Ex Libris (I): Los libros son (no solo) para el verano.

31 Jul

Evidentemente. Los libros son para todas las épocas del año, pero por alguna razón parece que en verano nos proponemos leer más, incluso aquellos libros con los que, por su densidad o longitud ,no nos decidimos durante el resto del tiempo.

Como quiera que sea, es este un buen pretexto para repasar y compartir mis lecturas veraniegas de este año.

Comenzaremos con un best-seller, más no se asusten ni escandalicen mis pacientes lectores. Sí, ya sé que en general los buenos aficionados a los libros consideran a estos ejemplares unos especímenes producto de la mercadotecnia de algunas editoriales, carentes de calidad literaria y de interés en su contenido.

Pues bien, en este caso se trata de todo lo contrario. Patria, de Fernando Aramburu, ocupa el segundo lugar en las ventas de libros en España de 2017, así como el Premio de la Crítica de 2017, el Premio Nacional de Literatura de 2017, y el Premio Francisco Umbral al Libro del Año.

Es un producto de muy alta calidad, tanto en lo estético y literario como en lo estructural y conceptual. Tiene una prosa exquisita, a la par que sencilla en el mejor sentido del término (o quizás por ello), elegante y muy cuidada. El ritmo, más que adecuado, sabe atrapar al lector, lo que hace que a pesar de su extensión se lea con avidez.

Además ese ritmo también forma parte importante de su significado, y unido a su cuidada estructura consigue que temas tan duros y dramáticos lleguen al lector de forma serena e incluso sean capaces de dejar vislumbrar cierta ternura y humanidad.

La exposición sosegada, descriptiva y sin juicios de valor, dejando que cada lector se haga su propia composición de los hechos, pero sin caer en una equidistancia, en el sentido peyorativo del término, es, a mi modo de ver,  el núcleo fundamental de su discurso conceptual.

Sin duda es libro de obligada lectura para todos los que quieran (y todos deberíamos querer) profundizar en nuestra historia, desde una perspectiva humana, y además gozar de una buena literatura.

La segunda recomendación, Los pacientes del Doctor Garcíade Almudena Grandes, comparte con el anterior algunas de sus características principales. Una literatura exquisita, un ritmo trepidante, que atrapa al lector, en ocasiones con carácter cinematográfico de thriller de suspense, y frecuentes flashbacks, tan característicos de la autora, al menos en las otras novelas de la misma saga, que confieren a este libro una estructura muy característica, más barroca y entrecruzada, tras la que se vislumbra un trabajo de documentación histórica muy riguroso, que permite conocer hechos en ocasiones sorprendentes.

Tampoco le fue a la zaga al anterior en éxito de público, pues ocupa el cuarto lugar entre los libros españoles más vendidos en 2017, y aún insistiendo en que eso no necesariamente tiene que ser un mérito literario,  no es menos cierto que …algo tendrá el agua cuando la bendicen.

La idea de Almudena Grandes de realizar una serie, con el título Episodios de una Guerra Interminable, al modo de los Episodios Nacionales de Pérez Galdós, a los que hace continuos guiños, y de la que este libro hace el cuarto, me parece un gran acierto, pues profundiza en el conocimiento, muy poco explicitado y en muchas ocasiones intencionalmente ocultado y/o desvirtuado, de una época trágica de nuestra historia, la posguerra, que en algunos aspectos fue desgraciadamente más cruel que la propia Guerra (In)civil.

No se trata, como alguien sesgadamente pudiera argumentar, de reabrir viejas heridas, se trata de buscar el ciceroniano logro de la consciencia (conocimiento), sin la cual la sociedad no puede llevar una vida sana. No olvidemos que lo mismo que hay enfermedades individuales, también las hay sociales. Y si de una persona que, desgraciadamente, pierde la memoria o la consciencia, decimos que padece una demencia, que diremos de una sociedad con similar sintomatología?.

También, sin duda, libro de obligada lectura por los mismos motivos que el anterior, y que formará parte del bagaje de valores que me gustaría transmitir a mi descendencia.

Alguna lectura más hubo, pero por no llevar al límite la paciencia de mis generosos lectores, y porque conforman otra cara distinta de ese poliedro irregular que es la vida y de las muchas que la literatura nos permite gozar, lo dejaremos para un siguiente capítulo.

Palazzo Madama (Roma) Cicerón hablando ene Senado.- Cessare Maccari (1882-1886) Palazzo Madama (Roma)

2 comentarios to “Ex Libris (I): Los libros son (no solo) para el verano.”

  1. Antonio Blanco julio 31, 2018 a 2:19 pm #

    No puedo estar más de acuerdo. Patria me parece un libro excelente, pero sobre todo una gran descripción de diferentes tipos humanos, y un fino análisis del impacto de las circunstancias sociales en los sentimientos y pensamientos más íntimos. El libro de Grandes lo apuntaré en el cuaderno de lecturas pendientes. Se agradecen las recomendaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: