vida nos besa en la boca…y toma café conmigo…Está fue una de esas ocasiones, se lo agradezco.

IMG_1880

Parada discrecional: Santiago de Compostela

4 Jun

Versión 2 – Versión 3

Poco o, por mejor decir, nada puede añadir este anciano plumilla a los océanos de tinta que se escribieron sobre los aspectos históricos, culturales, artísticos, monumentales, literarios, devocionales e incluso políticos de Santiago de Compostela o de los infinitos caminos que llevan a él desde el siglo IX hasta nuestros días.

En esta ocasión un nuevo factor se presenta en el panorama, la pandemia. Más como no hay nada nuevo bajo el sol, o al menos muy poco, tampoco esta le es ajena a la historia de Santiago y su Camino. Recuérdese el importante papel que en el mismo tuvieron los hospitales.

Como estaba Santiago, ciudad turística por excelencia, en esta incierta fase de la evolución, con ansias de recuperación?.

Me sorprendió muy gratamente observar una cierta normalidad, tanto en calles como en establecimientos. Más, las preguntas surgen: es esta la nueva normalidad?. Vamos a presenciar aún mayor mejoría?. Y sobre todo, habremos aprendido lecciones importantes para el futuro?.

La pandemia representa una gran tragedia para la humanidad, los millones de muertos lo atestiguan de modo incontrovertible, lo mismo que los que quedaron con graves secuelas o las víctimas no menos importantes de la ruina económica.

En medio de la escasez de evidencias científicas, lo que impide un abordaje eficiente de la misma, es un hecho que el principal factor facilitador de la terrible expansión del virus es la socialización, o al menos el actual modo de socialización. Y lo grave es que esta es la característica básica del ser humano y de nuestro modo de vida. Se le atribuye a Aristóteles nuestra definición como animales sociales.

Así pues, acostumbrémonos a admitir y adoptar estilos de vida que sin anular estas características las modere y adecúe a un mundo más seguro y saludable. Y no olvidemos que esto ha de pasar inexcusablemente por que también sea más igualitario y solidario. De esta o salimos todos juntos o no salimos.

El Pórtico de la Gloría está ahí desde hace muchos siglos, venciendo muy diversas calamidades. Fue muy reconfortante volver a comprobarlo, y también comprobar la cívica normalidad que se respira en la calles de Santiago. Que dure!.

IMG_1905

Parada discrecional: Tordesillas.

5 May

IMG_1836

Hoy en día (al menos el hoy anterior al coronavirus) todo tiene que ser rápido. Los objetivos han de conseguirse rápido, mejor de inmediato, y por supuesto gratis y sin esfuerzo.

Si de viajes se trata, el asunto es llegar rápido al destino, si se trata de turismo, ver, si se trata de negocios, gestionar, todo ello rápido y volver.

Nada de esas zarandajas de se hace camino al andar, viajes a Ítaca, disfrutar del paisaje o demás. Rápido, rápido, rápido.

Ayer, cuando las enfermedades tenía convalecencia (tendrá el virus que recordárnoslo?), se viajaba en coches de línea que transitaban por caminos locales, entrando en todos los pueblos del trayecto, y había en estos unos puntos, las paradas discrecionales, donde los autobuses se detenían si así lo indicaban los pasajeros, y se esperaba por otros viajeros, constituyendo todos ellos una amistosa comunidad.

Pues propongo para el mañana retornar a esas paradas discrecionales. Nada nos cuesta, sea el que sea el objeto del viaje, programar un retorno más sosegado, parando a disfrutar de las bellezas que nos brinde alguna estación intermedia, gastronomía incluida.

Yo lo hice hoy en Tordesillas, localidad castellana que ostenta el título de «Muy ilustre, antigua, coronada, leal y nobilísima villa».

Muchos momentos transcendentes para nuestra historia tuvieron lugar en ella, lo que le haría merecedora de una visita más prolongada, pero mi modesto objetivo me sirvió para recordar su famoso Tratado, recordar la trágica estancia de Juana I de Castilla, y su participación en el Levantamiento de los Comuneros , y sobre todo, disfrutar de la contemplación de la belleza que encierra el Real Monasterio de Santa Clara, uno de los mejores ejemplares mudares de Castilla y León, con sus aportaciones posteriores.

Mucho más tiempo que tuviera me permitiría contemplar otras numerosas maravillas que encierra la villa, y tener más motivos para la reflexión, pero como alto en el camino que sosiega fue suficiente. Creo que será algo que practicaré en el poco futuro que me pueda quedar, y trataré de convertirlo en costumbre.

Os lo recomiendo.

IMG_1861

A Ítaca (III): Gracias a los bilbaínos

27 Ene

0museodebellasartesbilb

La profunda devoción artística que mi bella acompañante y yo profesamos a Darío de Regoyos nos llevó recientemente a Bilbao para poder degustar la magna exposición que el Museo de Bellas Artes de esta ciudad le dedicaba con motivo de cumplirse el centenario de su fallecimiento.

Podría hablar de dicha exposición, de lo completa y bien estructurada que estaba misma, podría hablar del talento artístico  del protagonista, de su capacidad de asimilación a las vanguardias europeas, de ser un anticipado y quizás el más importante y el precursor, sino el único, de los impresionistas de nuestro país, de su grandeza artística al ser capaz de mantener su libertad intelectual por encima de intereses materiales, aún a fuer de convertirse en un incomprendido, rayano en la marginación, durante muchos años, tanto en vida como después.

Podría también hablar de lo interesante del Museo de Bellas Artes de Bilbao, sin duda uno de los mejores de España, con su completa colección permanente y el interés de sus temporales; por ejemplo en estas fechas coincidían los Cubistas de Telefónica.

1239806424461_f

Podría hablar también de la importancia arquitectónica del Teatro Arriaga, de su belleza decorativa, de sus más de cien años de historia, de su importancia en el devenir de la ciudad, de las biografías de sus importantes arquitectos, incluido el de su restauración. O también podría hablar del trasfondo literario de En el estanque dorado, la obra de Ernest Thompson que tuvimos ocasión de disfrutar, o de las soberbias dotes interpretativas  de Lola Herrera o de Hector Alterio, sus principales intérpretes.

También podría hablar  de las soberbios cualidades gastronómicas de esos excelentes y llamativos pintxos que a cada paso encontramos en los atractivos bares, o de los matices y las delicias gustativas de su sugerente txacolí.

images

Efectivamente, de eso y más podría hablar, pero como para mí lo más importante en la vida es el trato con las personas, prefiero hablar de la amabilidad de gentes con que me topé en Bilbao.

La torpeza que me caracteriza, que ya conocen y de la que son víctimas mis pacientes lectores, se extiende más allá de estas líneas. Es característico que cuando planifique un viaje inexorablemente cumpla dos funestas condiciones, con tanto rigor y persistencia que algún desocupado matemático podría elevarlo a fórmula. A saber, siempre olvido algún elemento de la maleta, eso sí, siempre un elemento distinto para darle más emoción al asunto, y siempre me equivoco en alguna fecha de mis reservas, lo que en ocasiones es motivo de comentarios irónicos, eso sí muy correctos, en alguna recepción de hotel.

Pues bien, al llegar a Bilbao el viernes por la tarde mi bella acompañante me realizó el suave y cariñoso apercibimiento de que las reservas de entradas para el Museo estaban hechas para ese viernes por la mañana, y no para la del sábado como hubiera sido mi sana intención.

Significaría aquello que quedábamos sin cumplir el objetivo principal del viaje?. La amable señorita que nos atendió en la recepción del hotel me sugirió que me acercase en aquel momento, aún eran horas, hasta el Museo, con la seguridad de que podría encontrarse una solución al desaguisado.

Así lo hice, y en la recepción del Museo encontré igual amabilidad, tras reconocer que la equivocación era únicamente mía y que nada tendría que reclamar si no había solución. En este caso a la amabilidad se unía la agilidad mental y la eficacia, y tras una breve consulta de procedimiento a su superior responsable, y dado que mis entradas ya constaban como abonadas, en pocos minutos tenía en mis manos dos invitaciones gratuitas para la sesión del día siguiente por la mañana, que era la que en origen había querido contratar.

imagen-290-124Al final, si bien no mi honor como organizador, al menos sí nuestra curiosidad artística quedaba salvada.

Por todo ello, y por muchos detalles más, durante todo el fin de semana, muchas gracias, pues, a esas amables personas que en Bilbao, con todo desinterés, me dieron una muestra de agilidad mental para salvar circunstancias imprevistas, de eficacia, y sobre todo, sobre todo, de acogimiento y amabilidad.

Alguien dirá que es lo normal. Quizás sí, pero les puedo asegurar que no siempre es así. Pero eso ya es otra historia que quizás les cuente otro día.

bilbao

El Camino Primigenio

6 Nov

catedral-santiago

Un reciente y muy gozoso acontecimiento me llevó, en peregrinación de gratitud a la vida, hasta Santiago de Compostela.

En una más que interesante visita guiada a los tejados de la Catedral, la guía de la misma nos comentó que Santiago es una ciudad que vivió toda su historia para y del peregrino. A fe que es muy exacta tal observación a la vista del ambiente alegre y del gentío de todo origen y condición que pude observar que poblaba sus calles. Una ciudad para el Apóstol, la denominaría D. Fernando López Alsina

Curioso fenómeno este del Camino de Santiago, que a lo largo de la historia, ya desde el siglo IX,  ha adoptado diversas formas y enfoques. Itinerario religioso, frontera política o incluso movimiento de intercambio de ideas y comercios.

alfonso-ii-el-casto

Más no debemos olvidar que este fenómeno de peregrinar a Santiago de Compostela comienza en el citado s. IX en Asturias, y concretamente en Oviedo, cuando su rey Alfonso II El Casto, informado de la inventio del sepulcro del Apóstol, decidió peregrinar con toda su corte al mismo, allá por el año 812, y ordenó construir una iglesia en tal lugar.

Desde entonces, millones de personas se han puesto en camino desde lugares tan alejados como Faro, Brindisi, Belgrado, Budapest, Cracovia, , Gdansk, Helsinborg, Groningen, Alkmaar o Dunkerke, por citar solo algunas referencias europeas, formando con sus huellas itinerarios diversos que acababan confluyendo en el denominado Camino Francés, que desde Pamplona pasaba por Logroño, Burgos y León, por citar solo algunas referencias. En la actualidad, en la Plaza del Obradoiro es posible también encontrar peregrinos provenientes de allende los mares, incluida toda América y Oceanía.

Más desde hace un tiempo, como me afirmaba en el citado viaje el amable Conserje del Parador de Villalba (Lugo), estamos asistiendo a un resurgimiento del Camino del Norte, del que forma parte aquel Primigenio que un buen día, hace más de catorce siglos, comenzase en Asturias.

00007500

Creo que es obligación de todos los asturianos unirnos en un objetivo común, y de modo conjunto y remando todos en la misma dirección, reflexionar, estudiar y potenciar nuestro papel en este interesante fenómeno universal. Es por ello por lo que iniciativas como las del la plataforma Where is Asturias deben significar un ejemplo y un estímulo a apoyar, imitar y seguir.

Por el bien de Asturias. Lo demás sería quedarse fuera del espacio y del tiempo.

270px-Oviedo_croix_Victoire