Una vez más

16 Ago

En una entrada anterior (creo que fue hace dos años) daba gracias a la bendita rutina que me permitía hacer mi anual excursión a Gijón para visitar en la Feria Internacional de Muestras de Asturias el stand de la Corporación Masaveu, que año tras año nos regala con la exhibición de una minúscula, pero siempre significativa, muestra de su extraordinaria colección artística. También aprovecho la ocasión para visitar algún otro stand, siempre en pequeño número y muy concretos.

En la presente ocasión, y por razones  que no viene al caso reiterar, mi agradecimiento era mayor.

Este año el leiv motiv de la muestra pictórica fueron las naturalezas muertasbodegones. Es este un género pictórico que no es santo de mi devoción, aunque no por ello dejo de reconocer su gran mérito técnico, su valor estético y hasta su interés discursivo.

sanchez cotan

Bodegón de caza, hortalizas y frutas, firmado «Ju. Sanchez cotan f./1602», óleo sobre lienzo, 69 x 89 cm, Madrid, Museo del Prado.

Los cuadros expuestos en esta ocasión eran Bodegón con objetos de orfebrería (1624), de Juan Bautista de Espinosa, Bodegón con cesto de frutas y jarra (1643-49), de Juan de Zurbarán, Bodegón con flores y dulces (1660), de Pedro de Camprobín, Florero con insectos (1654)  y Naturaleza muerte con flores y frutas (1668), ambos de Juan de Arellano,   Jarrón con rosas, claveles y tulipán (1670-80), de Gabriel de la Corte, Bodegón con perdices (1773) y Naturaleza muerta con frutas y cacharros (1770), ambos de Luis Meléndez.

La muestra se complementa, entre otros aspectos, con un catálogo sencillo pero elegantemente editado, en la que D. Ángel Aterido hace un comentario sobre el género bodegón, a modo de encuadre general, y posteriormente un análisis más detallado de los cuadros arriba mencionados.

Naturaleza_muerta_con_objetos_de_orfebrería_(1624),_de_Juan_Bautista_de_Espinosa

Naturaleza muerta con objetos de orfebrería, 1624, óleo sobre lienzo. Colección Masaveu.

Como antes quedó expresado, no es este género santo de mi devoción, por lo que en esta ocasión no entro en más consideraciones sobre los sentimientos que me inspiró la muestra, y remito a mis pacientes lectores a la amplísima bibliografía que de fácil acceso (y cual hoy no lo es?) se puede disponer, tanto a nivel de simple aficionado (como un servidor) como de más iniciado, y a la que evidentemente no iba a aportar nada nuevo.

En esta ocasión, la sorpresa, y emocionante por cierto, me esperaba en el stand del Banco Sabadell Herrero, con una exposición titulada Asturias, tradición minera, que nos recibe con el eslogan de Asturias, verde de montes y negra de minerales, enfatizando el poema de Pedro Garfias, musicado por Victor Manuel.

GIJON 1

La citada exposición mostraba, con gran solidez y coherencia en el hilo discursivo, un detallado análisis de la relación de Asturias con la minería, no solo la del carbón sino también con la de otros minerales, entre los que destaca el oro.

Y lo hace minuciosamente desde una visión muy poliédrica en la que no se olvida el análisis histórico, laboral, medio ambiental y social. A este respecto es de mencionar la repercusión de las reivindicaciones de sus trabajadores en el entorno del resto de la ciudadanía de la región y del estado, destacando, y esto para mí fue lo más emocionante, la lucha  de las mujeres, que, desde un papel secundario, ignoradas e incluso despreciadas (hasta por los reivindicativos sindicatos), lucharon por igualarse al hombre, incluso en este difícil trabajo, con una tenacidad ejemplar y digna de admiración, hasta conseguir vencer todo tipo de trabas y dificultades, y demostrar una vez más algo que solo los inseguros o incapaces se niegan a admitir: la igualdad en libertad.

GIJON

Y esta exposición, plena de contenido, es también muy grata desde un punto estético, con una disposición fácil para el espectador, utilizando todos los recursos que la actualidad audio-visual aporta (paneles, objetos, documentos, proyecciones de video, y hasta zona lúdica), poniendo al alcance del visitante una visión ilustrativa y profunda de esta realidad que todos los asturianos llevamos en nuestra seña de identidad.

Solo cabe felicitar muy sinceramente a los organizadores de la misma por su estupenda realización, y si no es mucho pedir y fuese posible técnicamente, rogar al Banco Sabadell Herrero que permita a la exposición itinerar por otros espacios, para un mayor conocimiento de la misma y revisión por los que quedamos entusiasmados con ella.

Querrán los cielos generosos permitirme también el año que viene me sorprenda con otra exposición de esta categoría?. Y será mucho soñar si me topo con algo similar respecto a otra seña de identidad asturiana como es la actividad pesquera?

IMG_0841

 

P.D. aclaratoria: Las dos primeras imágenes son obtenidas en Wikipedia, y las tres siguiente son de un servidor, obtenidas en la citada exposición de la minería. Perdónese la mala calidad de estas, solo atribuible a este insensato aficionado a todo, conocedor de nada.

Anuncios

Plá(s)ticas I: Rhapsody in blue

9 Jul

Mucho se ha hablado, se habla y se hablará de las sinestesias, sobre todo entre colores y sonidos. No tenemos más que ver las relaciones descritas de la obra de Kandinsky y la música, o entre las creaciones de Scriabin y los colores. Una vez más la extraordinaria programación de la Fundación Juan March nos ofrecía hace dos años el ciclo Sinestesias. Escuchar los colores, ver la música, y del que podemos disfrutar en su página web.

IMG_0943

Pero no creo que esto es lo que sucediera a George Gershwin con su celebérrima obra que da título a esta entrada, al menos hasta donde yo sé.

Así pues el título no es más que un mero pretexto para hablar sobre dos pintores y sus respectivas obras en las que predomina el color azul, pero con un estilo ciertamente distinto, lo que para mi supone un bonito diálogo contrapuntístico.

En primer lugar me referiré a Paisaje vertical (2018), técnica mixta de 78 x 40 cms, de Díaz-Faes.

Alfredo Díaz-Faes Rojo (Oviedo, 1960) fue un artista autodidacta, hasta que en 1990 comienza a acudir al Taller Experimental de Humberto. Curiosamente con un trabajo profesional que, aparentemente, poco tiene que ver con las manifestaciones artística.

Posee un amplio currículo con once exposiciones individuales, que comienza en 1996 en la Galería Altamira de Gijón, hasta la más reciente de la Galería Amaga, de Avilés, incluyendo la Galería Orfila,  de Madrid. A esto se añade su presencia en diez exposiciones colectivas y treinta y dos certámenes.

De esta generosa siembra obtiene la cosecha de un Primer Premio, en el I Certamen de Pintura Casto, un Segundo Premio,en el II Certamen Cultural de la Fundación Asturias, y una Mención Honorífica el el I Concurso de Arte Joven de Asturias, así como la presencia de su obra en las colecciones de la Universidad de Oviedo y de la Fundación Asturias. Y lo que queda por venir.

Jaime Luis Martín califica su obra de enorme honestidad, y destaca su experimentación con la fibra de vidrio, material que domina. De la referida reciente exposición en la Sala Amaga, a la que pertenece la obra reseñada en este escrito, destaca su fuerza y pliegues (espesuras, densidades, destellos, deslumbramientos lumínicos), respecto sus puzzles de colores de épocas anteriores. Azules, verdes y marrones en un cromatismo sugerente e insinuante, a veces intempestivo y en ocasiones, sosegado y silencioso. (1)

sin título

Para Ana María Fernández García, el artista domina como pocos las posibilidades de la fibra de vidrio, aplicada con delicadeza y gran pericia técnica, en obras que sonsacan su infinita riqueza de matices y posibilidades visuales. (2)

Aunque ya lo había apuntado en la referenciada exposición de la Galería Orfila de 2016, en esta última de la Sala Amaga Díaz-Faes cambia de paleta de colores y materiales y sobre todo de visión de formas, pasando de aquellos geometrísmos en fibra pura y cuadrículas que para Jaime Luis Martín eran puzzles de colores que tanto recordaban a Paul Klee, y que llegaron a ser seña de identidad del autor.

En la actualidad las formas se disuelven y vuelven a converger, pero de manera totalmente abstracta, en ocasiones evanescentes, en ocasiones contundentes, como oníricas o emergiendo de espacios profundos. En la paleta predominan los azules, y verdes, pero sin renunciar a ocres y rojos. Y siempre muy sugerentes para la ensoñación.

En el Paisaje vertical que nos ocupa, continuando con esa abstracción barroca que J.L. Martín le atribuye, del fondo surge un magma emergente azul, con tonalidades verdosas, que le dan cierto aire acuático, como si previniera de unas profundidades donde se guardase el arcano vital.

Dicho magma parece diluirse en dos espacios de azules más suaves, que dialogan a través de la fantasía, como si un día de otoño la niebla quisiera levantarse de nuestros valles para dejar paso a la plenitud del día.

Ese diálogo está interrumpido por el impacto, quizás la plenitud citada?, por un gran espacio de un azul intenso, que en un principio atrapa la visión del espectador, y que está presente también en otras de sus obras.

Diálogo de fuerzas emergentes y fuerzas evanescentes, de conjunción y de impacto dominante, paisaje que puede ser también la diversidad de fuerzas y situaciones que nos brinda la vida.

Me gusta contemplar esta obra escuchando El mar, de Debussy, con su definitivamente rompedor y romántico impresionismo.

De la otra autora, Trinidad Formoso, la obra, Sin título, es un collage, de 28 x 28. Un primer dato contrastante, el tamaño, pero sobre todo en este caso las formas fundamentalmente geométricas, con énfasis en las tres lineas rectas, dos de ellas, más anchas, verticales, paralelas y la otra oblicua, que se cruza en la parte central, atrayendo la mirada del espectador, y dándole una idea de racionalidad y geometría, incluso agobiante, como si quisiera impedirnos llegar más allá , y por supuesto fuera de toda evanescencia.

sin título

Sin embargo, otra figura oblicua, ocre verdosa, de formas ondulantes, atrae también nuestra visión, nos invita a traspasar esa especie de enrejado,  y ver que sí hay ese más allá.

En el fondo, dándole un sentido de profundidad, el azul predominante, así como sus límites en blanco, tienen también bordes ondulantes, sugerentes de espacio amplio, de mar y cielo, que junto con la columna suavemente ocre, también de bordes curvilíneos , adyacente a las citadas rectas, le aportan un guiño de sensualidad ma non troppo, que también dialoga con la geométrica racionalidad antes señalada.

En el ángulo inferior derecho, un pequeño punto de luz, como de comienzo de amanecer, con lo que todo comienzo conlleva de esperanza, ilumina un difuminado verdoso, que más suavemente se proyecta en el lateral izquierdo del cuadro, acariciando la contundencia de una de las verticales azules.

Así, lo que en un primer impacto nos parecía un esquematismo excesivamente racionalista, cuando dejamos que el cuadro hable más, nos muestra un tempo andante de, quizás, un bonito cuarteto de cuerda (ordenada geometría, profundidad, equilibrio de colores y sensualidad, que le da el diálogo de rectas y moderadas curvas).

Me gusta contemplar esta obra escuchando el Cuarteto en do mayor, op. 76. No. 3, de Haydn, con especial atención a las conocidas variaciones de su segundo tiempo.

(1) Martín, Juan Luis: Tocar la fibra. Catálogo de exposición. Sala Amaga, Avilés (2018)

(2) Fernández García, Ana María: Sinceridad plástica poseída de color. Catálogo de exposición. Sala Orfila, Madrid (2016)

IMG_9971

Contra la ira, templanza.

24 Jun

Se estrena una nueva Corporación Municipal en mi ciudad.

En ella no estará, por decisión propia, Mercedes González, que fue Concejala de Educación de Oviedo por el grupo Somos, y que unos meses antes de las elecciones afirmaba que dejaba la política, decepcionada y por motivos de salud que exponía con gran sinceridad y valentía.

IMG_0745

Son estos tiempos de desafección de la ciudadanía por la política y por los políticos, cansada aquella del papelón (sic) de una gran mayoría de estos últimos, con sus discursos llenos de palabras tópicas y huecas, de discursos repetitivos y sin contenido, cuando no groseros, de luchas con el enemigo, que no adversario, por la consecución del poder a costa de lo que sea.

Demasiados políticos se olvidan, por mucho que con la boca pequeña lo declaren, de las necesidades e intereses de esa ciudadanía, que paga sus escandalosos sueldos y otras prebendas. Esta ciudadanía siente hartazgo de negocios turbios y corrupciones sin límites, de cortedad intelectual que se trata de disfrazar con currículos amañados o directamente falsos, o con mentiras que se proclaman sin el más mínimo sonrojo.

En tiempos de todo esto y más, que justifica la citada desafección, personas del talante, la honradez, la generosidad, la coherencia y la dedicación sincera de Mercedes González significan, sin duda, un resquicio a la esperanza. No cabe duda que alguna exigua minoría más existirá con esas características, pues hasta en Sodoma y Gomorra acabaron encontrándose diez justos, pero tampoco me cabe ninguna duda que son casos excepcionales hasta la anécdota.

IMG_0746

Por todo lo anterior, hace pocos días un grupo de amigos quisimos reunirnos en torno a ella para testimoniarle nuestra admiración y respeto hacia su persona, y también hacia su legado en favor de nuestra ciudad y nuestros convecinos. Con personas así, poco importa con que siglas se presenten.

Solo desearía que su obra, entre la que,  a bote pronto y a modo de pequeño ejemplo, recuerdo la mejoría en becas y ayudas, la Universidad Popular, la Escuela de Salud, ese despacho siempre abierto como espacio de escucha y diálogo sin límites, sea mantenida como un punto de partida para seguir progresando, y no se caiga en la tentación de eliminarla solo por rivalidades estériles y poco comprensibles. Craso error cometerían a la vista de los ciudadanos quienes lo hicieran.

IMG_0747

Sinergias, un imposible?

19 Jun

ff995e51-3966-4623-bf39-479384328c55

Tras el obligado parón sanitario, mi reincorporación a la bendita rutina diaria fue, como no podía ser de otra manera, a través de la música.

La primera vez que salí de casa sería con motivo del concierto que en el magnífico ciclo del Auditorio nos brindaron Gautier Capuçon al violonchelo y Gabriela Montero al piano.

La hondura con que interpretaron a Schumann, Mendelssohn y Rachmaninov, así como las dos propinas de este mismo autor, significaron un fantástico viaje de introspección, que nos pusieron en contacto con lo más radical de nuestras emociones, para luego elevarnos a niveles de trascendencia y gozo.

Posteriormente seguirían los conciertos de Nicolas Altstaedt al frente de la Oviedo Filarmonía, o los de nuestra Sinfónica del Principado (OSPA) con su director titular Rossen Milanov, o Hans Graf, como director invitado, y los pianistas Leon McCawley o Alexander Gavryliuk.

2335d371-7468-45d6-a81e-f5893dd951a2

Dijo alguien, no recuerdo quien, algo así como que el arte es lo que convierte a la mera subsistencia en vida real. La música nos enseña muchísimas cosas. En este caso, cuando dos artistas geniales, como los citados al principio, a los que anteriormente habíamos conocido como solistas, se unen en una noble tarea común, la grandiosidad de ambos se multiplica y su efecto supera límites increíbles de belleza y eficacia. No digamos nada si este milagro concertante ocurre entre un solista y una orquesta sinfónica.

Entonces, por qué no aprendemos?. Por qué no concertamos nuestros esfuerzos para colaborar a que sea un poco mejor (más bella) la vida de todos?. Por qué nos empeñamos en interpretar la partitura cada uno a nuestro aire, sin escuchar ni colaborar con los otros, con lo que solo conseguimos desconcierto y algarabía?.

Aprenderemos?. Quiero creer y tener la esperanza que sí, y, en la medida de lo posible, en esa partitura común quiero poner mis esfuerzos.

img_0325

 

 

No hay mal que por bien no venga.

29 May

 

60601938_430808730817832_3822092345898172416_o

Con la autorización del autor. Publicada en El Comercio.

 

Hoy ya se puede hablar del cáncer sin eufemismos (una larga enfermedad, etc.), a sabiendas que nos enfrentamos a algo que, si bien es más frecuente de lo que todos desearíamos, podemos considerarla una enfermedad crónica más, no distinta de muchas que a priori suponemos más benignas, y que la evidencia de los datos nos señala que ya tiene una tasa curación que va en aumento, y superior a la de no curación.

Pues bien, tal situación me llevó al HUCA, esta vez en calidad de paciente. Y dentro de los muchos regalos que al respecto la vida me hizo en forma de motivos de reflexión sobre tal circunstancia, sería un mal nacido si no mostrase mi agradecimiento al S. de Urología de dicho Centro, muy especialmente al Dr. Miguel Hevia y al Dr. Glez. Huerto, no solo por su alta capacitación técnica, sino también por su amabilidad y afecto en el trato, lo que demuestra su también alta categoría humana.

Imposible olvidarme del buen hacer, dedicación y cariño de todo el personal que, de un modo u otro, me atendió en la Planta y en S. de Reanimación (enfermera/os, auxiliares de enfermería, limpiadoras, celadora/es).

Estas son las caras que ví directamente, pero no ignoro que para que todo el engranaje funcione correctamente son también necesarias otras personas que de forma no visible y silenciosa cumplen su trabajo. Me refiero a personal de quirófano (anestesistas, enfermera/os, etc), personal de servicios centrales (laboratorios, radiología), administración, etc., etc., etc.

Para todo/as ello/as mi agradecimiento, admiración y cariño sempiternos.

Tenemos un gran sistema sanitario. Ese es un regalo que la vida nos da de forma gratuita no por nuestros méritos o por ser unos elegidos, sino por la azarosa fortuna de haber nacido es Asturias. Pero en este mundo complejo y cambiante que nos ha tocado vivir las cosas tienen un precio, incluso habitualmente cuanto más alto valor, más alto precio. Es así que en medios de las turbulencias y las crisis los sistemas sanitarios corren altos riesgos.

Sepamos apreciar en todo su valor las virtudes de nuestro sistema sanitario. Cuidémoslo como algo nuestro que es, y roguemos porque los gestores encargados de conducirlo acierten en las difíciles decisiones que, sin duda a menudo, tienen que tomar para conseguir el bien común.

Como última reflexión, no es malo que los sanitarios en algún momento pasemos por un trance similar, para ver la vida desde el otro lado. Por supuesto deseando que el final sea feliz, pero que nos permita experimentar en carne propia las sensaciones, habitualmente angustiosas, de la persona enferma, y así la comprendamos mejor y nuestra ayuda pueda ser, además de técnica, cercana y humana.

 

 

Desidia cívica e institucional.

22 Feb

science2_550_750

Las sociedades que avanzan y son capaces de repartir el bienestar entre todos sus miembros, suelen tener algunas características  diferenciales, como pueden ser sentido del comportamiento ético, respeto a las normas y la justicia, incluida la social, capacidad de esfuerzo y laboriosidad, admiración e imitación por aquellos de sus miembros que sobresalen en la tarea común, y otras muchas que podríamos ir añadiendo.

De todas ellas querría hoy referirme a una en concreto: la investigación.

Esas sociedades a las que nos referíamos al comienzo realizan grandes esfuerzos dedicando importantes cantidades de recursos humanos y materiales a dicha tarea investigadora que, sin duda, no solo les hace estar en la vanguardia y por tanto tener un importante peso específico en el panorama global, sino que revierte en una serie de beneficios tangibles (p.ej: patentes, generación de empleo) e intangibles (prestigio, bienestar) para los miembros de su comunidad.

Desgraciadamente esto es algo a lo que, en general y salvo muy honrosas excepciones, no parece concedérsele gran importancia en nuestro país. Así tenemos que contemplar continuos recortes económicos en la materia, niveles más que injustos de inestabilidad y precariedad laboral de los investigadores, que hace que gran parte de nuestros más valiosos talentos jóvenes se tengan que ir y, afortunadamente para ellos, triunfar en otros países, después de haberles costeado un más que costosa formación, etc.

En fin, que desgraciadamente seguimos haciendo buena aquella lapidaria sentencia que D. Miguel de Unamuno pronunció allá por el año 1906, no cabe duda que con macabra ironía: Qué inventen ellos!. Tan es así que según los datos del año 2016, España ocupa el puesto 31 de la clasificación en inversión en I+D según el porcentaje del PIB, y que es del 1,22 %, y lo que es más grave, no solo sin aumenta sino incluso disminuyendo a valores de 2015.

IMG_0136

Pues bien, por las razones que sean, seguramente múltiples y alguna por azar, Asturias tuvo la fortuna de que en 1987 se incorporase al Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Oviedo una persona de la categoría humana y científica de D. Carlos López Otín, de cuya área es Catedrático desde 1993. El Profesor López Otín, en un tiempo relativamente breve, alcanzó las más altas cotas de la investigación a nivel mundial, y con él, su equipo y su Departamento.

Más, hete aquí que de pronto (?) alguien o “alguienes” (sic) se ponen a revisar con lupa sus trabajos del pasado y encuentran una serie de ellos con algunos defectos formales. Entonces de forma anónima, lo que ya demuestra el jaez de estos “alguienes”, lo comunican a la revista donde fueron publicados, que obliga a los autores a retirar dichos artículos, sin darles derecho de réplica o corrección.

De nada vale que un numeroso elenco de prestigiosos científicos, o incluso la Presidenta del Centro Superior de Investigaciones Científicas salgan en defensa de su alto valor científico, así como de la validez y reproducibilidad de las conclusiones de los trabajos obligados a retirar. De nada vale tampoco que la revista Nature (alguien va a dudar de su calidad científica?) le haya concedido el premio Nature Awards for Mentoring in Science, distinguiéndolo como mentor sobresaliente. El inquisitorial daño ya está hecho, y lo que es más duro aún, también a nivel personal.

Por mi parte no soy quien, no tengo la capacidad para ello,  para valorar la validez científica de las razones expuestas por la revista que obligó a retirar estos artículos, ni de la pertinencia de los argumentos en contra o a favor de de las conclusiones de dichos trabajos.

Mucho menos soy quien para hablar sobre su persona, a quien no tengo el honor de conocer. Pero a este respecto sí puedo decir con rotundidad que cuantas personas que conozco y me ofrecen credibilidad, que tienen la fortuna de estar de alguna manera próximas a su círculo, con absoluta unanimidad expresan su admiración por su ética personal, su entrega al trabajo, su generosidad y desinterés y su preocupación por su gente. Por todo ello, también con rotundidad me uno a las siempre acertadas palabras de Dña, Pilar Rubiera cuando manifiesta que López Otín nos hace mejores.

Pero, como ciudadano, más allá de todas las manifestaciones personales que en los medios de comunicación salieron en su defensa, en esta maloliente situación (no olvidemos la denuncia anónima) quedan en entredicho la Universidad de Oviedo y lo que quizás sea de mas calado, la investigación en si misma. Si estás son las armas y la calaña que pueden circular en este campo, aquí sí es donde se hace necesaria la máxima transparencia. Es por ello por lo que si las instituciones afectadas no se deciden a realizar una investigación formal e independiente de lo sucedido y con esos datos se posicionan oficialmente ante la ciudadanía que las sustenta, estamos cayendo una vez más en una desidia institucional que, por desgracia, parece conducirnos a un futuro inmediato nada halagüeño.

Autora: María Teresa Formoso

Roma, aperta… o tostón?

10 Feb

Como no quiero parecer conspiranoico (sic) no preguntaré qué hay detrás de, si no simplemente por qué este súbito y masivo ensalzamiento de la reciente película mejicana titulada Roma, hasta el punto de ganar el León de Oro del último festival de Venecia, mejor película para la Asociation New York Film Critics On Line y estar nominada por la Academia de Hollywood a diez categorías, incluida la de mejor película.

A mí es una de las películas que menos me gustó de las que ví en mucho tiempo. Ahora bien, si un plantel de sesudos expertos cinéfilos, así como una gran mayoría de las personas que hasta ahora la vieron, aseguran que es una buena película debe ser probable que el equivocado sea yo.

Más, lo anterior no es razón suficiente para que mi gusto cambie, aunque estoy dispuesto a aceptar razones en contra del mismo, por lo que trataré de justificarlo.

IMG_0114

Independientemente del derecho que el Sr. Cuarón crea tener para contarnos sus recuerdos, y de las explicaciones psicoanalíticas que justifiquen el avión cruzando el cielo lejano en la primera y en la última secuencia de la película, y todo lo cool que hoy pueda ser la estética del blanco y negro, el resultado cinematográfico me parece anticuado, obsoleto, previsible, ñoño y de una lentitud que conduce directamente al aburrimiento.

Las películas rodadas en exteriores, con toma directa de escenas de la calle y en blanco y negro son más antiguas que la pana, hoy en día no presentan ninguna novedad técnica ni estilística cinematográfica. La citada no se acerca ni de lejos a la otra Roma, la de la città aperta, ni mucho menos, por ejemplo, a Million Dolar Baby (genialidad de iluminación) o a tantas y tantas otras que se podían citar con similar estilo narrativo.

El neorrealismo surgió en varios países de Europa, sobre todo Italia, e inclusive en España, aunque aquí mucho menos por las causas de todos conocidas, ya a partir de las Segunda Guerra Mundial, es decir, a comienzos de la segunda mitad del siglo pasado.

También en Iberoamérica, como afirma Alberto García Ferrer en su más que interesante artículo El cine iberoamericano: El gesto y el acentoEn su nacimiento iberoamericano se produjo cine, en gran medida en exteriores y con un notable impulso regional, que no necesitó de las capitales, mientras que la sonoridad de la palabra permaneció ausente. La llegada del sonido significó un doble viaje: hacia el interior de los grandes estudios y hacia el corazón de las metrópolis. Treinta años después, con los formatos ligeros (el 16 mm, el súper 16 y el súper 8 mm), el cine iberoamericano conformó un segundo giro en el orden de sus esferas, acompañando la emergencia de los cines nacionales. Sólo dos décadas des- pués fue el vídeo el que incorporó nuevos actores, instaló miradas distintas, multiplicó escenarios, atravesó fronteras estéticas, cuestionó y quebrantó normas y recuperó parcelas ignoradas de la realidad para nuestra cultura.

IMG_0925

Es decir, nada nuevo técnicamente tampoco para Iberoamérica.

Pero bueno, si no la forma, tal vez podríamos salvar el contenido?. Pues a mi modo de ver, tampoco. El Sr. Cuarón es muy libre de bucear en su memoria y exponer sus recuerdos por las razones que estime más convenientes, pero que no piense que la película cumple alguna finalidad social o pretende visibilizar el papel de la mujer iberoamericana, en una sociedad machista y desigual, ni que en este sentido aporta ninguna novedad o lo consigue. Esto último ya está muy trabajado por muchos artistas desde hace años, y con superior impacto.

El acomodado barrio, la acomodada familia, y la tragedia de la violencia institucional que vemos de refilón, como expresión de la injusticia, la desigualdad y el machismo, al final de la película quedan exactamente igual, y sin que se cuestione ninguno de sus argumentos. Los señores siguen siendo los señores, y los criados siguen siendo los criados, por mucho que aparentemente se les integre a través de los espontáneos e inocentes sentimientos infantiles.

Si todos los acontecer que les van sucediendo a la familia y a la doncella protagonistas son previsibles desde el primer plano de las secuencias, el final conjuga, de forma reiterativa, lenta y prolongada, dicha previsibilidad con la ñoñería más absoluta.

El Sr. Cuarón está en su derecho, faltaría más, de rendir su más sentido homenaje en la forma que estime más oportuno a Liboria Libo Rodríguez, pero eso en modo alguno se transforma en una película de calidad, ni actual ni reivindicativa.

IMG_0915

No obstante, es muy probable que cuando algunos de mis pacientes lectores tengan la generosidad de leer estas lineas, tal producto haya recibido la bendición de la maquinaria hollywoodiense (sic) con el premio a la mejor película, y a varias categorías más.

Me alegro, que lo disfruten, …y sus razones tendrán, pero a mí que no me esperen para la próxima.

IMG_0102