Bien novelada

12 Nov

Es común denominar a la ciudad de Oviedo la bien novelada. Vetusta, Pilares o Lancia son nombres que se atribuyen a la ciudad en novelas de tanta enjundia como La Regenta,  Tigre Juan, o El Maestrante, respectivamente. Incluso en otros casos aparece con su propio nombre, como en Nosotros, los Rivero.

La cosa no para ahí. D. José I. Gracia Noriega tiene, entre su prolífica obra, una titulada Oviedo en los libros, y D. J. Evaristo Casariego otra con el título de Oviedo en la historia y la literatura a través de 1.200 años, prologada por D. Antonio Masip, quien también echa un cuarto a espadas sobre el tema.

IMG_0567                           IMG_0568

Más no es este el tema de la presente entrada, sino de presentar una obra de obligada lectura para todas aquellas personas que, independientemente de la relación que tengan con la ciudad de Oviedo, gusten del exquisito placer de la lectura de novela, como instrumento que nos hace viajar a través del tiempo y del espacio, conocer en su integridad a otras personas, y disfrutar de las palabras y las historias bien narradas.

Y esta magnifica obra, que me proporcionó la fortuna de esos exquisitos regalos es Una ciudad bajo la lluvia, de Victoria R. Gil. Autora a quien, confesando una vez más mi enciclopédica ignorancia, no conocía, por lo que no puedo dar de ella más reseña que la aportada por la pestaña del libro. Pero ni falta que hace, porque por sus obras los conoceréis.

IMG_0569

 

La autora, basándose en un hecho real, la presencia en Oviedo para un mitin de D. Práxedes Mateo Sagasta, y uniéndolo con la inauguración del Teatro Campoamor, crea, tras un minucioso y admirable trabajo de documentación, toda una ficción que, más allá de lo que puede aparentar en lo anecdótico, tiene múltiples planos de lectura.

Es evidente que la autora es una gran admiradora de La Regenta y la sigue cual guía sacrosanta en una peregrinación vital, y así nos muestra esa sociedad finisecular y provinciana donde imperaba (y ahora, no?) el cinismo social, la diferencia de clases y el desprecio más humillante a la dignidad de las personas a las que se considera inferiores.

Pero solo con esto, por muy bien que se hiciera, y se hace muy bien, no aportaría nada, pues tal retrato ya lo había establecido de un modo definitivo D. Leopoldo Alas en su magna obra.

Es aquí donde la autora tiene un primer detalle de genialidad. La madre de nuestra protagonista es inglesa, y esto facilita un viaje de ambas a Londres en el que la autora contrapone ese clasismo casposo de una pequeña ciudad provinciana de un país que históricamente siempre pierde el tren de la modernidad, con el clasismo victoriano, tan rígido como el anterior, pero brillante cosmopolita y erudito de otro país que lucha por incorporarse a los nuevos vientos que se adivinan de esa citada modernidad.

La dinámica de la lucha de clases es otro plano que se vislumbra en la novela, y con algunos aspectos muy interesantes y actuales que sería pecaminoso desvelar aquí, y romper la emoción, y tal vez sorpresa, que encierra una trama muy bien urdida, con sus puntos de suspense en varios aspectos.

Todo ello, además, está escrito con una prosa muy ágil, en la que se trasluce quizás la habilidad de una buena periodista, y con capítulos poco extensos que, a más de facilitar su lectura, se ajusta a los ritmos de hoy.

Una prosa también muy rica, elegante y cuidada, aspectos estos muy de agradecer en los tiempos que corren.

En definitiva, como decía al principio, una historia bien novelada, de lectura indispensable para los amantes de este género, y que a buen seguro mis amigos lectores en este caso agradecerán el consejo.

Que la disfruten.

56534450

 

6 respuestas hasta “Bien novelada”

  1. Publio noviembre 15, 2018 a 6:45 pm #

    Amigo Alfonso. La novela, no lo dudo aunque no la conozco todavía…, ha de ser una gozada literaria. Pero la literatura de tu «diagnóstico» es siempre antológica. Gracias por tu buena pluma

  2. Antonio Blanco noviembre 17, 2018 a 7:19 am #

    Desconocía la novela pero no la ciudad que refleja, y por ello y por tus recomendaciones ya está anotada en la lista de lecturas pendientes para este invierno bajo la lluvia.
    Muchas gracias.

  3. Victoria R. Gil diciembre 10, 2018 a 1:01 pm #

    Hola, Alfonso. Igualo con la mía tu ignorancia, ya que lamento no conocerte. Intuyo que tenemos alguna amiga en común, rubia para más señas. Espero que sea así y podamos solucionar pronto nuestro mutuo desconocimiento con un vermú o lo que se tercie, al que por supuesto invitaré yo por tu amabilidad. Gracias, como diría Óscar Wilde, por tu buen gusto 😉

    • libreoyente diciembre 10, 2018 a 3:15 pm #

      Muchas gracias Victoria por tus palabras, que viniendo de tí adquieren más valor. La verdad es que tu novela me encantó, y al ir recomendándola descubrí que tenemos al menos cuatro amigas en común. Me parece perfecta la idea del vermú, y por la referencia a Óscar Wilde. Un abrazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: