Esas cosas buenas de la vida (I)

9 Oct

Lo mismo que las monedas para que sean de curso legal, la vida tiene que tener su cara y su cruz. No es menos cierto que nadie ha dicho que la vida, en este sentido lo mismo que en cualquier otro, haya de ser equitativa, y mucho menos justa. De hecho probablemente su característica fundamental sea la de ser profundamente injusta.

Sin embargo, como dice el maestro Serrat, de vez en cuando la vida toma conmigo un café. En el caso que me ocupa, es decir en el mío, hasta toma una copa de cava (que lo prefiero al champán), y además con una inmerecida frecuencia.

Es por ello que me he propuesto ser consciente y agradecerle a la vida todos esos inmerecidos regalos, y para que no se me pierda su memoria, ir reflejándolos en mi bitácora.

Y qué mejor modo de empezar que recordando un día cargado de emociones y simbolismos?. El día de la boda de mi hija mayor, el día en que la acompañe al altar como padrino, compartiendo con ella sentimientos, alegrías y esperanzas. Feliz porque testimonia unos valores que traté de mostrarle y que ella hace trascender.

Gracias a ambas,  a la vida y a mi hija por ello.

img_4072

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: