Tag Archives: Libros

Ex Libris (I): Los libros son (no solo) para el verano.

31 Jul

Evidentemente. Los libros son para todas las épocas del año, pero por alguna razón parece que en verano nos proponemos leer más, incluso aquellos libros con los que, por su densidad o longitud ,no nos decidimos durante el resto del tiempo.

Como quiera que sea, es este un buen pretexto para repasar y compartir mis lecturas veraniegas de este año.

Comenzaremos con un best-seller, más no se asusten ni escandalicen mis pacientes lectores. Sí, ya sé que en general los buenos aficionados a los libros consideran a estos ejemplares unos especímenes producto de la mercadotecnia de algunas editoriales, carentes de calidad literaria y de interés en su contenido.

Pues bien, en este caso se trata de todo lo contrario. Patria, de Fernando Aramburu, ocupa el segundo lugar en las ventas de libros en España de 2017, así como el Premio de la Crítica de 2017, el Premio Nacional de Literatura de 2017, y el Premio Francisco Umbral al Libro del Año.

Es un producto de muy alta calidad, tanto en lo estético y literario como en lo estructural y conceptual. Tiene una prosa exquisita, a la par que sencilla en el mejor sentido del término (o quizás por ello), elegante y muy cuidada. El ritmo, más que adecuado, sabe atrapar al lector, lo que hace que a pesar de su extensión se lea con avidez.

Además ese ritmo también forma parte importante de su significado, y unido a su cuidada estructura consigue que temas tan duros y dramáticos lleguen al lector de forma serena e incluso sean capaces de dejar vislumbrar cierta ternura y humanidad.

La exposición sosegada, descriptiva y sin juicios de valor, dejando que cada lector se haga su propia composición de los hechos, pero sin caer en una equidistancia, en el sentido peyorativo del término, es, a mi modo de ver,  el núcleo fundamental de su discurso conceptual.

Sin duda es libro de obligada lectura para todos los que quieran (y todos deberíamos querer) profundizar en nuestra historia, desde una perspectiva humana, y además gozar de una buena literatura.

La segunda recomendación, Los pacientes del Doctor Garcíade Almudena Grandes, comparte con el anterior algunas de sus características principales. Una literatura exquisita, un ritmo trepidante, que atrapa al lector, en ocasiones con carácter cinematográfico de thriller de suspense, y frecuentes flashbacks, tan característicos de la autora, al menos en las otras novelas de la misma saga, que confieren a este libro una estructura muy característica, más barroca y entrecruzada, tras la que se vislumbra un trabajo de documentación histórica muy riguroso, que permite conocer hechos en ocasiones sorprendentes.

Tampoco le fue a la zaga al anterior en éxito de público, pues ocupa el cuarto lugar entre los libros españoles más vendidos en 2017, y aún insistiendo en que eso no necesariamente tiene que ser un mérito literario,  no es menos cierto que …algo tendrá el agua cuando la bendicen.

La idea de Almudena Grandes de realizar una serie, con el título Episodios de una Guerra Interminable, al modo de los Episodios Nacionales de Pérez Galdós, a los que hace continuos guiños, y de la que este libro hace el cuarto, me parece un gran acierto, pues profundiza en el conocimiento, muy poco explicitado y en muchas ocasiones intencionalmente ocultado y/o desvirtuado, de una época trágica de nuestra historia, la posguerra, que en algunos aspectos fue desgraciadamente más cruel que la propia Guerra (In)civil.

No se trata, como alguien sesgadamente pudiera argumentar, de reabrir viejas heridas, se trata de buscar el ciceroniano logro de la consciencia (conocimiento), sin la cual la sociedad no puede llevar una vida sana. No olvidemos que lo mismo que hay enfermedades individuales, también las hay sociales. Y si de una persona que, desgraciadamente, pierde la memoria o la consciencia, decimos que padece una demencia, que diremos de una sociedad con similar sintomatología?.

También, sin duda, libro de obligada lectura por los mismos motivos que el anterior, y que formará parte del bagaje de valores que me gustaría transmitir a mi descendencia.

Alguna lectura más hubo, pero por no llevar al límite la paciencia de mis generosos lectores, y porque conforman otra cara distinta de ese poliedro irregular que es la vida y de las muchas que la literatura nos permite gozar, lo dejaremos para un siguiente capítulo.

Palazzo Madama (Roma) Cicerón hablando ene Senado.- Cessare Maccari (1882-1886) Palazzo Madama (Roma)

A la orilla

17 Ago

…porque la cultura es la patria común de las personas civilizadas (Álvaro Ruiz de la Peña).

La orilla es un buen lugar.

Si es a la orilla del camino, no entorpeces al caminante, al tiempo que estás al tanto de quien pasa, y de las historias que relata.

Si es a la orilla del mar, la vista se ensancha en el horizonte, el rumor de las olas te regala su melodía, y habitualmente la brisa  te acaricia.

En cualquier caso, un buen libro es la perfecta compañía.

Y esto es lo que nos regala Álvaro Ruiz de la Peña, o por mejor decir nos lo regalan Elena de Lorenzo, Ramón D’Andrés y Xulio Viejo, coordinadores del volumen titulado Estudios Escogidos. Homenaje al Profesor Álvaro Ruiz de la Peña Solar, que con motivo de su jubilación decidieron realizar en Ediciones de la Universidad de Oviedo.

Los citados coordinadores esbillaron de entre la amplia bibliografía del Dr. Ruiz de la Peña veintinueve excelentes artículos, agrupados en tres epígrafes que reflejan las predilecciones intelectuales del justamente homenajeado. A saber, el Siglo XVIII, la Lengua y literatura asturianas, y la Literatura española, siglos XIX y XX, precedidos de un prólogo que titulan Palabras Preliminares, preñado de sentimiento y amistad, a la par que ingenio y concisión, en el que dibujan perfectamente su personalidad, dibujo que suscribo totalmente desde el honor de su amistad: …proverbial talante reflexivo e independencia intelectual…concepto inclusivo…profunda imbricación en su realidad social y cultural…

Con un excelente retrato fotográfico del homenajeado al comienzo, retrato de hondo calado psicológico,  y la citada Bibliografía completa al final se acaba de dar forma a un volumen de muy cuidada edición y estética.

Dice un buen amigo común que Álvaro de todo lo que escribe, escribe bien, incluidas aquellas añoradas columnas periodísticas, que, por cierto, por qué se acabaron?, cuando volverán?.

Además en sus escritos vemos (pag. 283) como, al hablar de lo que denomina realismo sucio o dirty realismo, nos muestra que nada de lo humano le es ajeno (cine, música, pintura,..), contemplándolo todo con una visión integradora, como no podía ser de otra manera en un auténtico humanista. Visión integradora que alcanza su máxima expresión cuando analiza siempre la evolución y expansión de las lenguas y literaturas españolas no castellanas desde la perspectiva de la evolución social de sus respectivas comunidades.

Poco sé de Álvaro y su obra como escritor, y por tanto desconozco si ha escrito mucha, poca o ninguna poesía. Y aunque lo supiera poco importaría, pues no tengo las capacidades necesarias para hacer su crítica, pero sí puedo saber como lector que en muchas ocasiones (Un recorrido por la poesía de Celso Amieva, o La prosa desterrada de Aurora de Albornoz), su prosa, incluso en la crítica, alcanza altas cotas poéticas.

Por otra parte, no se limita Álvaro a realizar un investigación descarnadamente erudita sino que reflexiona sobre los paralelismos de las épocas históricas (La concordia amenazada: El Aristarco, un periódico ovetense del Trienio) mostrando con tales paralelismos su interés por el presente y su compromiso ético.

Ese humanista interés integral antes señalado adquiere un especial significado en el mundo musical. A lo largo de muchos de los artículos hay detalles y menciones que lo atestiguan, pero es en Las impresiones y diarios de viaje de Isaac Albéniz. Diarios, dietarios y anotarios donde adquiere singular magnitud. Su personalísima relación con el piano queda patente en todo el artículo, en el que muestra sus altísimos conocimientos musicales, y así como la gran admiración que manifiesta por Albéniz, dejando entrever una cierta semejanza en ideología y gustos estéticos.

Otro aspecto ejemplar del Prof. Ruiz de la Peña es su continua reivindicación y testimonio de los valores cívicos. Y entre los muchos a los que podíamos aludir, nos parece interesante destacar la honestidad intelectual (ya señalábamos más arriba que su prologuistas destacaban la independencia intelectual como uno de los rasgos definitorios de su retrato psicológico y ético), y consecuentemente con lo anterior, su sentido de la autocrítica.

En ese entrañable artículo titulado Aquellos hispanistas, estos amigos (una memoria personal) en la que el autor esponja sus emociones, nos relata sus trabajos frustrados, incluida su tesis doctoral, interpretados, más que como errores, como motivos de aprendizaje. Solo un alma noble, que busca la verdad desinteresada, más allá de oropeles vanos, es capaz de tal generosidad. Y siempre, lo reiteramos una vez más, con esa su visión inclusiva, que lee la historia en clave de visión social de conjunto y de evolución.

Así pues, lectura más que recomendable, yo diría que obligatoria, para todas aquellas personas que crean, creamos, que los goces del espíritu pueden contribuir a hacer nuestra vida un poco mejor y este mundo un lugar un poco más habitable, y muy especialmente para los que sigan, sigamos, teniendo fe en la razón y amando nuestras raíces.

 

 

La selección del mes.

29 Nov

1557044

Aclaremos rápidamente el asunto para no crear equívocos. No se trata de que este disco se haya publicado recientemente como novedad. Se trata de un disco que, como se puede deducir de la portada, es ya bastante añejo, pero  que durante este mes he escuchado con mayor asiduidad.

Aclarado este asunto digamos que contiene dos conciertos para piano de Beethoven. En primer lugar el nº 5, en mi bemol mayor, op. 73, el famoso “Emperador”, y a continuación el nº 2, en si bemol mayor, op. 19, y que, como sabemos, realmente es el primero que escribió el genio de Bonn.

Podríamos calificarlo de un disco valiente, fundamentalmente por su estructura. Somete a la consideración del oyente sendos conciertos de dos épocas distintas de Beethoven; uno, el nº 2, de la primera, iniciado en 1794 e interpretado por primera vez en marzo de 1795, cuando predominaba el Beethoven intérprete, que pretendía llegar a la cumbre de los pianistas, sobrepasando a la pléyade de ellos que en aquellos días poblaban Viena, y otro, el nº 5, de su segunda época, compuesto en 1809 y estrenado en noviembre de 1811, cuando ya el genial compositor estaba en todo su apogeo. Incluso, del primero el propio autor llegó a hablar con un cierto desprecio, manifestando que no se trataba de una de sus mejores obras, mientras que del segundo se sentía orgulloso, hasta el punto de no permitir que su editor lo denominase con otro nombre que no fuera “Gran Concierto”.

Y, sin embargo, así las cosas, los intérpretes los colocan juntos, con el riesgo de la comparación, y yendo aún más allá, colocan en primer lugar al Emperador, y luego al que fue minusvalorado por su propio autor. Pero claro, eso pueden hacerlo tres genios como son Ashkenazy, Sir Solti y la Sinfónica de Chicago. En una interpretación que si en el Emperador se pone de manifiesto toda la grandiosidad, magnificencia y belleza conceptual, la “arquitectura beethoveniana”, que todo el mundo le admira, al nº 2, lo convierten en una obra primorosa, de una belleza estética admirable, con un segundo tiempo que es un gozo de sutileza, intimismo y romanticismo.

Retrato de Ludwig van Beethoven.- Joseph Willibrod (1804)

Retrato de Ludwig van Beethoven.- Joseph Willibrod (1804)

En ambos casos Ashkenazy alcanza un asombroso dominio de las dinámicas, consiguiendo en ocasiones momentos de gran introspección y lirismo, con pianísimos cristalinos y con un punto dulces, para posteriormente derrocharse en esa magnificencia ya comentada, en un torrente de sentimientos puramente románticos. Sir Solti conduce esa máquina perfecta que siempre fue la Sinfónica de Chicago, consiguiendo una concertación milimétrica con el solista en ese continuo carrusel sentimental.

Este diálogo de los dos conciertos, que van desde las reminiscencias del clasicismo del nº 2 al pleno romanticismo del nº 5 nos permite contemplar al artista genial que quiso romper la rigidez de las formas y abrir ventanas a inmensos horizontes de libertad. Fue persona que vivió etapas convulsas, de finales del s. XVIII y principios del s. XIX (Revolución, auge y caída de Napoleón, Congreso de Viena, ascensión de la burguesía, irrupción de la ideología liberal, revolución industrial), y que siempre desde su arte supo responder a un compromiso social, apostando por la transformación radical de los fundamentos estéticos, y buscando el discurso en el colorido tímbrico que reflejase sus estados de ánimo, como anteriormente reseñábamos, con un piano, su instrumento favorito, que bucea en su intimidad y una orquesta que prolonga la expresión de sus aspiraciones monumentales.

Este artista genial y comprometido, que en 1792 se instala definitivamente en Viena, realiza estudios universitarios, con especial querencia por la filosofía, y entra en contacto con ideales revolucionarios y republicanos que siempre defendió, es también hijo de su pasado, de unas ideas que tienen sus antecedentes en décadas anteriores, donde los artistas se esfuerzan en romper moldes y convenciones.

Esta época del XVIII en la que  la burguesía ilustrada en auge se esfuerza en la búsqueda del progreso y de un mundo más racional, cuestionándose ideas y estéticas, podría ofrecernos multitud de textos y autores para maridar con nuestro disco. Por no ser menor entre todos ellos, y por proximidad, se me viene a la mente nuestro paisano D. Gaspar Melchor de Jovellanos, nacido en Gijón en 1744. Y de su muy fecunda producción literaria, su Elogio de las Bellas Artes, discurso pronunciado en Real Academia de San Fernando en 1781. Contaba por entonces Beethoven 11 años. Ya había realizado su primera actuación en público, y publicado su primera composición. Al año siguiente dejará la escuela, y 2 más tarde obtendría su primer empleo en la orquesta de la corte del príncipe de Colonia, Maximiliano Francisco.

filename-1-26

D. Gaspar Melchor, hombre de visión enciclopédica en las dos acepciones que el DRAE concede al término, fue no solo un teórico, porque no le dejaron ser práctico, de la reforma (Informe sobre la Ley Agraria, Informe sobre espectáculos, Exposición al Príncipe de la Paz como respuesta a once puntos sobre instrucción pública en España, Informe sobre la reforma de cárceles, etc., etc.sino también un literato, con composiciones teatrales y poéticas de mayor o menor fortuna y libros de viajes, además de sus múltiples escritos e informes de orden pedagógico, económico, etnográfico, jurídico o político.

Y sintió una especial preocupación por el arte, de la que el librito que comentamos, pequeño en tamaño pero muy grande en contenido, es una muestra, y que, como citamos anteriormente, fue encargado por la Academia de San Fernando, de la cual era miembro de número, lo mismo que de las de Historia y de la Lengua.

En el prólogo de dicha obra, D. Javier Portús Pérez la considera un texto fundamental para la historiografía del arte español, puesto que, en sus palabras, es la primera vez que se superan esquemas estrictamente biográficos, y se pone la pintura en relación con fenómenos de órdenes sociales diversos que configuran la experiencia histórica, dando lugar al nacimiento del concepto moderno del arte en España.

220px-francisco_de_goya_y_lucientes_-_gaspar_melchor_de_jovellanos

Y a quien asignamos el maridaje pictórico?. Instintivamente, máxime escribiendo estas líneas desde Zaragoza, pienso en Goya. Con ambos genios anteriormente citados comparte su sentido ilustrado y su profundo compromiso social. Con Jovellanos comparte el hecho de haberlo retratado en más de una ocasión, así como lo que hoy en día Facebook denominaría amigos comunes; y con el músico genial anecdóticamente compartiría la sordera, lo que sin duda a ambos condicionaría sus caracteres y ese punto hosco y de difícil sociabilidad.

Dicho esto, que cuadro escogeríamos de Goya?. Difícil tarea tanto por la gran calidad de toda su, además, cuantiosa producción como porque son infinidad los que cumplen los requisitos antes señalados. pero como me veo obligado a señalar uno, me quedo con El perro semihundido.

goya_dog

Cuadro que forma parte de sus Pinturas negras procedentes de las paredes de la Quinta del Sordo; siempre resulta misterioso para cualquier observador.

Aquel joven que se sabía artista, y que quería alcanzar la fama, se lanzó a la aventura, y sin apenas recursos se fue a Italia a empaparse del arte de sus predecesores. Allí ya alcanza una mención especial del jurado en un concurso de Parma con el cuadro Anibal contempla por primera vez Italia desde los Alpes, que, por cierto en la actualidad está en el museo asturiano de la Fundación Seldas-Fagalde, en El Pito (Cudillero).

img_4935

A su vuelta a Zaragoza se dedica a la pintura religiosa, lo que le proporciona importantes beneficios económicos y un sólido prestigio profesional. Por eso y por la influencia de su cuñado Bayeu es llamado a la corte, y en Madrid alcanza las máximas cotas de éxito artístico, a lo que no es ajena por cierto, entre otros factores, su amistad con Jovellanos.

Pintor de gran perspicacia psicológica en sus retratos, es también un mordaz notario de su  sociedad con las series de grabados y un decidido y valiente denunciante de los desastres de la guerra, tanto con la serie de grabados del mismo nombre como con los cuadros referentes a los sucesos de mayo de 1808.

No ajeno a dificultades socio-políticas y económicas en el periodo de la Restauración, tanto por sus pensamientos como por los círculos de amistades en los que se movía, quizás alcance su cumbre artística en el Trienio Liberal con las Pinturas negras, que, como decíamos, decoraban su Quinta del Sordo y de las que El perro semihundido, era una de ellas, y en la que desde el punto de vista estético se acerca incluso a la abstracción, y desde el punto de vista de su contenido nos sumerge en todo un posible proceso interpretativo psicoanalítico.

img_4933

Tres inteligentes personas que comprometieron su vida en la búsqueda de su verdad y de la belleza, y que con ello contribuyeron a facilitarnos que sea un poco más fácil habitar este duro mundo. Gratitud y honra para su memoria.

Otras referencias:

http://www.beckmesser.com/entrevista-con-solti-recuperada/

https://www.youtube.com/watch?v=VJ2uv6RhN3Q

https://www.museodelprado.es/actualidad/exposicion/metapintura-un-viaje-a-la-idea-del-arte/1d0500f9-5f3c-4ad0-a345-5626e65fa702

http://www.temasdepsicoanalisis.org/perro-semihundido/

La manta

20 Jul

Allá, en algunos lugares de Iberoamérica, denominan manta a una amplia tela, habitualmente de algodón, que entre otras muchas utilidades también puede servir como pancarta. En tales casos la manta suele encabezar las manifestaciones. Así, presenta, reivindica, iguala, hace equipo, y hasta protege, al menos psicológicamente.

En esas ocasiones la manta suele ser elaborada por mujeres, que van añadiendo retal a retal, cada una a su manera y en su turno, el producto de su imaginación, y por tanto de sus sentimientos, con los materiales que tienen más a la mano, formando un conglomerado heterogéneo, de estética diversa, pero que expresa una emoción común.

FullSizeRender-4

Pues bien, esto es lo que Laura Restrepo nos presenta en este libro. Personajes que a retazos,  desde estéticas muy diversas, van conformando una realidad que en alguna medida la construyen y en otra medida mayor los construye a ellos. Y ahí, la autora va profundizando en las circunstancias que van determinando la vida de los personajes. Lo hace desde un detalle y una sensibilidad admirables, al tiempo que mantiene una elegancia lingüística y un ritmo que sin apenas darnos cuenta nos va arrastrando, implicando y, lo que es más importante, emocionando.

Novela de las denominadas corales en la que múltiples voces van relatando su visión de una trama más o menos policiaca, al tiempo que se nos van mostrando realidades que muchas veces nuestra sociedad prefiere no ver, como el mundo intracarcelario o el de los espaldas mojadas, todas ellas agravadas en su padecimiento por el hecho de ser mujer.

Buena literatura que nos entretiene al tiempo que nos instruye y nos da que pensar. En definitiva, más que recomendable.

Reflexiones breves (XV): Honor a un padre de la humanidad: Semmelweis

16 Ago

Un muy inteligente y generoso amigo tuvo la gentileza de regalarme dos estupendos libros de un autor al que, en mi enciclopédica ignorancia, desconocía. Estos libros son Semmelweis, ensayo novelado sobre la biografía de este gran padre de la humanidad, y Viaje al fin de la noche, su novela más famosa al decir de la crítica autorizada.

Dicho autor es Louis-Ferdinand Céline. Por lo que pude leer en ambas obras es un estupendo prosista y un muy apasionado y mordaz pensador. Con un ritmo turbulento, parece que gustaba de vivir siempre contra corriente, sin renunciar a una expresividad extrema, donde de la forma más vitriólica mostraba el lado más esperpéntico y cínico de las personas y de la vida. Su libertad a la hora de desnudar su pensamiento hasta extremos inconvenientes le llevó a ser rechazado en muchas ocasiones, incluso después de muerto. Muy recientemente, en 2011, el gobierno francés fue forzado a cancelar el homenaje que le pretendía rendir, por la fuerte presión de diversos grupos sociales ante sus opiniones antisemitas, a pesar de ser el autor más traducido y más popular, tras Marcel Proust, de la literatura francesa del siglo XX.

400px-L.-F._Céline_c_Meurisse_1932

Los múltiples avatares de su azarosa vida le condujeron por muy variopintos derroteros, incluido el de estudiar medicina bajo la influencia del Dr. Athanase Follet, con cuya hija llegó a casarse, o el de integrarse en la Sociedad de Naciones como experto en cuestiones de higiene, lo que le permitió realizar innumerables viajes a América y Africa.

Tal vez por este motivo, tal vez por otros, quien lo sabe?, en 1936, cuando ya tenía abundante y polémica obra publicada, y se le podía considerar un autor con notoriedad, publica su apasionante y apasionado ensayo sobre la biografía del gran médico húngaro Ignác Semmelweis.

Ignác Semmelweis

Ignác Semmelweis

Podría decirse que Semmelwis y Céline constituían uno de esos episodios de Vidas Paralelas que con tanto éxito Plutarco convertiría en un clásico universal. Ambos defendieron con ardor las ideas de las que estaban convencidos, aún cuando tuvieran que ir en contra no ya de la moral imperante sino incluso del orden y del poder establecidos, llevándoles tal lucha, más en el caso del primero, hasta los aledaños del desequilibrio mental, y en ambos casos a la marginación y a la muerte en la pobreza y el desprecio social, para que posteriormente, cuando ya era demasiado tarde para ellos, fueran reconocidos sus méritos y su grandeza profesional.

Semmelwis llevado de su vocación médica, es decir de su preocupación desinteresada por el bienestar de sus semejantes, supo ver la causa y la solución de una situación trágica que convertida en una auténtica plaga, segaba miles de vidas humanas, sobre todo, y como siempre, entre las mujeres más desfavorecidas, la fiebre puerperal, e implícitamente la vía de transmisión de las infecciones por contacto directo. Pero como la aplicación de la solución por él sugerida atentaba contra el orden establecido en la profesión y los modos de acción de los ostentadores del poder en la misma, que lo consideraba un ataque a su profesionalidad, lo que posteriormente sería admitido como evidencia fue negado, atribuyéndolo al desvarío de un delirante.

Ignaz_Semmelweis_1861_Etiology_front_page

Rechazado y vituperado por todos, moriría internado en un sanatorio mental y prácticamente olvidado. Sin embargo, en la actualidad la medida por él propuesta, el lavado de manos, se repite cientos de miles de veces cada día en todos los quirófanos y dispensarios médicos del mundo, y la profesión que le negó, lo ensalza por la agudeza de su visión clínica, una universidad húngara lleva su nombre, una estatua suya se erige a la entrada del mismo Hospital General de Viena de donde fue expulsado, y la UNESCO celebra el 150 aniversario de su muerte, que se cumplió hace unos días (los autores no se ponen de acuerdo en la fecha concreta).

semmelweis estatue

Como quiera que sea, aprovechemos para rendir un merecido homenaje de reconocimiento y gratitud a tan extraordinario personaje, y para reflexionar y agradecer el sacrificio de tantas y tantas víctimas anónimas como Semmelweis de la ignorancia y prepotencia.

Para finalizar, dado que como alguien dijo lo que gratis se recibe, gratis se debe regalar, a continuación dejo a mis pacientes lectores el enlace a la mencionada biografía, en la seguridad de que su lectura les ha de producir gran satisfacción y le sabrán sacar mucho más provecho del que estas torpes líneas puedan reflejar, junto con la invitación a profundizar y deleitarse en la prosa de Céline.

IMG_0241

Regalos de la amistad

5 Jul

DONDE-Y-COMO-SE-GESTO-EL-IDIOMA-ESPANOL

Mi buen amigo Francisco Martín Angulo encarna una teoría que me es muy afín, a saber, que nunca es tarde para embarcarse en aventuras o emprender tareas que a uno le ilusionan. Así que estando ya jubilado tomó la decisión de comenzar a escribir relatos de mayor o menor extensión y de temática muy diversa.

El último de ellos, y que justifica esta breve reseña, quiso presentarlo en sociedad en ese ágora cultural que en nuestra ciudad es el Club de Prensa Asturiana, del diario La Nueva España, y me brindó el regalo de amistad de invitarme a compartir con él tal presentación.

Para quien pudiera estar interesado, y por no extenderme ni repetirme, añado el enlace a lo pronunciado en aquel agradable acto: LA NOVELA DE PACO, y lo que es más importante que mis palabras,  el enlace a su edición, tanto en papel como en formato digital.

Deseo que lo disfruten, y estoy seguro que no les dejará indiferente.

IMG_7322

Reseña breve (XIII): Una agradable velada

25 Mar

IMG_0187

Chelo Veiga, responsable de la Biblioteca Municipal “Sara Suárez Solis”, dinamizadora cultural muy activa, y sobre todo entrañable y excelente persona, tuvo la gentileza de invitarme a compartir un acto de su club de lectura.

Fue para mí una suerte y un placer compartir tan agradable velada con unas personas, por supuesto mayoritariamente mujeres, tan cordiales, cultas, atentas y apasionadas lectoras.

IMG_0186

Escogí para la ocasión, como pretexto en el variado sentido del término, la novela titulada El mal de la rosa, firmada por Blas de Aces, pseudónimo tras el cual está el humanista y excelente historiador, gran médico y mejor persona José Ramón Tolivar Faes, y que constituye una autobiografía novelada del gran Dr. Casal.

Por no repetirme de lo allí expuesto, a continuación adjunto el texto en formato pdf:

https://libreoyente.files.wordpress.com/2015/03/tolivar-charla-definitiva-21.pdf

Mi gratitud a Chelo y a todo/as lo/as asistentes, de quienes pude percibir mucha amistad.

2008-08-02_IMG_2008-07-26_02.28.12__422027

El cuarteto musical

28 Dic

IMG_0168

Mientras me dejo llevar por el placer del Opus 18 de Beethoven, concluyo la lectura de uno de los libros que mejor impresión me causó en los últimos tiempos, el titulado El cuarteto de cuerda. Laboratorio para una sociedad ilustrada, obra de Cibrán Sierra, violín de esa excelente formación que es el Cuarteto Quiroga, y publicado en Alianza Música, en su colección Biblioteca básica.

Ciertamente para cualquier aficionado a este arte, un libro sobre esta forma musical tendría ya de entrada muchas probabilidades de éxito, pero es que además encierra muy interesantes sorpresas más.

Desde el punto de vista literario es elegante, ameno y muy claro. Además es una obra sobre música que puede leer cualquier aficionado, aunque no sea conocedor de sus tecnicismos. Inevitablemente el autor debe en ocasiones referirse a ellos, pero su lenguaje es tan claro, su escritura tan expresiva y su capacidad didáctica tan evidente que en unas estupendas Notas nos aclara conceptos como armonía, tonalidad, bajo continuo, fuga, timbre o afinación de modo que todos, y les aseguro que yo no soy ningún experto, podamos entenderlo.

Por otra parte el autor muestra tener una muy amplia y profunda cultura, haciendo suya la actitud que cita de Brahms, que demuestra sobre todo en el plano de la historia, lo que una vez más contribuye a la amenidad, claridad y rigor de la obra.

Pero para mí, lo que más me gustó del libro es la continua y razonada relación que establece entre esta excelsa forma musical, el cuarteto, su trascendencia histórica, hasta la actualidad, y su compromiso con el desarrollo de los conceptos de diálogo entre iguales, libertad, y, por ende, ciudadanía democrática.

La música deja de ser un entretenimiento estético de snobs que acuden a los conciertos como a cualquier otro acto social para convertirse en una escuela de ciudadanos libres, con conciencia crítica y responsabilidad cívica y social.

Un consejo sincero: Regálense el libro por estas fechas, el precio es asequible, y si son aficionados a la música disfrutarán hasta límites insospechados, y si no lo son, pero son personas con amplio interés por la vida, seguro que descubrirán un nuevo horizonte que los llevará lejos.

Feliz Navidad!

Reseña breve (XI): Sobre un muy buen libro.

17 Mar

Untitled-1-p1

Dice la sabiduría popular, y yo respeto mucho la sabiduría popular, que Quien tiene un amigo tiene un tesoro. Si ese amigo además regala conocimiento y belleza, entonces la fortuna nos sonríe doblemente.

Y eso es lo que me pasa a mí con Antonio Blanco. Antonio es un hombre inteligente, sereno, reflexivo, poseedor de un vastísimo trasfondo cultural y una gran sensibilidad artística, y todo esas sus virtudes nos las ha regalado recientemente a sus amigos, y a todo aquel que quiera leerlo, quintaesenciado en un libro titulado Las claves de la motivación, que publica Ediciones B, y que hace pocas fechas fue presentado en la Librería Cervantes, de Oviedo.

Me precio de que mi sentido de la amistad no turba mi objetividad, y aunque la primera es evidente y manifiesta, os recomiendo muy vivamente esta lectura por sus muchos intereses. El libro se vertebra sobre una estructura muy sólida en contenidos teóricos y conceptuales que el autor sabe desgranar de forma fluida y didáctica. Se reconocen tanto su experiencia docente como de divulgador cultural. Eso añadido a un lenguaje claro y limpio hace que esta obra sea muy apetecible tanto para los que desean profundizar en los ámbitos teóricos de la motivación y otros aspectos del psique humano como para los que quieran recrearse en un relato de un viaje sobre aspectos diversos de la cultura y la naturaleza de las personas.

images-3

Trufado de anécdotas de personajes conocidos del ámbito de la cultura, las ciencias o las artes, o de otros seres hasta ahora anónimos,  tiene un ritmo de lectura ágil y muy entretenida.  Así vemos pasar por sus páginas a Madame de Pompadour, Astor Piazzollla, José Luis Sampedro, Dalí, Pepín Bello y un largo etcétera, al lado de personajes desconocidos pero no menos valiosos como Dña. Amparo Escuder Martín o D. Antonio Calvo Pantojo, que nos van mostrando de forma práctica la navegación en pos del logro, la afiliación o el poder, y la utilidad de desarrollos teóricos como los de Maslow, Gardner o Rogers, entre otros muchos motivos para motivarse, al tiempo que interesantes reflexiones estéticas o culturales.

Como no podía ser de otra manera, dado el rigor científico y metodológico del autor, el libro se cierra con una más que interesante sección de bibliografía originalmente comentada, dadas también las cualidades literarias del autor, que titula Aplausos.

En definitiva, una publicación que deleita e instruye. Qué más se puede pedir?. Esperemos que la trepidante implicación social del autor, necesaria y admirable por otra parte, no nos prive de nuevas publicaciones suyas, y en cualquier caso muchas gracias por la presente, que recomiendo muy sinceramente a mis pacientes lectores.

item

Reseña breve (X): En el Palacio de Congresos con Muñoz Molina

23 Oct

Munoz_Molina_Antonio_Koeln_160911

Algunos artistas dicen que el principal reconocimiento es el aplauso de su público. Y a fe que lo tiene Muñoz Molina al contemplar la presencia de más de mil lectores de todos los clubes de las bibliotecas públicas de la Comunidad Autónoma de Asturias y de Cantabria, que se congregaron en el Palacio de Exposiciones y Congresos “Ciudad de Oviedo” para rendirle tributo de admiración y cariño.

Insensato sería por mi parte descubrir a estas alturas la valía literaria de Muñoz Molina. Con un amplio bagaje de publicaciones (novelas, relatos, ensayos, artículos), se hizo acreedor de numerosos premios, algunos tan importantes como el Premio de la Crítica o el Nacional de Narrativa, y otros de tanta popularidad como el Planeta. Por estos y otros méritos es Doctor Honoris Causa de tres universidades y Académico de la Lengua. Y ahora el Príncipe de Asturias, motivo por el cual tenía lugar el acto reseñado.

Definido por algunos analistas como “intelectual comprometido con su tiempo, defensor de la tolerancia y muy crítico con la corrupción política”, en los momentos presentes ve incrementada su popularidad por la publicación el año pasado de su ensayo Todo lo que era sólido, que más que una radiografía es una resonancia magnética de la situación de crisis cívica y descomposición social en la que vivimos, dado el innumerable número de cortes y la precisión de los mismos con que retrata dicha situación.

descarga

Les recomiendo muy encarecidamente la lectura de dicha obra. En ella encontrarán, desarrolladas en un lenguaje exacto, limpio, brillante y con un ritmo ameno, muchas claves y motivos de reflexión. No es menos cierto que como una única solución mágica no la tiene nadie (quizás entre todos, tengamos pequeñas partes que pueden formar un todo), el autor tampoco, y quien esperase esto pudiera quedar al final con una cierta perplejidad, lo cual también puede ser otro motivo de reflexión.

En el encuentro al que nos referimos, con un estilo pausado, elegante, reflexivo, sereno y afable, Muñoz Molina, a preguntas de los representantes de los clubes de lectura presentes, previamente seleccionadas por los organizadores, pasó revista a los procesos creativos, tanto en su génesis como en su desarrollo, con detalles anecdóticos muy pedagógicos, a las reflexiones que para el propio autor el mismo genera, a su inmersión en una cultura distinta, como es la norteamericana, y a algunos conceptos de trascendencia cívica como pueden ser lo erróneo de la excesiva simplificación en el análisis histórico, o la trascendencia de la educación pública o el respeto por la ley como pilares de una auténtica convivencia democrática.

Como no podía ser de otra manera, al final el autor recogió el cariño que todos los presentes habían ido a dispensarle.

Muñoz Molina, como otros muchísimos clásicos, para ser un gran literato no precisa de premios, ni tan siquiera del Príncipe de Asturias.

descarga (1)