Tag Archives: Ópera

En el Campoamor (XV): Los trabajos de Hércules.

16 Dic

04-joven-genio-beethoven-musico_a6368b62_800x1102

En esta ocasión podríamos hablar de muchos temas estrictamente musicales. Por ejemplo de la celebración en estos días del 250 aniversario del nacimiento del gran Beethoven, o de la representación por primera vez en nuestro Teatro Campoamor de su única ópera Fidelio, o de su magnífica música orquestal en la que cada nota, como escuché decir alguna vez al maestro Achúcharro, está en el sitio que tiene que estar, o de la no menos grandiosa parte coral.

De todo eso podríamos hablar, así como de la belleza de las voces, de la más que atinada actuación del coro, de la precisa dirección del maestro Marc Piollet, que llevó a la orquesta, nuestra Oviedo Filarmonía , a altas cotas expresivas, bien empastada y con muy adecuados balances. Y también se podía hablar de una escena, dirigida por Joan Anton Rechi , con una acertada intemporalidad, que sin extravagancias ni provocaciones se adecuaba perfectamente a la trama y sus sentimientos.

Respecto del libreto, ya sabemos que en la ópera se producen gran cantidad de licencias poéticas que nos pueden sorprender por aparentemente extemporáneas, e incluso caducas. Pero hemos de esforzarnos en juzgarlas a la luz de las circunstancias de la época referida. En este caso, tenemos la suerte de que el gran Beethoven abarca el final del XVII y principios del XIX, donde se está alumbrando el nuevo mundo de la Ilustración y las Luces, y en el que el genio de Bonn lucha por un mundo que quiere mejor, donde se instauren los valores de la libertad y la igualdad, por lo que la referida intemporalidad escénica está más que justificada.

Otrosí digo que podríamos hablar de todo eso, pero de lo que quiero hablar es del titánico trabajo e insuperable esfuerzo de todo el personal y directiva de la Fundación Ópera de Oviedo, así como de los artistas, dirección musical y de escena, cantantes, músicos, coro, y cuantas personas han colaborado para que estas representaciones hayan sido posibles.

Antonio_del_Pollaiolo_-_Ercole_e_l'Idra_e_Ercole_e_Anteo_-_Google_Art_Project

El león de Nemea, la hidra de Lerna y el jabalí de Erimanto, junto con otras bestias, unieron sus pérfidos esfuerzos bajo la forma de virus coronado, dejando nuestra sociedad, incluida su cultura, cual establo de Augías . Y hubieron de ser los esforzados miembros de la Fundación, junto con todos los anteriormente nombrados los que con titánico esfuerzo, entusiasmo, generosidad sin límites y sin perder nunca la sonrisa, han llevado a buen puerto el hercúleo trabajo, digno de los doce clásicos, de conseguir conciliar en un mismo mes dos títulos simultáneos. Qué yo sepa (y si alguien me corrige, estoy dispuesto a aceptarlo), algo que nunca se había dado en ningún teatro de ópera.

Simplemente queda levantarse el sombrero y exclamar: enhorabuena y muchas gracias.

fundacion-opera-de-oviedo-l-17